Síguenos

Avenida Álvaro Obregón de Culiacán. Antes avenida Martínez de Castro

14 julio, 2022

Por Jaime Félix Pico

El trazo urbano histórico de la ciudad de Culiacán tiene como rúa central y más importante vialidad la hoy llamada Avenida Álvaro Obregón, orientación de norte a sur; se cruza con la calle Ángel Flores, de sentido oriente a poniente, formando las coordenadas que definen el trazo urbano de la ciudad y norman el orden de su crecimiento futuro hacia los cuatro puntos cardinales.

El punto de cruce entre ambas rúas, en el costado norte de la Catedral y el lado sur de la Plazuela Obregón, se asemeja al trazo urbano de las antiguas ciudades fundadas en el Imperio Romano, cuyo diseño partía del centro de cruce de la llamada via Sephoris (orientación oriente a poniente) y la via Cardos (orientación norte a sur); allí se construían los edificios principales y el sitio público de reunión, significándose como lugar fundacional.

Tanto la avenida Obregón como la calle Ángel Flores a lo largo de su historia han tenido distintas nomenclaturas debido a circunstancias de época,  hechos o personajes,  que la autoridad local ha considerado relevantes en la vida de la ciudad y han sido factores de decisión para imponer la nomenclatura más pertinente y le confiera identidad urbana.

De igual manera ambas vialidades han sufrido cambios físicos que la autoridad municipal ha considerado necesario realizar para mejorar el flujo vial y la seguridad de los peatones, sean ampliaciones de su extensión, cambios de sentido, corrección del ancho de calle  etc.

En la etapa de la colonia o virreinato a la avenida Obregón se le conoció como Calle de la Ermita de san José, luego, en los inicios del México independiente como calle del Progreso y a partir del año 1891 el Cabildo de la ciudad decretó nombrarla Martínez de Castro, gobernador del estado en turno, personaje que alternaba el mando político con el gobernador Francisco Cañedo.

Así quedó registrado en el Acta de Cabildo No. 54 de fecha 4 de agosto de 1891 la decisión de la autoridad municipal de cambiar la nomenclatura de la principal rúa de la ciudad:

“Aprueban cambiar el nombre de la calle del Progreso, que corre de sur a norte, y llamarla Avenida Martínez de Castro. Además se mandará construir una placa con el nuevo nombre de la vialidad, que se colocará en un lugar concurrido”. 

La misma acta, hace referencia a los méritos que hacen de Martínez de Castro el nombre indicado. y cita:

“…que a Martínez de Castro, habiendo estudiado en México, le tocó conocer los trabajos sobre el trazo, construcción y embellecimiento de la Calzada del Emperador, después Calzada de Chapultepec o Paseo de la Reforma, que se inició en 1864 e inauguró en 1877, pero que durante el Porfiriato va a continuar con su proceso de mejoramiento y ornato al añadir nuevos jardines y esculturas a todo lo largo del paseo”.

Lee también: Tesoros que encierra La Lomita de Culiacán

Las primeras Tarjetas Postales de Culiacán las produjo el fotógrafo estadounidense Albert W. Lohn, quien residió en Culiacán de 1902 a 1912 y en una de ellas registra una bella toma de la entonces apacible ciudad destacando el nombre de la avenida Martínez de Castro.

Para 19p>Por Jaime Félix Pico

El trazo urbano histórico de la ciudad de Culiacán tiene como rúa central y más importante vialidad la hoy llamada Avenida Álvaro Obregón, orientación de norte a sur; se cruza con la calle Ángel Flores, de sentido oriente a poniente, formando las coordenadas que definen el trazo urbano de la ciudad y norman el orden de su crecimiento futuro hacia los cuatro puntos cardinales.

El punto de cruce entre ambas rúas, en el costado norte de la Catedral y el lado sur de la Plazuela Obregón, se asemeja al trazo urbano de las antiguas ciudades fundadas en el Imperio Romano, cuyo diseño partía del centro de cruce de la llamada via Sephoris (orientación oriente a poniente) y la via Cardos (orientación norte a sur); allí se construían los edificios principales y el sitio público de reunión, significándose como lugar fundacional.

Tanto la avenida Obregón como la calle Ángel Flores a lo largo de su historia han tenido distintas nomenclaturas debido a circunstancias de época,  hechos o personajes,  que la autoridad local ha considerado relevantes en la vida de la ciudad y han sido factores de decisión para imponer la nomenclatura más pertinente y le confiera identidad urbana.

De igual manera ambas vialidades han sufrido cambios físicos que la autoridad municipal ha considerado necesario realizar para mejorar el flujo vial y la seguridad de los peatones, sean ampliaciones de su extensión, cambios de sentido, corrección del ancho de calle  etc.

En la etapa de la colonia o virreinato a la avenida Obregón se le conoció como Calle de la Ermita de san José, luego, en los inicios del México independiente como calle del Progreso y a partir del año 1891 el Cabildo de la ciudad decretó nombrarla Martínez de Castro, gobernador del estado en turno, personaje que alternaba el mando político con el gobernador Francisco Cañedo.

Así quedó registrado en el Acta de Cabildo No. 54 de fecha 4 de agosto de 1891 la decisión de la autoridad municipal de cambiar la nomenclatura de la principal rúa de la ciudad:

“Aprueban cambiar el nombre de la calle del Progreso, que corre de sur a norte, y llamarla Avenida Martínez de Castro. Además se mandará construir una placa con el nuevo nombre de la vialidad, que se colocará en un lugar concurrido”. 

La misma acta, hace referencia a los méritos que hacen de Martínez de Castro el nombre indicado. y cita:

“…que a Martínez de Castro, habiendo estudiado en México, le tocó conocer los trabajos sobre el trazo, construcción y embellecimiento de la Calzada del Emperador, después Calzada de Chapultepec o Paseo de la Reforma, que se inició en 1864 e inauguró en 1877, pero que durante el Porfiriato va a continuar con su proceso de mejoramiento y ornato al añadir nuevos jardines y esculturas a todo lo largo del paseo”.

Lee también: Tesoros que encierra La Lomita de Culiacán

Las primeras Tarjetas Postales de Culiacán las produjo el fotógrafo estadounidense Albert W. Lohn, quien residió en Culiacán de 1902 a 1912 y en una de ellas registra una bella toma de la entonces apacible ciudad destacando el nombre de la avenida Martínez de Castro.

Para 192>Por Jaime Félix Pico

El trazo urbano histórico de la ciudad de Culiacán tiene como rúa central y más importante vialidad la hoy llamada Avenida Álvaro Obregón, orientación de norte a sur; se cruza con la calle Ángel Flores, de sentido oriente a poniente, formando las coordenadas que definen el trazo urbano de la ciudad y norman el orden de su crecimiento futuro hacia los cuatro puntos cardinales.

El punto de cruce entre ambas rúas, en el costado norte de la Catedral y el lado sur de la Plazuela Obregón, se asemeja al trazo urbano de las antiguas ciudades fundadas en el Imperio Romano, cuyo diseño partía del centro de cruce de la llamada via Sephoris (orientación oriente a poniente) y la via Cardos (orientación norte a sur); allí se construían los edificios principales y el sitio público de reunión, significándose como lugar fundacional.

Tanto la avenida Obregón como la calle Ángel Flores a lo largo de su historia han tenido distintas nomenclaturas debido a circunstancias de época,  hechos o personajes,  que la autoridad local ha considerado relevantes en la vida de la ciudad y han sido factores de decisión para imponer la nomenclatura más pertinente y le confiera identidad urbana.

De igual manera ambas vialidades han sufrido cambios físicos que la autoridad municipal ha considerado necesario realizar para mejorar el flujo vial y la seguridad de los peatones, sean ampliaciones de su extensión, cambios de sentido, corrección del ancho de calle  etc.

En la etapa de la colonia o virreinato a la avenida Obregón se le conoció como Calle de la Ermita de san José, luego, en los inicios del México independiente como calle del Progreso y a partir del año 1891 el Cabildo de la ciudad decretó nombrarla Martínez de Castro, gobernador del estado en turno, personaje que alternaba el mando político con el gobernador Francisco Cañedo.

Así quedó registrado en el Acta de Cabildo No. 54 de fecha 4 de agosto de 1891 la decisión de la autoridad municipal de cambiar la nomenclatura de la principal rúa de la ciudad:

“Aprueban cambiar el nombre de la calle del Progreso, que corre de sur a norte, y llamarla Avenida Martínez de Castro. Además se mandará construir una placa con el nuevo nombre de la vialidad, que se colocará en un lugar concurrido”. 

La misma acta, hace referencia a los méritos que hacen de Martínez de Castro el nombre indicado. y cita:

“…que a Martínez de Castro, habiendo estudiado en México, le tocó conocer los trabajos sobre el trazo, construcción y embellecimiento de la Calzada del Emperador, después Calzada de Chapultepec o Paseo de la Reforma, que se inició en 1864 e inauguró en 1877, pero que durante el Porfiriato va a continuar con su proceso de mejoramiento y ornato al añadir nuevos jardines y esculturas a todo lo largo del paseo”.

Lee también: Tesoros que encierra La Lomita de Culiacán

Las primeras Tarjetas Postales de Culiacán las produjo el fotógrafo estadounidense Albert W. Lohn, quien residió en Culiacán de 1902 a 1912 y en una de ellas registra una bella toma de la entonces apacible ciudad destacando el nombre de la avenida Martínez de Castro.

Para 1926Por Jaime Félix Pico

El trazo urbano histórico de la ciudad de Culiacán tiene como rúa central y más importante vialidad la hoy llamada Avenida Álvaro Obregón, orientación de norte a sur; se cruza con la calle Ángel Flores, de sentido oriente a poniente, formando las coordenadas que definen el trazo urbano de la ciudad y norman el orden de su crecimiento futuro hacia los cuatro puntos cardinales.

El punto de cruce entre ambas rúas, en el costado norte de la Catedral y el lado sur de la Plazuela Obregón, se asemeja al trazo urbano de las antiguas ciudades fundadas en el Imperio Romano, cuyo diseño partía del centro de cruce de la llamada via Sephoris (orientación oriente a poniente) y la via Cardos (orientación norte a sur); allí se construían los edificios principales y el sitio público de reunión, significándose como lugar fundacional.

Tanto la avenida Obregón como la calle Ángel Flores a lo largo de su historia han tenido distintas nomenclaturas debido a circunstancias de época,  hechos o personajes,  que la autoridad local ha considerado relevantes en la vida de la ciudad y han sido factores de decisión para imponer la nomenclatura más pertinente y le confiera identidad urbana.

De igual manera ambas vialidades han sufrido cambios físicos que la autoridad municipal ha considerado necesario realizar para mejorar el flujo vial y la seguridad de los peatones, sean ampliaciones de su extensión, cambios de sentido, corrección del ancho de calle  etc.

En la etapa de la colonia o virreinato a la avenida Obregón se le conoció como Calle de la Ermita de san José, luego, en los inicios del México independiente como calle del Progreso y a partir del año 1891 el Cabildo de la ciudad decretó nombrarla Martínez de Castro, gobernador del estado en turno, personaje que alternaba el mando político con el gobernador Francisco Cañedo.

Temas de esta nota
Enlaces patrocinados