Síguenos

El Puente Negro de Culiacán

Ferrocarril Sud Pacífico
18 abril, 2022

Por Jaime Félix Pico

Del libro Sinaloa  Historia y Destino, de Herberto Sinagawa Montoya, transcribo la  siguiente cita: “El 27 de octubre de 1904, la Southern Pacific Co. obtuvo de la Secretaría de Fomento una concesión por 99 años para construir y explotar una vía férrea subdividida en los siguientes tramos: del Puerto de Guaymas a la ciudad de Álamos, de Álamos a la ciudad de Culiacán, de Culiacán a Mazatlán, de Mazatlán a Tepic y de Tepic a Guadalajara…..Los técnicos del Southern Pacific, norteamericanos en su totalidad tuvieron que enfrentar a graves problemas técnicos en la construcción de los puentes sobre los caudalosos ríos sinaloenses”.

Esta cita testimonia el origen de esta gran obra de ingeniería ferroviaria realizada a principios del siglo XX durante el gobierno de don Porfirio Díaz, y el de Francisco Cañedo, gobernador de Sinaloa, la cual abrió los horizontes hacia el norte y hacia el sur a una población que por siglos permaneció aislada del centro y norte del país incluyendo la frontera con los Estados Unidos; el ferrocarril fue la llave que abrió al progreso a esta, hoy, pujante ciudad de Culiacán.

Los mismos problemas a los que se enfrentó Molina en la construcción del Puente Cañedo, los tuvieron los técnicos norteamericanos, según lo leemos en la cita,  para sortear las aguas del río Culiacán, que se forma en la confluencia de los ríos Humaya y Tamazula  que atraviesan de oriente a poniente la ciudad en su carrera hacia el mar.

Lee también: VIDEO: El Santuario de Culiacán sirvió como defensa en la época revolucionaria

El Puente Negro se terminó de construir a fines de 1907, como consta en una placa de acero soldada en uno de sus arcos y desde ese momento se convirtió en un punto de referencia básico para la ciudad y en uno de sus principales emblemas.

La construcción estuvo a cargo del ingeniero Joseph Stranaham, superintendente de la compañía ferroviaria Southern Pacific, responsable del tendido de las vías -popularmente conocida como “punta de fierro”- y construcción del ferrocarril; logró  conectar Culiacán con Nogales, en la frontera norte y con Guadalajara en el occidente y puerta de entrada al centro político y económico del país.

Su diseño constructivo fue a base de enormes  estructuras de acero y arquería del mismo material, similar a los puentes que la compañía ferroviaria tenía en los Estados Unidos. Estas estructuras fueron elaboradas en San Francisco, California y  luego transportadas a Culiacán.

La coincidencia de la construcción de este puente con la prolongada terminación del Puente Cañedo por causa de problemas técnicos, falta de recursos, e indecisiones de la burocracia que lo mantuvo inconcluso, obligarp style="text-align: justify;">Por Jaime Félix Pico

Del libro Sinaloa  Historia y Destino, de Herberto Sinagawa Montoya, transcribo la  siguiente cita: “El 27 de octubre de 1904, la Southern Pacific Co. obtuvo de la Secretaría de Fomento una concesión por 99 años para construir y explotar una vía férrea subdividida en los siguientes tramos: del Puerto de Guaymas a la ciudad de Álamos, de Álamos a la ciudad de Culiacán, de Culiacán a Mazatlán, de Mazatlán a Tepic y de Tepic a Guadalajara…..Los técnicos del Southern Pacific, norteamericanos en su totalidad tuvieron que enfrentar a graves problemas técnicos en la construcción de los puentes sobre los caudalosos ríos sinaloenses”.

Esta cita testimonia el origen de esta gran obra de ingeniería ferroviaria realizada a principios del siglo XX durante el gobierno de don Porfirio Díaz, y el de Francisco Cañedo, gobernador de Sinaloa, la cual abrió los horizontes hacia el norte y hacia el sur a una población que por siglos permaneció aislada del centro y norte del país incluyendo la frontera con los Estados Unidos; el ferrocarril fue la llave que abrió al progreso a esta, hoy, pujante ciudad de Culiacán.

Los mismos problemas a los que se enfrentó Molina en la construcción del Puente Cañedo, los tuvieron los técnicos norteamericanos, según lo leemos en la cita,  para sortear las aguas del río Culiacán, que se forma en la confluencia de los ríos Humaya y Tamazula  que atraviesan de oriente a poniente la ciudad en su carrera hacia el mar.

Lee también: VIDEO: El Santuario de Culiacán sirvió como defensa en la época revolucionaria

El Puente Negro se terminó de construir a fines de 1907, como consta en una placa de acero soldada en uno de sus arcos y desde ese momento se convirtió en un punto de referencia básico para la ciudad y en uno de sus principales emblemas.

La construcción estuvo a cargo del ingeniero Joseph Stranaham, superintendente de la compañía ferroviaria Southern Pacific, responsable del tendido de las vías -popularmente conocida como “punta de fierro”- y construcción del ferrocarril; logró  conectar Culiacán con Nogales, en la frontera norte y con Guadalajara en el occidente y puerta de entrada al centro político y económico del país.

Su diseño constructivo fue a base de enormes  estructuras de acero y arquería del mismo material, similar a los puentes que la compañía ferroviaria tenía en los Estados Unidos. Estas estructuras fueron elaboradas en San Francisco, California y  luego transportadas a Culiacán.

La coincidencia de la construcción de este puente con la prolongada terminación del Puente Cañedo por causa de problemas técnicos, falta de recursos, e indecisiones de la burocracia que lo mantuvo inconcluso, obligaro style="text-align: justify;">Por Jaime Félix Pico

Del libro Sinaloa  Historia y Destino, de Herberto Sinagawa Montoya, transcribo la  siguiente cita: “El 27 de octubre de 1904, la Southern Pacific Co. obtuvo de la Secretaría de Fomento una concesión por 99 años para construir y explotar una vía férrea subdividida en los siguientes tramos: del Puerto de Guaymas a la ciudad de Álamos, de Álamos a la ciudad de Culiacán, de Culiacán a Mazatlán, de Mazatlán a Tepic y de Tepic a Guadalajara…..Los técnicos del Southern Pacific, norteamericanos en su totalidad tuvieron que enfrentar a graves problemas técnicos en la construcción de los puentes sobre los caudalosos ríos sinaloenses”.

Esta cita testimonia el origen de esta gran o

Temas de esta nota
Enlaces patrocinados