Tus Buenas Noticias
Síguenos

En el centro de Culiacán Alfonso Sánchez es el violinista que cambia los ritmos de la vida

En las paradas de camiones el trajín urbano toma una pausa para darle paso a la música de violín, un deleite para transeúntes.

12 febrero, 2024

Culiacán, Sinaloa.- En la esquina Álvaro Obregón y Ángel Flores, en pleno corazón del Centro de Culiacán, Sinaloa, se encuentra un talentoso violinista cuya vida está unida a las cuerdas de su amado instrumento. Alfonso Sánchez Félix, originario de Los Mochis, encontró en la música no solo su pasión, sino también su camino hacia el desarrollo profesional, marcando seis años de su historia en la ciudad capital que ahora llama hogar.

Alfonso Sánchez ha destacado con su talento artístico.
Alfonso Sánchez Félix ha destacado con su talento artístico.

Alfonso, a sus 14 años, decidió que el violín sería su compañero de vida. Pero el amor por la música germinó mucho antes. Desde sus tiernos cuatro o cinco años, la melodía del arte resonó en su corazón gracias a los discos que sonaban en su hogar. Con un internet incipiente, se aventuró en el mundo de la música clásica, cautivado por los conciertos que absorbía con devoción. Su hermana, testigo de su fascinación, instaba a cambiar de canal, pero Alfonso no podía apartar la mirada de los músicos y sus instrumentos.

El violín se cruzó en su camino durante sus primeros años en Los Mochis, donde asistía a conciertos en vivo y festivales de música. Aunque no comprendía del todo por qué, el violín se destacaba entre los demás instrumentos, llamando su atención de manera inexplicable.

Su viaje con el violín comenzó de manera peculiar. En un entorno donde no existía una escuela dedicada al instrumento, Alfonso optó por aprender con un mariachi, específicamente con Los Arrieros. Se lanzó de lleno, aprendiendo sobre la marcha, dejándose envolver por la magia del violín.

Desde muy joven Alfonso Sánchez inició en un Mariachi para aprender sus primeras notas.
Desde muy joven Alfonso Sánchez incursionó en el mundo de la música en un Mariachi.

El talento de Alfonso no es un don innato, sino una habilidad adquirida a través de la práctica constante. Reconoce la exigencia del violín y la dedicación que requiere. Desde su experiencia, subraya la importancia del tiempo y esfuerzo para dominar el arte.

Como músico freelance, Alfonso enfrenta los desafíos propios de un emprendedor artístico. En el mundo real, la música no solo exige dar de sí mismo, sino también económicamente. Sin embargo, encuentra satisfacción en su trabajo y disfruta de la libertad que le brinda ser su propio jefe en el mundo de la música.

Para Alonso Sánchez es un placer compartir su talento cop style="text-align: justify;">Culiacán, Sinaloa.- En la esquina Álvaro Obregón y Ángel Flores, en pleno corazón del Centro de Culiacán, Sinaloa, se encuentra un talentoso violinista cuya vida está unida a las cuerdas de su amado instrumento. Alfonso Sánchez Félix, originario de Los Mochis, encontró en la música no solo su pasión, sino también su camino hacia el desarrollo profesional, marcando seis años de su historia en la ciudad capital que ahora llama hogar.
Alfonso Sánchez ha destacado con su talento artístico.
Alfonso Sánchez Félix ha destacado con su talento artístico.

Alfonso, a sus 14 años, decidió que el violín sería su compañero de vida. Pero el amor por la música germinó mucho antes. Desde sus tiernos cuatro o cinco años, la melodía del arte resonó en su corazón gracias a los discos que sonaban en su hogar. Con un internet incipiente, se aventuró en el mundo de la música clásica, cautivado por los conciertos que absorbía con devoción. Su hermana, testigo de su fascinación, instaba a cambiar de canal, pero Alfonso no podía apartar la mirada de los músicos y sus instrumentos.

El violín se cruzó en su camino durante sus primeros años en Los Mochis, donde asistía a conciertos en vivo y festivales de música. Aunque no comprendía del todo por qué, el violín se destacaba entre los demás instrumentos, llamando su atención de manera inexplicable.

Su viaje con el violín comenzó de manera peculiar. En un entorno donde no existía una escuela dedicada al instrumento, Alfonso optó por aprender con un mariachi, específicamente con Los Arrieros. Se lanzó de lleno, aprendiendo sobre la marcha, dejándose envolver por la magia del violín.

desde muy joven alfonso sánche src=
Temas de esta nota
Enlaces patrocinados