Síguenos

Conoce el Culiacán antiguo. Así era Culiacán en 1861

Un viaje en el tiempo a través del mapa de Plácido Vega.
12 febrero, 2024

Culiacán, en el año 1861, se revela como una pintoresca y modesta villa a través de un preciado tesoro: el mapa encargado por el Gobernador del Estado, General Plácido Vega. Este documento, con la misión de capturar la esencia de la ciudad "lo más fiel posible", ofrece una ventana única al pasado.

Las palabras de Francisco Verdugo Fálquez, plasmadas en su libro "Las viejas calles de Culiacán" en 1949, encuentran confirmación en este mapa histórico. Culiacán, en ese entonces, se componía principalmente de cinco calles que se aferraban al río Tamazula: La del Pescado (Ignacio Zaragoza), La de la Libertad (Rafael Buelna), La de la Tercena o Calle Real (Antonio Rosales), La del Comercio (Ángel Flores), y La del Refugio (Miguel Hidalgo). El resto del territorio se describía como "monte virgen".

Estas calles servían como las arterias principales de una ciudad que, en el mapa de Plácido Vega, se desdibuja hacia el sur, indicando un crecimiento incierto. Los caminos reales que conducían a Quilá y Mazatlán, junto con el desarrollo de El Vallado y Pericos, ilustran la vitalidad de la conexión de Culiacán con otras regiones.

El mapa, una joya histórica, revela que la villa de Culiacán albergaba aproximadamente 12 mil habitantes. La calle Juan Carrasco se presenta cerrada en un tramo, generando intriga sobre su apertura posterior en el tramo de las actuales calles Colón y Escobedo.

Las imágenes detalladas también capturan la peculiaridad de calles como la de los Artesanos (Juan Carrasco), el Callejón del Oro (Domingo Rubí) y la calle del Refugio (Miguel Hidalgo), donde la estrechez era tal que apenas cabían dos personas tomadas de las manos.

Las huertas de Juan Espinoza y Luis Tirado, que luego pasaron a ser propiedad de Diego Redo, añaden un toque de historia local. La ubicación de la parroquia y el obispado, marcados en el mapa, evocan la presencia eclesiástica que posteriormente daría paso a la majestuosa Catedral de Nuestra Señora del Rosario en 1885.

Este fascinante viaje culmina en 1902, cuando otro mapa revela que Culiacán aún mantenía sus 12 mil habitantes. Los detalles de la Plaza de la Constitución, la avenida Martínez de Castro, la Fábrica de Mantas y Tejidos de El Coloso de Rodas, y la terminal del Ferrocarril Occidental de México, conocido como El Tacuarinero, completan este retrato histórico.

Descubre como ha cambiado tu ciudad, embárcate en un recorrido por el Culiacán de 1861, descubriendo sus calles y sueños de antaño. ¡Continúa reviviéndo la historia de Culiacán en las próximas ediciones de Tus Buenas Noticias!

Temas de esta nota
Enlaces patrocinados