Síguenos

Gilberto López Alanís una pluma para la historia de Sinaloa

Gilberto López Alanís una pluma para la historia de Sinaloa

Nadie en los últimos años se apasionó tanto contando la historia de Sinaloa como Gilberto López Alanís, vivió para investigarla, para publicarla y para contarla.

Tuve el honor de acompañarlo a la presentación del libro “S.J Martín Pérez, El apóstol de la caridad en la Provincia de Nuestra Señora de Cinaloa” de su autoría, en Sinaloa de Leyva. Ese 30 de abril, Gilberto se apresuró a contar las andanzas de Andrés Pérez de Rivas durante el tiempo en que el sacerdote jesuita vivió en el norteño municipio de Sinaloa, y cómo generó vínculos con los nativos del Río Petatlán. Lo contó con la emoción y el sentimiento de quien hubiera andado con él.

Lo acompañamos apenas el 15 de noviembre, en su calidad de Presidente del Seminario de Cultura Mexicana, Capítulo Culiacán, atendiendo a la cronista Ángeles González Gamio, quien en el Archivo Histórico de la Universidad Autónoma de Occidente disertó una conferencia sobre el “El primer hospital de América, sueño vigente de Hernán Cortés “ , con vehemencia Gilberto López Alanís presentaba a la historiadora como arrebatando unas golosinas a las páginas de Cortés. Fue de los últimos eventos públicos que encabezó.

Lee también: Tus Buenas Noticias llega al Centro de Culiacán, Sinaloa

Apenas el año pasado López Alanís recibió la distinción del Premio Sinaloa de las Artes 2021, de manos del Gobernador Rubén Rocha Moya. Participamos en el jurado que le asignó el premio. Había más personas con méritos, pero Gilberto tenía prisa en la vida. Apenas había dejado de ser funcionario y ya sin cargo estaba libre para recibir el aplauso social, por su obra creativa, bien documentada y fácil de leer que enriqueció el patrimonio cultural de Sinaloa.

Gilberto López Alanís recibió este premio con el que se le reconocían 32 años de servicio. En su haber han brillado sus méritos por haber escrito más de 30 libros y ser el coautor de otras 60 obras históricas de Sinaloa, donde también fungió como director del Archivo Histórico de Sinaloa, puesto que dejó meses antes de la premiación. 

Lee también: Gobierno del Estado anuncia proyecto de 14 MDP para remodelar El Rosario, Sinaloa

De su propia historia contaba que su nacimiento se dio en Guamúchil, Mocorito, antes de formar parte del municipio Salvador Alvarado, sin embargo, su infancia la vivió en entre Los Mochis y San Benito, Mocorito. Años más tarde, la vida llevó a López Alanís a Ciudad de México, donde se formó académicamente en la Escuela Superior de Economía del Instituto Politécnico Nacional.

Estando en la Ciudad de México, Gilberto López Alanís vivió los hechos violentos que marcaron al país en 1968, la matanza de Tlatelolco, en la Plaza de las Tres Culturas. El sinaloense, como muchos en esa década, ya había participado activamente en movimientos de protesta. 

Su revolución personal estaría en su propio estado al regresar tiempo después. Con los pies de nuevo en su tierra y con una inquietud que ya se había despertado en sus años viviendo en el sur, ahora López Alanís tenía hambre de estudiar y conocer la historia de Sinaloa.

Su constante en la vida fue escribir textos históricos sobre el estado de Sinaloa, le dedicó los últimos años a dirigir el Archivo Histórico de Sinaloa y como presidente del Seminario de Cultura Mexicana, capítulo Culiacán. Hasta la última semana de Gilberto, su historia de vida fue contar la historia de Sinaloa. Sus páginas hablan de su pasión.

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias
Enlaces patrocinados