Tus Buenas Noticias
Síguenos

A sus 86 años de edad Marcelino es un ejemplo de perseverancia en la Nacayama

Marcelino demuestra que la edad no define los límites en la vida.

8 septiembre, 2023
A sus 86 años de edad Marcelino es un ejemplo de perseverancia en la Nacayama

Culiacán, Sinaloa.- Entre las calles de la colonia Nacayama, se encuentra una persona que es un reflejo de perseverancia y el coraje. Marcelino Pérez Cruz, a sus 86 años de edad, demuestra que la edad no define los límites en la vida y que cada día es una oportunidad para tejer una historia de resiliencia. Su vida es una lección de valor que merece ser contada.

Los orígenes de Marcelino se entrelazan con las raíces de San Mateo, Oaxaca, un lugar para él, cargado de recuerdos. "En algún tiempo regresé a San Mateo, porque allá vivía mi madre", revela con un brillo nostálgico en su mirada. La partida de su único hermano lo dejó solo, pero su espíritu indomable lo impulsó a enfrentar la vida con entereza. Con seis hijos a su cargo, forjó un camino de esfuerzo y amor.

A los 18 años, Marcelino decidió desafiar los límites de su tierra natal y explorar nuevos horizontes. Su viaje lo llevó hasta Los Mochis, donde se adentró en el trabajo del campo, abrazando la labor de cortar tomates con dedicación. Según cuenta para Tus Buenas Noticias, su deseo de superación lo llevó más allá. Trabajando como peón de albañil, descubrió su afinidad por la electricidad. Incansable en su búsqueda de conocimiento, encontró una opción en la educación a distancia, culminando tres años de estudio con un título que sería el pilar de su éxito.

"Después que me titulé trabajé con un señor de apellido Rosas y con él pude crecer", comparte con gratitud, recordando su ascenso en la industria de la construcción. Marcelino es la prueba viviente de que la tenacidad y el esfuerzo pueden abrir puertas insospechadas.

El destino tenía reservada una sorpresa: en Culiacán, el camino de Marcelino se entrecruzó con el de Francisca Martínez, su futura esposa. Unidos por sueños compartidos, unieron sus vidas en amor y colaboración que ha resistido el paso del tiempo.

La vida no siempre fue amable con Marcelino. Enfrentó desafíos y obstáculos en su camino, incluyendo uno que otro choque eléctrico que pusieron a prueba su  habilidad. Con seis hijos a su lado, su trabajo incansable no solo les brindó sustento, sino también una vida plena y rica en experiencias.

La historia de Marcelino es un testimonio conmovedor del poder del amor y la unión familiar. Sus hijos, siguiendo sus pasos, continuaron el legado de esfuerzo y superación. Uno de ellos, Marcelino, tomó el relevo en el mundo de la electricidad, llevando el legado de su padre hacia nuevas alturas.

En la actualidad, Marcelino Pérez Cruz disfruta de su merecida jubilación. A pesar de las penas que la vida le deparó, mantiene viva la llama de la esperanza, anhelando el reencuentro con uno de sus hijos fallecido, confiando en la promesa de la resurrección.

La vida de Marcelino es un testimonio de inspiración, una luz brillante que guía el camino hacia un futuro lleno de esperanza y desafíos superados. Su historia enseña que cada día es una oportunidad para levantarse y persistir, sin importar la edad. Marcelino Pérez Cruz, desafió las adversidades con valentía y amor, es una inspiración perdurable para todos a su alrededor.

Lee también: Santy es el bebé de Alturas del Sur que necesita de tu ayuda en su lucha diaria por vivir

 

Enlaces patrocinados