Tus Buenas Noticias
Síguenos

Karina López es la maestra resiliente de Culiacán que con suaves letras ilumina la vida dibujando oportunidades

A pesar de ser invidente, Karina enfrenta la vida con alegría y entusiasmo siendo un aliciente para personas con discapacidad.

26 enero, 2024

Culiacán, Sinaloa.- En una de las casas de la colonia Alturas del Sur, en pleno corazón del fraccionamiento vive Karina López Montoya, una joven mujer de 34 años que se ha convertido en un ejemplo de valentía, determinación y resiliencia, porque diariamente desafía la vida entre la oscuridad.

A pesar de su juventud, Karina ha enfrentado desafíos que han transformado su vida de maneras inesperadas. Marcando un antes y un después que revela su extraordinaria fortaleza interior.

Un día fatídico fue aquel 02 de octubre que cambiaría su vida para siempre. Se desvaneció en un instante en que una bala atravesó su cabeza. Llegaba de su trabajo en un jardín de niños donde impartía clases en Estación Naranjo, cuando su vida cambió para siempre.

“Eran las 3 de la tarde y llegué a mi casa, cuando sin esperarlo recibí un impacto de bala a través de mi cabeza, entró por la sien y salió por mi ojo izquierdo. No recuerdo nada más, ni donde estaba, ni como estaba, ni con quién estaba”, señala Karina con una voz reflexiva, como reprochándose no tener conciencia de lo sucedido aquel terrible día.

El impacto físico y emocional, dejó a Karina sin ver, sumiéndola en una oscuridad que parecía insuperable.

Aunque los detalles de aquel momento son borrosos en su memoria, la realidad de su nueva vida se volvió palpable durante los 22 días que pasó en terapia intensiva y el mes y medio subsiguiente donde se recuperaba del incidente en la clínica del ISSSTE.

Creo que fueron 22 días que estuve en terapia intensiva y donde… los doctores decían que yo me iba a morir, que solo tenía el 15% de probabilidades de vivir por la bala, Karina, se debatía entre la vida y la muerte.

Maestra Karina. 

 

La bala que casi le cuesta la vida, salía del arma de la persona que juró ante Dios cuidarla y protegerla de todo mal. Un descuido y un arma sin seguro fue suficiente para borrar los colores de la vista de aquella alegre maestra de preescolar.

Karina no solo enfrentó la pérdida de la vista; también tuvo que afrontar la incertidumbre sobre su futuro y la adaptación a una nueva realidad. La depresión se convirtió en su sombra, y durante cuatro años vivió en un estado de introspección y lucha interna.

“Duré cuatro años viviendo en el pasado. Frases como cuando yo veía, marcaron mis días, cosas tan rutinarias como abrocharte la pulsera, o peinarte, me causaban mucha frustración. El miedo, la frustración y la incertidumbre la acosaban, pero dentro de esa oscuridad, Karina logró encontrar una luz propia.

El camino hacia la aceptación y la superación fue un proceso gradual, marcado por terapias, cursos y un compromiso firme consigo misma.

“Ahorita estoy trabajado conp style="text-align: justify;">Culiacán, Sinaloa.- En una de las casas de la colonia Alturas del Sur, en pleno corazón del fraccionamiento vive Karina López Montoya, una joven mujer de 34 años que se ha convertido en un ejemplo de valentía, determinación y resiliencia, porque diariamente desafía la vida entre la oscuridad.

A pesar de su juventud, Karina ha enfrentado desafíos que han transformado su vida de maneras inesperadas. Marcando un antes y un después que revela su extraordinaria fortaleza interior.

Un día fatídico fue aquel 02 de octubre que cambiaría su vida para siempre. Se desvaneció en un instante en que una bala atravesó su cabeza. Llegaba de su trabajo en un jardín de niños donde impartía clases en Estación Naranjo, cuando su vida cambió para siempre.

“Eran las 3 de la tarde y llegué a mi casa, cuando sin esperarlo recibí un impacto de bala a través de mi cabeza, entró por la sien y salió por mi ojo izquierdo. No recuerdo nada más, ni donde estaba, ni como estaba, ni con quién estaba”, señala Karina con una voz reflexiva, como reprochándose no tener conciencia de lo sucedido aquel terrible día.

El impacto físico y emocional, dejó a Karina sin ver, sumiéndola en una oscuridad que parecía insuperable.

Aunque los detalles de aquel momento son borrosos en su memoria, la realidad de su nueva vida se volvió palpable durante los 22 días que pasó en terapia intensiva y el mes y medio subsiguiente donde se recuperaba del incidente en la clínica del ISSSTE.

Creo que fueron 22 días que estuve en terapia intensiva y donde… los doctores decían que yo me iba a morir, que solo tenía el 15% de probabilidades de vivir por la bala, Karina, se debatía entre la vida y la muerte.

Maestra Karina. 

 

La bala que casi le cuesta la vida, salía del arma de la persona que juró ante Dios cuidarla y protegerla de todo mal. Un descuido y un arma sin seguro fue suficiente para borrar los colores de la vista de aquella alegre maestra de preescolar.

Karina no solo enfrentó la pérdida de la vista; también tuvo que afrontar la incertidumbre sobre su futuro y la adaptación a una nueva realidad. La depresión se convirtió en su sombra, y durante cuatro años vivió en un estado de introspección y lucha interna.

“Duré cuatro años viviendo en el pasado. Frases como cuando yo veía, marcaron mis días, cosas tan rutinarias como abrocharte la pulsera, o peinarte, me causaban mucha frustración. El miedo, la frustración y la incertidumbre la acosaban, pero dentro de esa oscuridad, Karina logró encontrar una luz propia.

El camino hacia la aceptación y la superación fue un proceso gradual, marcado por terapias, cursos y un compromiso firme consigo misma.

“Ahorita estoy trabajado con style="text-align: justify;">Culiacán, Sinaloa.- En una de las casas de la colonia Alturas del Sur, en pleno corazón del fraccionamiento vive Karina López Montoya, una joven mujer de 34 años que se ha convertido en un ejemplo de valentía, determinación y resiliencia, porque diariamente desafía la vida entre la oscuridad.

A pesar de su juventud, Karina ha enfrentado desafíos que han transformado su vida de maneras inesperadas. Marcando un antes y un después q

Enlaces patrocinados