Tus Buenas Noticias
Síguenos

Cómo ser un bebedor más saludable

27 diciembre, 2023
Cómo ser un bebedor más saludable
Foto: Camara Negra
La ciencia es clara: desde una perspectiva de salud, cuanto menos bebas, mejor. 
Pero el alcohol es la piedra angular de casi todas las reuniones personales y profesionales, por lo que es posible que no siempre quieras abstenerte.

Tampoco es necesario hacerlo siempre. 
Según los expertos, la mayoría de las personas pueden hacer que beber con moderación forme parte de un estilo de vida saludable de diversas maneras.

Aquí se explica cómo hacerlo.

Haz un inventario de tus hábitos.

Convertirse en un bebedor más saludable comienza por ser sincero contigo mismo. 
¿Has tenido algún problema con el alcohol en el pasado o lo tienes ahora? 
Reflexionar con seriedad y honestidad es un primer paso importante. 
 
A las personas con problemas de adicción al alcohol se les suele recomendar que se abstengan de beber. 
¿No estás seguro de si eres tú? 
Considera si estás cada vez más irritado o discutiendo con tus seres queridos sobre cuánto bebes, si llegas tarde o si no te desempeñas bien en el trabajo, o si no puedes pensar en nada más que en tu próxima bebida. 
Si esto te suena familiar, habla con tu médico de atención primaria o busca en línea un especialista en medicina de adicciones.
Esto no sólo es una enfermedad, sino que es una enfermedad para la cual tenemos medicamentos y soluciones que funcionan bien.

Incluso aquellos que no han luchado contra el trastorno por consumo de alcohol pueden beneficiarse de este tipo de reflexión. 
¿Sueles beber más durante las celebraciones? 
¿Cuando estás triste o en medio de una discusión? 
Hacer un balance de los factores desencadenantes puede ayudarte a prepararte mejor para los momentos en los que tiendes a exagerar.

Sigue las recomendaciones.

Los expertos coinciden en que es esencial seguir las pautas para limitar la ingesta a dos bebidas por día para los hombres y una al día para las mujeres. 
Una bebida estándar significa 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1.5 onzas de licores destilados. 
El consumo excesivo de alcohol, definido como tomar cinco o más tragos por ocasión para los hombres o cuatro o más tragos para las mujeres, es especialmente peligroso porque está asociado con lesiones y enfermedades graves, así como con un mayor riesgo de trastorno por consumo de alcohol. Distribuye tu consumo de alcohol a lo largo de la semana.
No lo tengas todo el viernes o sábado por la noche.

Haz un plan antes de salir.

Si tiendes a excederte, decide de antemano cuánto vas a beber y pide a un amigo que te ayude a cumplir tus objetivos, tal vez recordándote que sólo querías tomar dos tragos antes de cambiar a agua o refrescos.
Dile a fulano de tal que si ven que te comportas de cierta manera, que te lo informen y saldrás temprano y darás por terminada la noche.

También puede ser útil descubrir cómo dirás que no si tus amigos empiezan a presionarte para que tomes otro trago.&nbdiv class="gmail_default">La ciencia es clara: desde una perspectiva de salud, cuanto menos bebas, mejor. 
Pero el alcohol es la piedra angular de casi todas las reuniones personales y profesionales, por lo que es posible que no siempre quieras abstenerte.

Tampoco es necesario hacerlo siempre. 
Según los expertos, la mayoría de las personas pueden hacer que beber con moderación forme parte de un estilo de vida saludable de diversas maneras.

Aquí se explica cómo hacerlo.

Haz un inventario de tus hábitos.

Convertirse en un bebedor más saludable comienza por ser sincero contigo mismo. 
¿Has tenido algún problema con el alcohol en el pasado o lo tienes ahora? 
Reflexionar con seriedad y honestidad es un primer paso importante. 
 
A las personas con problemas de adicción al alcohol se les suele recomendar que se abstengan de beber. 
¿No estás seguro de si eres tú? 
Considera si estás cada vez más irritado o discutiendo con tus seres queridos sobre cuánto bebes, si llegas tarde o si no te desempeñas bien en el trabajo, o si no puedes pensar en nada más que en tu próxima bebida. 
Si esto te suena familiar, habla con tu médico de atención primaria o busca en línea un especialista en medicina de adicciones.
Esto no sólo es una enfermedad, sino que es una enfermedad para la cual tenemos medicamentos y soluciones que funcionan bien.

Incluso aquellos que no han luchado contra el trastorno por consumo de alcohol pueden beneficiarse de este tipo de reflexión. 
¿Sueles beber más durante las celebraciones? 
¿Cuando estás triste o en medio de una discusión? 
Hacer un balance de los factores desencadenantes puede ayudarte a prepararte mejor para los momentos en los que tiendes a exagerar.

Sigue las recomendaciones.

Los expertos coinciden en que es esencial seguir las pautas para limitar la ingesta a dos bebidas por día para los hombres y una al día para las mujeres. 
Una bebida estándar significa 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1.5 onzas de licores destilados. 
El consumo excesivo de alcohol, definido como tomar cinco o más tragos por ocasión para los hombres o cuatro o más tragos para las mujeres, es especialmente peligroso porque está asociado con lesiones y enfermedades graves, así como con un mayor riesgo de trastorno por consumo de alcohol. Distribuye tu consumo de alcohol a lo largo de la semana.
No lo tengas todo el viernes o sábado por la noche.

Haz un plan antes de salir.

Si tiendes a excederte, decide de antemano cuánto vas a beber y pide a un amigo que te ayude a cumplir tus objetivos, tal vez recordándote que sólo querías tomar dos tragos antes de cambiar a agua o refrescos.
Dile a fulano de tal que si ven que te comportas de cierta manera, que te lo informen y saldrás temprano y darás por terminada la noche.

También puede ser útil descubrir cómo dirás que no si tus amigos empiezan a presionarte para que tomes otro trago.&nbsiv class="gmail_default">La ciencia es clara: desde una perspectiva de salud, cuanto menos bebas, mejor. 
Pero el alcohol es la piedra angular de casi todas las reuniones personales y profesionales, por lo que es posible que no siempre quieras abstenerte.

Tampoco es necesario hacerlo siempre. 
Según los expertos, la mayoría de las personas pueden hacer que beber con moderación forme parte de un estilo de vida saludable de diversas maneras.

Aquí se explica cómo hacerlo.

Haz un inventario de tus hábitos.

Convertirse en un bebedor más saludable comienza por ser sincero contigo mismo. 
¿Has tenido algún problema con el alcohol en el pasado o lo tienes ahora? 
Reflexionar con seriedad y honestidad es un primer paso importante. 
 
A las personas con problemas de adicción al alcohol se les suele recomendar que se abstengan de beber. 
¿No estás seguro de si eres tú? 
Considera si estás cada vez más irritado o discutiendo con tus seres queridos sobre cuánto bebes, si llegas tarde o si no te desempeñas bien en el trabajo, o si no puedes pensar en nada más que en tu próxima bebida. 
Si esto te suena familiar, habla con tu médico de atención primaria o busca en línea un especialista en medicina de adicciones.
Esto no sólo es una enfermedad, sino que es una enfermedad para la cual tenemos medicamentos y soluciones que funcionan bien.

Incluso aquellos que no han luchado contra el trastorno por consumo de alcohol pueden beneficiarse de este tipo de reflexión. 
¿Sueles beber más durante las celebraciones? 
¿Cuando estás triste o en medio de una discusión? 
Hacer un
Temas de esta nota