Síguenos

Confianza Sabia

20 junio, 2023
Confianza Sabia. Foto: Towfiqu barbhuiya
Confianza Sabia. Foto: Towfiqu barbhuiya

La paradoja de la confianza:

Si confío demasiado, pierdo.

Si no confío, no gano.

La confianza es el cemento que unifica voluntades, no solo en los negocios familiares, también en cualquier organización y en la sociedad en general.

Tal vez es por esto que muchos gobernantes, sobre todo los más totalitarios, promueven medidas para destruir la confianza entre sus ciudadanos.

Es curioso cómo la confianza impulsa el progreso de las naciones.

Países como Dinamarca, Noruega, Finlandia y Suecia, donde la confianza entre las personas suele ser muy elevada, también gozan de altos niveles de prosperidad.

Por el contrario, en otros como Corea del Norte, Cuba, Venezuela, Siria o Afganistán, donde nadie confía en sus vecinos, la vida es miserable (narran sus ciudadanos cuando logran salir al exterior) y sus economías están estancadas.

Como afirman Steven Covey y Greg Link en su libro "Smart Trust", vemos una y otra vez que esos que escogen vivir y liderar con base en la confianza son aquellos quienes disfrutan la plenitud de los beneficios de la prosperidad, energía y alegría, al igual que las sociedades que han hecho esa elección.

Al final, una persona puede hacer la diferencia.

Un equipo puede hacer la diferencia.

Una organización puede hacer la diferencia.

Un país puede hacer la diferencia".

Sin duda la confianza es pilar del progreso entre las naciones, las organizaciones, las familias y las personas.

Pero confiar no es algo que se pueda lograr fácilmente.

En general nos enfrentamos con un asunto que presenta una clara paradoja.

Confiando de más pagaremos un costo alto, pero si no aprendemos a confiar, nuestras limitaciones serán mayores.

Confiar en un socio es saber que el otro está conmigo, está de mi lado, que no ve su lado como algo distinto a mi lado.

Cuando confiamos en alguien contamos con él.

En muchas ocasiones tendemos a ver hacia los líderes, las organizaciones y los países por medio de dos ópticas, confianza ciega (inocencia) o desconfianza absoluta (inseguridad).

La confianza ciega puede conducirnos a pagar altos costos.

Así costaron los excesos de confianza en Enron, WorldCom, Lehman Brothers y muchas compañías más, o en los casos de Carlo Ponzi, Bernie Madoff y muchos otros defraudadores.

Por otro lado, la desconfianza absoluta nos limita más de lo que imaginamos.

Los que más desconfiamos en nuestros gobernantes, policías y vecinos, y en nuestros clientes, proveedores y colaboradores, formamos parte de los países menos desarrollados, menos educados y más pobres.

No deja de sorprendernos, por ejemplo, cuando vemos con qué confianza la gente deja afuera de su casa sus bicicletas y

juguetes en ciudades donde impera la confianza.

Nuestra desconfianza nos cuesta cara.

Es más costoso conservar clientes y colaboradores si nuestra relación es de desconfianza.

El costo del "Compliance" es cada vez más elevado en nuestros sistemas financieros.

Nuestra tendencia a no asociarnos limita nuestra capacidad de crecimiento.

La sospecha permanente absorbe nuestra energía.

Hay una tercera vía, de acuerdo con estos autores, y se trata de la confianza inteligente o confianza sabía.

¿A qué le llaman ellos confianza inteligente?

Es aplicar el buen jp>La paradoja de la confianza:

Si confío demasiado, pierdo.

Si no confío, no gano.

La confianza es el cemento que unifica voluntades, no solo en los negocios familiares, también en cualquier organización y en la sociedad en general.

Tal vez es por esto que muchos gobernantes, sobre todo los más totalitarios, promueven medidas para destruir la confianza entre sus ciudadanos.

Es curioso cómo la confianza impulsa el progreso de las naciones.

Países como Dinamarca, Noruega, Finlandia y Suecia, donde la confianza entre las personas suele ser muy elevada, también gozan de altos niveles de prosperidad.

Por el contrario, en otros como Corea del Norte, Cuba, Venezuela, Siria o Afganistán, donde nadie confía en sus vecinos, la vida es miserable (narran sus ciudadanos cuando logran salir al exterior) y sus economías están estancadas.

Como afirman Steven Covey y Greg Link en su libro "Smart Trust"


Temas de esta nota
Enlaces patrocinados