Síguenos

Luis Alberto, el niño de Culiacán que repara estéreos y bocinas y sueña con ser un gran profesionista

Padecer retraso en el desarrollo psicomotor no es un impedimento para que Luis Alberto repara aparatos electrónicos como estéreos y bocinas, él anhela en convertirse en un exitoso profesionista
20 octubre, 2022
Luis Alberto es un niño muy inteligente y creativo. Fotos: Lino Ceballos.
Luis Alberto es un niño muy inteligente y creativo. Fotos: Lino Ceballos.

Culiacán, Sinaloa.- El gusto por la música, al niño Luis Alberto Reyes Cervantes, le ha ayudado a desarrollar su inteligencia, creatividad, seguridad y no tener límites en cumplir sus anhelos. Su corta edad y condición física no han sido un impedimento para saber reparar aparatos electrónicos como estéreos y bocinas, en la colonia 21 de Marzo.

Al menor de 11 años, cuando era bebé le diagnosticaron, retraso en el desarrollo psicomotor, pie plano valgo y síndrome hipotónico, pero gracias al gran apoyo y esfuerzo de sus padres Alberto Reyes Arredondo y María Yolanda Cervantes Blancos, hoy es un niño que sorprende por su nivel de inteligencia. “Me gusta mucho la música, hacer combinación de sonidos se me hace muy divertido y crear cosas. También me agrada ayudar a mi papá, arreglar estéreos, bocinas, hasta amplificadores”, dijo Luis Alberto. 

“Cuando detectamos que él tenía un problemita, fue al llegar a la etapa de gatear. Y de inmediato lo llevamos con especialistas (neuropediatra y ortopedista). Gracias a Dios, actuamos a tiempo, porque con terapias, un buen y riguroso tratamiento médico por más de 8 años, además que él es muy disciplinado para tomar el medicamento, ha logrado llevar una vida natural a un niño de su edad.  Faltan algunos detallitos, pero gracias a Dios, como nos lo dijo el médico, que con la madurez se le irán quitando”, dijo Reyes Arredondo.

Su papá y gran maestro de Luis Alberto expresa que desde bebé ha sido muy curioso, le agrada mucho la música y le fascina armar y desarmar aparatos. “La primera sorpresa, que nos llevamos mi esposa y yo, fue el escuchar música en la casa, y no saber quién la había puesto, al investigar nos percatamos que Luis Alberto hizo que un estéreo tocara al conectarlo”, dijo.

Reyes Arredondo indica que el niño, le ayuda en la reparación de bocinas y hasta amplificadores. “Me apoya en realizar cosas que no tienen ningún riesgo para él; claro siempre estoy supervisándolo. Ya desarma, limpia y hace que logre tocar un amplificador. Es muy inteligente, lo apoyo mucho, le tengo demasiada paciencia, de un 10 le tengo un 11, porque es muy inquieto”, dijo el orgulloso padre de su pequeño hijo.

Actualmente, cursa el sexto año en la escuela primaria Plan de Ayala, que se ubica en la colonia 5 de Febrero. “Es muy inteligente. Nosotros siempre le hemos brindado nuestro apoyo y confianza. Se le motiva en cada una de las actividades que realiza, tanto académicas como recreativas. Y lo seguiremos apoyando en todo lo que desee hacer, porque tiene la capacidad. Es muy buen alumno y le gusta mucho participar dentro y fuera del aula. Me agrada trabajar con él porque es muy creativo”, expresó la maestra de la Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular (USAER) 95, Karla Yumaida Delgado Melchor.

Algunos sabios consejos que les brinda Alberto a padres que les toque o vivan la misma situación que le tocó vivir con su hijo. Dedicarle el tiempo necesario o hasta más, mayor empatía entre padre e hijo, sobre todo paciencia y llevarlo a la mayor brevedad posp>Culiacán, Sinaloa.- El gusto por la música, al niño Luis Alberto Reyes Cervantes, le ha ayudado a desarrollar su inteligencia, creatividad, seguridad y no tener límites en cumplir sus anhelos. Su corta edad y condición física no han sido un impedimento para saber reparar aparatos electrónicos como estéreos y bocinas, en la colonia 21 de Marzo.

Al menor de 11 años, cuando era bebé le diagnosticaron, retraso en el desarrollo psicomotor, pie plano valgo y síndrome hipotónico, pero gracias al gran apoyo y esfuerzo de sus padres Alberto Reyes Arredondo y María Yolanda Cervantes Blancos, hoy es un niño que sorprende por su nivel de inteligencia. “Me gusta mucho la música, hacer combinación de sonidos se me hace muy divertido y crear cosas. También me agrada ayudar a mi papá, arreglar estéreos, bocinas, hasta amplificadores”, dijo Luis Alberto. 

“Cuando detectamos que él tenía un problemita, fue al llegar a la etapa de gatear. Y de inmediato lo llevamos con especialistas (neuropediatra y ortopedista). Gracias a Dios, actuamos a tiempo, porque con terapias, un buen y riguroso tratamiento médico por más de 8 años, además que él es muy disciplinado para tomar el medicamento, ha logrado llevar una vida natural a un niño de su edad.  Faltan algunos detallitos, pero gracias a Dio

1 / 9
Imagen 1
2 / 9
Imagen 2
3 / 9
Imagen 3
4 / 9
Imagen 4
5 / 9
Imagen 5
6 / 9
Imagen 6
7 / 9
Imagen 7
8 / 9
Imagen 8

Enlaces patrocinados