Síguenos

Alturas del Sur

“El Beltrán” disfruta su emprendimiento y apoyo al deporte

Trabajando en una carreta de tacos de camarón comprendió que entrar al mundo de los negocios representó es un gran impulso para su vida.

“El Beltrán” disfruta su emprendimiento y apoyo al deporte

Desde los 15 años Adolfo Beltrán dedica su vida a ser proveedor de su familia. Aún siendo tan jovencito decidió ir en busca de una oportunidad para empezar a ser autosuficiente.

Cuando vivía por la col. Revolución, buscó un empleo mientras dividía su tiempo entre el estudio y el trabajo.

“Trabajaba en un negocio de venta de tacos de camarón, donde aprendí a hacer la comida, allá aprendí a hacer todo. Ahí trabajaba desde plebillo”, Ahí, en ese lugar dedicó nueve años de su corta vida para tomar el buen ejemplo y perseverar.

“El Beltrán”, como es conocido por todos en Alturas del Sur estuvo trabajando fielmente, por las mañanas se levantaba muy temprano y se iba a su trabajo. Ahí atendía a los clientes, preparaba los tacos, administraba y hasta freía los camarones, para tener tiempo de ir a su escuela al terminar la jornada.

Lee también: Periódico Alturas del Sur mayo de 2022

Al concluir sus estudios de bachillerato, se dedicó de lleno al trabajo “Y así fue como empecé a enseñarme a hacer todo esto, me dieron más responsabilidades en el trabajo, y me gustó mucho ver que podía hacer las cosas por mí mismo”, dice.

Con el tiempo, entendió que ser emprendedor era una buena opción y los tacos de camarón eran su especialidad.

“Llegó el momento en el que me quise abrir por mi cuenta, hablé con mi jefe y se portó muy bien. Me dijo que si era lo que yo quería que él me apoyaba, pero que no era fácil. Así que agarré valor y me animé”, recuerda.

Con la intención de no causar una competencia desleal al negocio donde entregó varios años de su vida, Adolfo decidió buscar nuevos horizontes.

Se le presentó la oportunidad de venir a vivir a Alturas del Sur y entendió que era el lugar ideal para establecerse con su nuevo negocio.

Lee también: Estas son las calles de Alturas del Sur, ¡ubícalas!

“Busqué un lugar que estuviera lejos de ese negocio para no hacer competencia y así me metí a Alturas. Aquí no había tacos de camarón, ni marlín que es lo que yo vendo y vi esta oportunidad y aquí estamos”, dice con una sonrisa que refleja el éxito en su vida.

Desde siempre ha tenido el apoyo de su mamá, quien hasta el día de hoy está “al pie del cañón”. Encargada de la producción, realiza todos los preparativos para que cada mañana su hijo se dedique a hacer los que dicen son los tacos de camarón más sabrosos del sector.

“Tenemos tacos de camarón, pescado, marlín, también quesadillas, vampiros y lo que más se nos vende son las órdenes de camarón, porque la verdad el sabor es por lo que nos buscan. Aquí está muy rico”, dice.

Al día de hoy, se siente muy orgulloso de sus logros. Asegura que no ha sido sencillo emprender, pero ser generador de empleo también lo llena de satisfacción.

“Emprender si fue difícil. Cuando empecé llegué a pensar que mejor iba a cerrar, porque la economía se complica y todos los productos suben, pero llega el momento cuando uno necesita dinero para su hogar y en ese punto es cuando piensas que es mejor buscar un empleo”, dice.

Lee también: Este jueves inauguran el Campo de Softbol de las Alturianas

Sin embargo, a pesar de las dificultades Adolfo mostró su tesón. “Me aguanté y ya ahorita ahí la llevamos poco a poco. La gente ya nos ubica más y eso me deja más tranquilo”, afirma con satisfacción.

El joven de 28 años, asegura que nunca se imaginó que en la vida terminaría de taquero, pero le ha dado buenos resultados.

Durante estos tres años que tiene con su taquería la vida le ha cambiado. Ya no trabaja por un jornal, ahora es quién se preocupa por que sus empleados tengan un buen salario y les brinda las posibilidades para que trabajen con buen ánimo.

“A mí me gusta que estén contentos. Todos los días yo voy y los recojo y los llevo a sus casas, no me gusta que gasten el dinero de su sueldo en ir y venir al trabajo. Así les queda íntegro”, dice. Eso le ha ganado el respeto y cariño de sus trabajadores.

Pero no solo eso, “El bofo”, como lo llaman sus amigos se caracteriza por ser un impulsor del deporte. Ahora que tiene su negocio, tiene tiempo para practicar el futbol, e incluso es patrocinador de tres equipos, uno en Mezquitillo, otro más en La Amistad y por supuesto que patrocina al equipo de softbol femenil de Las Altureñas.

“Siempre me ha gustado el deporte. Antes, de mi sueldo apartaba dinero para apoyar al equipo de fut, y pues más ahora que tengo mi negocio me ha gustado mucho jugar y apoyar equipos”, dice con ánimo.

Ahora que es un emprendedor exitoso toma de sus ganancias para apoyar a quien lo necesite. “Yo también juego, soy delantero. También soy el Director Técnico y hemos ganado trofeos, la verdad me causa mucho orgullo y satisfacción”.

Así es como Adolfo Beltrán, un joven que no ha tenido una vida sencilla ha decidido ser diferente y emprender un negocio y ser un apoyo para los deportistas. Sabe que en la vida se debe esforzar para preparar los mejores tacos de camarón y meter goles a la vida promoviendo momentos de sana convivencia social.

Te puede interesar
Últimas noticias