Tus Buenas Noticias
Síguenos

Un poco de filosofía:

4 octubre, 2023
Un poco de filosofía:
Un poco de filosofía. Foto: Kenny Eliason
Friedrich Nietszche, uno de los filósofos más incomprendidos y malversados, a menudo es presentado como un catastrofista sombrío. 
Pero eso lo define mal. 
Nietzsche estaba ante los faros de una crisis y quería ayudar a la humanidad antes de que fuera demasiado tarde.

En su libro de 1882, Nietzsche escribió la famosa frase: "Dios está muerto". 
Pero el filósofo no defendía el ateísmo, estaba haciendo una observación, 
el cristianismo había perdido gran parte de su poder.

Durante siglos, el pensamiento cristiano fue, para bien o para mal, la base del sistema de valores. 
Pero a finales del siglo XIX, la ciencia y la erudición habían erosionado la fe de la gente. 
Nietzsche vio dos resultados posibles:
O la gente se desesperaría y caería en el catastrofismo y se alejaría de cualquier principio moral, convencida de que la vida no tenía sentido.
O intentaría encontrar nuevas “religiones” en otros lugares, concretamente en movimientos políticos de masas como el fascismo o el comunismo.

Nietszche se estremeció al pensar en la segunda opción, que más tarde se volvería terriblemente real en su país natal, Alemania. 
Sostuvo que la gente no tenía más remedio que seguir adelante el destino. 
Pero en lugar de abrazar una vida sin sentido y caer en una desesperación corrosiva, ofreció una manera de superarlo: El ideal superior del hombre como centro del Universo.

Para Nietszche, este ideal es una persona que se eleva por encima de las nociones convencionales de moralidad y crea nuevos valores que abrazan la belleza y el sufrimiento de la existencia. 
No es sólo cosa de adolescentes sombríos, la filosofía de Nietszche aspiraba a afirmar la vida.
 
Nietszche liberó al hombre y lo responsabilizó de su propia existencia. 
Está en sus manos decidir su futuro.
No en las manos de otros.
 
 
Temas de esta nota