Tus Buenas Noticias
Síguenos

Gabriela Bravo, ejemplo de disciplina y coraje

Un par de tenis ayudaron a salir de sus problemas y el deporte se convirtió en su terapia.

22 agosto, 2023
Gabriela Bravo, ejemplo de disciplina y coraje

Una forma de escapar de los problemas por los que pasaba, convirtieron a una pequeña estudiante de secundaria en toda una corredora amateur. Esta es la historia de Gabriela Bravo y cómo utilizó las adversidades como motor para correr enormes distancias. Un par de tenis transformaron su vida y ayudaron a inspirar a otros. 

En la secundaria, Gaby era una gran estudiante, sin embargo, la situación económica de su familia la obligaba a apoyar a su mamá en el negocio familiar, un pequeño local de comida. Ella se encargaba de repartir las órdenes y de gestionar el local cuando sus padres no estaban. Además, se tenía que hacer cargo de sus hermanos, puesto que sus padres solían estar muy ausentes. 

Todas estas situaciones, generaban unos niveles de estrés enormes, que en muchas ocasiones frustraban por completo a la pequeña Gaby y le generaban ataques de ansiedad. Fue en uno de esos ataques, que por la desesperación se salió de su casa y empezó a correr. Corría sin saber a dónde ir, pero con demasiadas ganas de escapar de esa realidad en la que vivía y fue entonces que al correr encontró una escapatoria momentánea a todos sus problemas. 

Salir a correr se convirtió en un hábito en la vida de Gaby. Podía hacer un calor extremo, nevar, haber inundaciones, incluso si hubiera una invasión alienígena, nada podría frenarla de hacer su carrera diaria, expresó Gaby entre risas. 

Empezó con 3km, luego fueron 5km, semanas después ya eran 10 km y cuando menos se lo esperaba, una Gaby ya universitaria fue capaz de terminar su primera maratón. La primera de más de 15 que ha corrido a lo largo de su vida. 

Terminando la universidad y por lo demandante que era su trabajo, tuvo que frenar por algunos años su faceta de corredora. Sin embargo, tras haber alcanzado el éxito a nivel laboral, tomó la decisión de retirarse, para casarse y formar una familia con el amor de su vida, Enrique. 

Lee también: De banquero a constructor de sueños

Fue esto lo que le permitió regresar a las carreras y además le dió un giro total, ya que dejó las carreras en plano alrededor de la ciudad y se pasó a la montaña. Logrando recorrer distancias de más de 40 km alrededor del cerro del cubilete, el gigante, entre otros grandes cerros del estado de Guanajuato.

Pero su logro más grande, vendría a la edad de 50 años. Cuando decidió viajar al majestuoso Cerro Rojo, ubicado en la hermosa ciudad de Puebla. El ultra trail de 62 kilómetros comenzó cuando apenas el sol mostraba sus primeros rayos. Transcurrían las horas y las horas y Gaby no aparecía en la lista de meta. Sus hijos y su esposo empezaron a preocuparse, ya que no había señal para comunicarse con ella. La luna había opacado por completo al sol, cuando de repente a lo largo del último tramo, Gaby apareció. Con una mirada cansada pero llena de determinación, se acercaba a línea de meta acompañada de sus hijos, quienes la acompañarán en ese último tramo de esta gran travesía. 

Fue así como Gaby, con lágrimas en los ojos completaba el que ha sido su reto más grande. A una edad en la que muchos piensan que físicamente ya dieron todo, ella demostró que lo más importante es la mente, la disciplina y la determinación con la que vamos hacia nuestros objetivos. 

Actualmente, Gaby tiene 54 años y su siguiente reto es lograr correr 100 km en la ciudad de Monterrey. Definitivamente un ejemplo viviente de que puedes encontrar tu pasión, en los momentos más difíciles y convertirte en la mejor en lo que haces. Finalmente, me enorgullece confesarles que Gaby es mi madre y espero en un futuro poder contarles, que superó con éxito los 100 km.

Lee también: Hombre de Guanajuato se ganó 42 millones de pesos con bolsa del Progol; van dos veces que le pega al Progol

Enlaces patrocinados