Síguenos

De banquero a constructor de sueños

La historia de Juan Carlos Sánchez, empresario exitoso de un desarrollo innovador y arquitectónicamente admirable en San Miguel de Allende.
18 agosto, 2023

Juan Carlos Sánchez, un hombre ejemplar, nos cuenta su emotiva historia de cómo inspirado por un cambio y la adrenalina de emprender, después de 20 años trabajando como hombre de empresa en el Banco del Bajío, Juan Carlos decidió emprender su propio negocio, guiado por todo su aprendizaje en liderazgo empresarial, durante su trayectoria en dicho banco.

Juan Carlos y sus dos hijas: Claudia Cecilia y Paulina. Cortesía Paulina Sánchez

 

Juan Carlos Sánchez estudió administración de empresas con una maestría en finanzas en el Tecnológico de Monterrey. Tras graduarse, Juan Carlos comenzó a trabajar en el 1994 con el equipo fundador del banco del Bajío junto con 40 personas más, donde trabajo y se desarrolló por 20 años, comenzando desde el puesto más bajo como asistente de ejecutivos.

Juan Carlos comenzó a crecer profesionalmente en la empresa; a los 6 meses se convirtió en ejecutivo, a los 3 años ascendió como gerente de plaza en Celaya, Gto., donde se responsabilizaba como representante del banco en la ciudad en la parte empresarial y comercial del banco. Posteriormente, continuó creciendo, se convirtió en representante de plaza de León y comenzó la Afore del banco junto a una sociedad de banca firme, poniendo en marcha la estructura de todas las gerencias regionales de ejecutivos; después, fue asignado para la creación de la banca de personas, que son los productos de consumo, patrimoniales, hipotecarios, de auto, préstamos, cuentas e inversiones de las personas, llegando a ser director de banca de personas. 

Después de 20 años de trayectoria como hombre de empresa en el Banco de Bajío, Juan Carlos decidió arriesgarse y dar un paso muy grande para seguir sus sueños y pasiones; dejando atrás una gran oportunidad de pensión garantizada de por vida con muy buenas prestaciones.

Tomó el riesgo y aprovechó la oportunidad de poner una inmobiliaria, empezando con casas, un pequeño fraccionamiento y una torre de departamentos; posteriormente se vio con la oportunidad, junto con un socio, de comprar un terreno bastante llamativo en San Miguel de Allende, y por medio de una estrategia de planeación financiera, se levantó capital, se compró la tierra y se comenzó el desarrollo de Herencia de Allende en San Miguel Allende. 

Juan Carlos y su socio decidieron convertir unas casas de descanso en San Miguel, en un hotel boutique para bodas, con un estilo arquitectónico impresionante y único; lo cual servirá como ancla para llevar a gente al sitio y de ahí poder promover los terrenos del futuro desarrollo.

Actualmente, "Herencia de Allende" ha sido un éxito, donde las familias han podido celebrar su matrimonio de una manera espectacular, posicionándose alto y lujoso en el mercado de las bodas y eventos, con clientes de todo México, hasta Nueva York, Guatemala y más. La herencia de Allende continúa creciendo y desarrollándose gracias a Juan Carlos y su equipo de trabajo.

Juan Carlos Sánchez, un hombre ejemplar, nos cuenta su emotiva historia de cómo inspirado por un cambio y la adrenalina de emprender, después de 20 años trabajando como hombre de empresa en el Banco del Bajío, Juan Carlos decidió emprender su propio negocio, guiado por todo su aprendizaje en liderazgo empresarial, durante su trayectoria en dicho banco.
Juan Carlos y sus dos hijas: Claudia Cecilia y Paulina. Cortesía Paulina Sánchez

 

Juan Carlos Sánchez estudió administración de empresas con una maestría en finanzas en el Tecnológico de Monterrey. Tras graduarse, Juan Carlos comenzó a trabajar en el 1994 con el equipo fundador del banco del Bajío junto con 40 personas más, donde trabajo y se desarrolló por 20 años, comenzando desde el puesto más bajo como asistente de ejecutivos.

Juan Carlos comenzó a crecer profesionalmente en la empresa; a los 6 meses se convirtió en ejecutivo, a los 3 años ascendió como gerente de plaza en Celaya, Gto., donde se responsabilizaba como representante del banco en la ciudad en la parte empresarial y comercial del banco. Posteriormente, continuó creciendo, se convirtió en representante de plaza de León y comenzó la Afore del banco junto a una sociedad de banca firme, poniendo en marcha la estructura de todas las gerencias regionales de ejecutivos; después, fue asignado para la creación de la banca de personas, que son los productos de consumo, patrimoniales, hipotecarios, de auto, préstamos, cuentas e inversiones de las personas, llegando a ser director de banca de personas. 

Después de 20 años de trayectoria como hombre de empresa en el Banco de Bajío, Juan Carlos decidió arriesgarse y dar un paso muy grande para seguir sus sueños y pasiones; dejando atrás una gran oportunidad de pensión garantizada de por vida con muy buenas prestaciones.

Tomó el riesgo y aprovechó la oportunidad de poner una inmobiliaria, empezando con casas, un pequeño fraccionamiento y una torre de departamentos; posteriormente se vio con la oportunidad, junto con un socio, de comprar un terreno bastante llamativo en San Miguel de Allende, y por medio de una estrategia de planeación financiera, se levantó capital, se compró la tierra y se comenzó el desarrollo de Herencia de Allende en San Miguel Allende. 

Juan Carlos y su socio decidieron convertir unas casas de descanso en San Miguel, en un hotel boutique para bodas, con un estilo arquitectónico impresionante y único; lo cual servirá como ancla para llevar a gente al sitio y de ahí poder promover los terrenos del futuro desarrollo.

Actualmente, "Herencia de Allende" ha sido un éxito, donde las familias han podido celebrar su matrimonio de una manera espectacular, posicionándose alto y lujoso en el mercado de las bodas y eventos, con clientes de todo México, hasta Nueva York, Guatemala y más. La herencia de Allende continúa creciendo y desarrollándose gracias a Juan Carlos y su equipo de trabajo.

Juan Carlos Sánchez, un hombre ejemplar, nos cuenta su emotiva historia de cómo inspirado por un cambio y la adrenalina de emprender, después de 20 años trabajando como hombre de empresa en el Banco del Bajío, Juan Carlos decidió emprender s
Enlaces patrocinados