Síguenos

Linda Aurora, mujer alegre, perseverante y servicial, pone los accesorios de arreglo personal en Culiacán

Santaella Abrajan desde muy niña se ha dedicado al comercio, trabajo que no la ha hecho millonaria, pero le ha ayudado a cumplir metas y sueños

11 enero, 2023
Gracias a su trabajo “Doña Linda”, ha logrado sacar adelante a sus siete hijos. También labora en algunos tianguis de la ciudad como el Huizaches en Culiacán
Gracias a su trabajo “Doña Linda”, ha logrado sacar adelante a sus siete hijos. También labora en algunos tianguis de la ciudad como el Huizaches en Culiacán
Gracias a su trabajo “Doña Linda”, ha logrado sacar adelante a sus siete hijos. También labora en algunos tianguis de la ciudad como el Huizaches en Culiacán

Culiacán, Sinaloa.- Una mujer alegre, perseverante y sobre todo servicial es Linda Aurora Santaella Abrajan, quien se levanta muy temprano desde hace más de 25 años para ofrecer a su clientela una variedad de artículos que destacan los de arreglo personal.

A pesar de tener una discapacidad visual, eso no le impide alcanzar sus metas, como el de emprender el negocio, que no la ha hecho millonaria, pero le ha ayudado a cumplir anhelos y llevar una vida con menos preocupaciones. “Desde que nací no veo con uno de mis ojos, para mí toda la gente ve con un solo ojo (risa)”, expresa Santaella Carvajal.

“Desde niña me he dedicado al comercio, de aquí saco para todo. A las seis de la mañana ya estoy acomodando todas las cosas, muchas personas ya me conocen. Los que pasan a la escuela me hacen consumo. Llego muy temprano, porque muchas mamás necesitan cosas para arreglar a sus niños. Acuden conmigo porque saben que siempre estoy a esa hora”, expresa Linda Aurora.                                    

Bajo una carpa improvisada de sábanas y un triciclo, sobre la calle Mariano Carvajal, frente a la entrada del kínder, Francisco González Bocanegra, en la colonia Antonio Toledo Corro. “DoñaLinda”, como la conocen de cariño, atiende, muy amable a cada uno de sus clientes.

“Vendo, bolitas y liga para el pelo, diademas, peines, cortaúñas, desodorantes, pinturas de uñas, rímel, lápiz y pinzas de cejas, gel, hilos, agujas, cremas, tengo todo lo que necesiten para arreglo personal y juguetitos para los niños”, comenta con entusiasmo la vecina de la colonia Toledo Corro.

 “Me agrada mucho mi trabajo porque convivo y conozco gente. En ocasiones les echo la mano en lo que puedo, no tengo mucho, menos me sobra, pero si puedo ayudar a alguien lo hago de corazón”, expresa la mujer de 63 años de edad.

“Existen muchas maneras para poder salir adelante, sin necesidad de estar metido en la casa, sufriendo por algo, que muchas veces ni solución tiene. Lo mejor es trabajar y ganar dinero que ayuda a solucionar problemas. Y metido en la casa no se gana nada. Es mejor no andar llorando hambre. Al contrario, es muy satisfactorio poder ayudar a otras personas con lo poco que ganamos”, argumenta con esmero “Doña Linda”, quien todos los días le pide a Dios que le dé fuerza para seguir trabajando.

Lee también: ¿Cuál es la diferencia entre pensión y jubilación?

 

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias
Enlaces patrocinados