Síguenos

Desde niña Jazmín, descubrió su talento para embellecer las manos de las mujeres de Alturas del Sur

Con gran destreza realiza hermosos diseños en las uñas de sus clientas.

28 diciembre, 2022
Desde niña Jazmín, descubrió su talento para embellecer las manos de las mujeres de Alturas del Sur

Jazmín Guadalupe Félix Baltazar, es vecina de Alturas del Sur. Hace siete años que llegó a vivir al fraccionamiento, cuando apenas iniciaba su matrimonio con Samuel Tamayo, su esposo.

Para ella, realizar sus diseños en las uñas de sus clientas, es una habilidad casi natural. Desde niña, tenía la inquietud y el deseo por desarrollar ese talento.

“Desde que era una niña pequeña, yo quería poner uñas y decorarlas. Mi papá me prometió que cuando tuviera 12 años, me metería a una escuela para estudiar. Llegó el tiempo y por diversas circunstancias, no se pudo, pero era algo que yo quería hacer”, recuerda.

Así, fue como por insistencia a su mamá, ella accedió a comprarle una maquinita para uñas postizas, y algunos otros materiales para que la inquieta adolescente saciara su inquietud.

“Mi mamá me compró un kit de uñas, mi maquinita, acrílicos y poco a poco me hice de mis materiales”, recuerda entre risas.

Jazmín, nunca asistió a una escuela de belleza para aprender a poner uñas. Con el kit que su mamá le compró, era constante en la práctica. Las manos de su mamá y hermana, eran las modelos perfectas para tomar la práctica que requería.

“Aprendí sola. No estudié”, con el deseo vigente de hacer lo que le gustaba y luego de que se había terminado todo su material en prácticas, al cumplir 16 años se armó de valor y consiguió un trabajo con la intención de poder entrar a estudiar.

Una escuela de belleza, le abrió las puertas. Ahí aprendió a hacer cortes de cabello y peinados, pero descubrió que no era necesariamente lo que a ella le gustaba. Jazmín quería hacer uñas.

Ahora, recuerda que, aunque para su mamá no fue una gran inversión, gastar $100 pesos para su primer kit de uñas, para la percepción de Jazmín, fue la mejor inversión que pudo hacer en su hija.

Durante un tiempo, y ya sin material, Jazmín dejó en receso su interés por poner uñas. Empezó a trabajar y su pasión, estaba en el olvido.

Pasaron siete años y luego de casada, justo después del nacimiento de su pequeño hijo Román, decidió emprender con algo que pudiera ser un apoyo para el sustento familiar.

Jazmín, tuvo el deseo de retomar su oficio y habló con su esposo, que por un momento dudó, debido del gasto que tenían que realizar para emprender.

Sin embargo, juntos vencieron el temor y se “animaron” a intentarlo.

“No tenía para pagar un curso, pero sí para comprar lo básico. Empecé sola, viendo videos en internet. Mi esposo era el que me revisaba el trabajo. Me daba sus puntos de vista y yo trataba de mejorar” ahora recuerda.

Fue en el 2019, cuando Jazmín empezó con el proyecto de “Nails Desing Jazmín Félix”. Al poco tiempo llegó la pandemia, pero ella nunca se rindió. Continuó trabajando en su salón y aunque tuvo pocos clientes, se mantuvo firme en cumplir su sueño.

“Al principio tenía cinco clientas. Recuerdo a la señora Josefina. Ella fue la primera persona a la que atendí en mi salón. Yo estaba muy nerviosa. Me temblaban las manos y quería disimular para que ella no se diera cuenta que era la primera en atender. Claro que se dio cuenta, pero yo traté de tranquilizarme y todo salió muy bien. Aún el día de hoy, ella sigue siendo mi clienta constante”, dice entre risas.

A sus 27 años, Jazmín ha logrado sus metas, incluso tuvo la oportunidad de trabajar de la mano de una especialista en uñas en Sinaloa. Maritza Jacobo, al ver el talento de Jazmín, le abrió las puertas de su salón, permitiendo que se perfeccionara aún más.

“Cuando terminaba de trabajar, me quedaba más tiempo y estaba ahí junto a Maritza para ver las técnicas que ella utilizaba. Llegaba a mi casa y me pasaba horas practicando para mejorar”, reconoce la dedicada artista.

Jazmín asegura que siempre le ha tocado enfrentar retos en esta carrera, sin embargo, con dedicación, paciencia y el apoyo de su esposo, ha logrado sacar adelante cada uno de esos desafíos.

Ahora, tiene su propio salón. Jazmín, es muy buscada por las mujeres en Alturas del Sur.

Ha descubierto que este talento, la ha ayudado a superarse a sí misma. Con dedicación y empeño, Jazmín es un ejemplo de perseverancia entre los habitantes de Alturas del Sur.

Te puede interesar
Últimas noticias
Enlaces patrocinados