Síguenos

Con la venta de atole y gorditas Lupita sacó adelante a su familia

Desde hace 45 años se dedica a vender estos tradicionales antojitos invernales en Culiacán, Sinaloa

8 noviembre, 2022
Desde hace 45 años doña Lupita  se dedica a vender estos tradicionales antojitos invernales en Culiacán, Sinaloa.
Desde hace 45 años doña Lupita se dedica a vender estos tradicionales antojitos invernales en Culiacán, Sinaloa.
Desde hace 45 años doña Lupita se dedica a vender estos tradicionales antojitos invernales en Culiacán, Sinaloa.

Culiacán, Sinaloa.- Doña Guadalupe Montero es una mujer de esas que llaman “luchonas”, vende atole y gorditas desde hace 45 años en Culiacán, Sinaloa. 

Cuando era aún muy joven, su mamá la enseñó a preparar gorditas y atole de pinole. Lupita recuerda que allá en Elota ayudaba a su mamá con los quehaceres del hogar y que el premio para los niños que ayudaban era una rica taza de atole acompañada con sus gorditas de maíz.

“Allá en el rancho uno era feliz, cuando mis hermanos y yo hacíamos lo que nos tocaba en la casa mi amá nos hacía atole y gorditas hinchadas. Ese era el premio por ser buenos niños”, dice con alegría.

Lee también: Doña Mary vende gorditas y atole para darte un gustito en Alturas del Sur

También recuerda que fue precisamente su mamá, quien la introdujo en el mundo de la cocina y le dió la receta secreta de la familia para que las gorditas y el atole de pinole salgan en su punto.

Cuando jovencita Lupita dice que renegaba de tener que hacer estos antojitos, pero al pasar el tiempo y venir a vivir a Barrancos entendió que una manera de ganarse la vida durante esta época decembrina es vendiendo sus gorditas o “sapitos” como los llama.

“Cuando me junté con el hombre nos venimos a vivir aquí a Barrancos y la vida no es Igual oiga que en el rancho, el dinero no alcanzaba y una vecina me dijo que por que no ponía un negocito, así que me acordé que yo sé hacer los sapitos y el atole y que me pongo. Eso que le digo fue hace 45 años y aquí seguimos”, dice con orgullo y la esperanza de que el tiempo sea generoso a su paso.

Asegura que mientras haya vida existe el anhelo de salir adelante, así tal y como ella lo hizo para darle un plato de comida a sus cinco hijos; porque recuerda que estas fechas de diciembre la economía decaía en su hogar cuando su esposo trabajaba en un expendio de helados, por lo que no llegaba mucho dinero a casa y tenía que hacer “malabares” para sacar el gasto diario.

Lee también: Gorditas y atole de pinole ¡Qué rico!

Pero la fortuna le sonrió cuando en lugar de lamentarse por la situación económica puso manos en la masa y empezó a hacer sus “sapitos” los que sigue vendiendo en la esquina de Las Torres y Benjamín Hill, desde aquellos sus años mozos.

“Siempre, cada diciembre me vengo a esta esquina desde muy tempranito a las seis de la mañana ya estoy vendiendo y vendo mucho porque la gente regresa muy seguido gracias a Dios”,  dice satisfecha de tener a sus clientes.

Doña Lupita es un ejemplo de constancia en Barrancos y sus alrededores, asegura que en esa esquina le tocó ver a niños que ahora llevan a sus hijos a comprar sus ricas gorditas y es que además de vender gorditas y atole, Lupita vende recuerdos y el testimonio de que con un trabajo honrado se puede sacar adelante a una familia.

Lee también: Paco Ramírez rechaza oferta millonaria de Arturo Elías Ayub y dice ganar más de lo que le ofrecía

 

Te puede interesar
Últimas noticias