Síguenos

Ángel Michel y su equipo de futbol buscan darle un color diferente a la vida

El joven de 16 años dirige un equipo de futbol de niños en Culiacán, Sinaloa con la esperanza de un mejor futuro para ellos

9 agosto, 2022
El mejor acto de corazón para Ángel Michel es entrenar a futuros futbolistas.
El mejor acto de corazón para Ángel Michel es entrenar a futuros futbolistas.
El mejor acto de corazón para Ángel Michel es entrenar a futuros futbolistas.

Culiacán, Sinaloa.- El deporte ayuda a tener una mejor salud física y mental, además, fomenta valores, como el respeto, apoyo mutuo, entusiasmo y actitud, en especial la solidaridad y unión de equipo. Estas y mil razones son las que motivaron al joven, Ángel Michel Reyes Carvajal, a formar un equipo de futbol con niños que buscan un mejor futuro. Estos pequeños convirtieron el futbol en un entretenimiento, que luego se volvió una disciplina bajo la dirección de alguien que conoce sus carencias.

Ángel Michel apenas tiene 16 años de edad, la energía que pudiera manifestarse en rebeldía la ha redireccionado para combinar sus actividades de escuela con ayudar a menores a cambiar malos hábitos, o a evitar que se pierdan en las desventuras que ofrecen las calles. Él los ha motivado para conformar equipos para practicar futbol en la colonia 5 de Febrero, de Culiacán, Sinaloa. El campo deportivo es el crisol donde se funden energías y salen fortalecidos en cada encuentro.

“Estoy feliz con todo lo logrado. Ellos (los niños) más que ser mis amigos, los aprecio como familia. Se han ganado mi cariño, por todo lo que nos ha tocado vivir durante estos más de cinco meses que salimos a jugar futbol; ha cambiado su mentalidad, ahora sacan mejores calificaciones en la escuela y en vez de ir a la calle a realizar travesuras, van por mí a la casa para entrenar”, expresa con voz de entusiasmo el estudiante de segundo grado de preparatoria de la UAS.

No se considera un excelente entrenador, pero sí asegura tener todas las ganas de aportar su tenacidad para ayudar a los pequeños a tener una mejor calidad de vida sembrando un nuevo pensamiento.

Su dedicación no es solo de pose, es altruista

Nadie le paga por su servicio de dirigir el equipo, pero recibe a cambio una serie de bendiciones por todo lo que hace de corazón. No batallaron para ponerle nombre al quipo, lo dejaron en “Plebes MR”, en honor a su hermano fallecido Miguel Reyes.

Lo recuerdan con mucho amor y respeto por todas las enseñanzas que les dejó mientras andaba también en estas canchas. La dedicación del equipo es un tributo al hermano fallecido.

Ángel Michel no está solo en esto, cuenta con el apoyo de su papá Guadalupe, quien le ayuda con charlas motivacionales al equipo. En esta iniciativa no se trata estrictamente de ganar campeonatos nacionales, se trata de ganar campeonatos con la vida, evitar que los malos hábitos y las malas compañías los saquen del juego de ser personas útiles.

“Mi papá para nosotros es como un psicólogo, nos ayuda a resolver problemas, eliminar malas actitudes o pensamientos. Siempre nos brinda buenas enseñanzas”, dice en tono agradecido.

Nada los detiene. A falta de materiales especializados para realizar la práctica deportiva, usan su imaginación e inteligencia. “Cada quien llena un bule de plástico con tierra, esos son nuestros conos y cada vez que terminamos el entrenamiento los colocamos en el bote de basura. Así contribuimos con el cuidado del medio ambiente y cuidamos de nuestra salud”, argumenta el joven.

Ángel Michel aún no decide que va a estudiar en la universidad, le gustaría ser cursar la disciplina de Educación Física o para Maestro, porque le agrada la convivencia social y ser instructor para formar personas con disciplina para vivir.

A falta de recursos propios Ángel Michel y su equipo acuden a los tianguis a comprar, balones o taquetes de segunda mano. No se trata de concursar con los mejores tenis, se trata de jugar con el mejor propósito y entusiasmo. “Cuando están rotos, vamos con un señor que vive cerca de la casa y nos hace el favor de cocerlos y nos cobra muy barato”.

Cuando acuden a participar en torneos locales, se organizan para ir a recolectar botes de aluminio, fierro viejo, o compran fruta y la revenden. “Cuando salimos a jugar fuera de la colonia, mi papá nos apoya con el traslado y le damos para la gasolina, con lo que sacamos de la venta de botes y fierro viejo. Y con el dinero que me da mi papá lo invierto en fruta y la revendemos, de ahí sale hasta para ayudar con despensa a los niños”.

Durante estos cinco meses los menores están muy contentos con todo lo logrado y agradecen el apoyo de las personas que los han ayudado e impulsado a ser mejores seres humanos. Los grupos que realizan labores altruistas integrados en  “Rodando Bajito” y “Barrio Crazy Old Men”, les han brindado buenos consejos y hasta han patrocinado el pago de inscripción para poder participar en un torneo local.

Una de las cosas que motiva a Ángel Michel a seguir con su proyecto social es ver feliz a los niños de su equipo, quienes cada vez que ganan un partido lo festejan a lo grande, porque lo logrado es gracias al trabajo que se realiza en equipo. “Todo lo que hago por ellos, lo hago de corazón. Me pone muy contento verlos como se divierten al jugar. Me alegra que prefieran practicar futbol, que andar en la calle agarrando malos hábitos”.

Ángel Michel considera que el mundo puede cambiar a través de la educación y el deporte. Las satisfacciones que él recibe pueden ser también la experiencia de otras personas que estén dispuestos a ayudar a quien más lo necesita. Por ahora patea un balón de futbol, los verdaderos goles los anota cada vez que uno de los niños de su equipo piensa en ser una persona con propósito.

En la 5 de Febrero la cancha no es sólo para perdedores. Con disciplina un balón te puede cambiar la vida.

Lee también: SEP: ¡Atentos papás! Ya hay fecha para el canje de útiles, uniformes y calzado deportivo en Sinaloa

Te puede interesar
Últimas noticias