Síguenos

Más razones por las que prefieren el trabajo remoto

Las razones "oficiales" por las que no quieren regresar al lugar de trabajo están bien documentadas. Son más productivos. Es más fácil combinar el trabajo y la vida cuando tu viaje diario es un paseo por el pasillo.

10 enero, 2022
Más razones por las que prefieren el trabajo remoto

Claro, tienen más tiempo y la productividad ha aumentado. Pero también hay razones profundamente personales por las que los empleados no quieren volver a trabajar como antes.

No es ningún secreto que las tensiones entre empleados y empleadores sobre el regreso al lugar de trabajo están aumentando.
A medida que más empleadores presionan para que los empleados vuelvan a trabajar dentro de la empresa, los propios trabajadores están adoptando una postura más dura.
Una encuesta descubrió que el 60% de las mujeres y el 52% de los hombres renunciarían si no se les permitiera seguir trabajando de forma remota al menos parte del tiempo.
El 79% de los hombres y el 80% de las mujeres dijeron que las opciones de trabajo remoto se encuentran entre sus principales consideraciones al buscar un nuevo trabajo.

Las razones "oficiales" por las que no quieren regresar al lugar de trabajo están bien documentadas.
Son más productivos.
Es más fácil combinar el trabajo y la vida cuando tu viaje diario es un paseo por el pasillo.
Pero, para algunos, las razones son más personales y difíciles de compartir.
¿Quién paseará al perro que adoptaron durante la pandemia?
Ganaron peso y necesitan comprar ropa de trabajo nueva.
La idea de estar atrapados en un cubículo todo el día les da ganas de llorar.

Hablamos con varias personas que compartieron sus razones muy personales por las que no quieren regresar al trabajo.

Lee: ¿Funcionas bien trabajando en home office?

"NECESITO DORMIR DURANTE EL DÍA"

Desde 2013, cuando un incidente de mochilero causó una lesión en la columna que requirió dos cirugías, Lynn ha estado lidiando con dolores crónicos y problemas de sueño.
Como resultado, a menudo está cansada durante el día y se dio cuenta de que no estaba en su mejor momento, especialmente después del almuerzo, cuando la fatiga solía aparecer.

"Cuando estoy en reuniones y la gente me hace preguntas, realmente no puedo responder al instante [o] digo las cosas incorrectas", dice.
No se sentía cómoda hablando con su jefe o colegas sobre los problemas que estaba enfrentando y estaba lidiando con ansiedad, depresión y pérdida de cabello en los últimos años como resultado de sus problemas para dormir.
Pero, durante la pandemia, ha podido ajustar su horario para poder tomar una siesta durante la hora del almuerzo y descansar periódicamente cuando lo necesita.
(Las investigaciones nos dicen que las siestas son buenas para nuestro cerebro).

Desde que trabaja desde casa, su productividad se ha disparado y su supervisor se ha dado cuenta y ha comenzado a felicitarla por su trabajo.
Se siente más viva y saludable.
Su mayor preocupación en este momento, dice, es que tendrá que renunciar al equilibrio que finalmente encontró.

Lee: Tips de tecnología para mejorar el Home Office

"RENUNCIARÍA A UN AUMENTO DE SUELDO POR EL TRABAJO REMOTO"

Melvin González, contador público, de un sitio web de formación de empresas en línea, se enfrenta a un dilema.
“Amo mi carrera, amo mi trabajo y tengo beneficios asombrosos que incluyen una pensión de por vida, algo muy raro en la fuerza laboral actual”, dice.
“Sin embargo, como con todo en la vida, hay un precio que pagar: mi viaje diario”, dice.
González viaja dos horas en cada sentido, lo que equivale a más de 20 horas por semana solo para ir y volver del trabajo.

González dijo que nunca consideró realmente cuánto tiempo pasaba viajando hasta que trabajó desde casa durante la pandemia.
Usó el tiempo extra, el equivalente a un trabajo de medio tiempo, para ir al gimnasio, pasar tiempo con su esposa y niños, y aún así hacer su trabajo.

Ahora que se enfrenta a regresar a la oficina, no está listo para renunciar a ese tiempo.
Él y sus colegas han compartido sus preocupaciones con su empleador, pero no cree que el trabajo a distancia siga siendo una opción.
Dice que incluso está dispuesto a renunciar a un aumento para mantener su flexibilidad.
“Sin duda, esta se ha convertido en mi principal preocupación acerca de volver a la oficina”, dice.
"Creo que mi estado de ánimo para el trabajo no será el mismo".

"ESTOY EN RECUPERACIÓN"

Hasta que llegó la pandemia, Fran trabajaba en un restaurante de lujo.
Lo que sus compañeros de trabajo no sabían en ese momento era que estaba luchando contra el alcoholismo.
El entorno, donde tenía fácil acceso al alcohol y compañeros de trabajo a los que les encantaba salir a tomar algo después del trabajo, le dificultaba dejarlo.

Pero, aunque muchos vieron aumentar sus problemas de abuso de sustancias durante el aislamiento de la pandemia, Fran pudo controlar su adicción, dice.
Ahora que el restaurante reanuda el servicio completo nuevamente y lo invita a regresar a su antiguo trabajo, le preocupa si eso pondrá en peligro su recuperación.
"La mayoría de las personas no se recuperan porque no están dispuestas a cambiar su estilo de vida", dice.
Si se niega a regresar a su antiguo trabajo, el dinero será escaso, pero está bastante seguro de que podrá hacerlo. “Tampoco quiero admitir ante todos mis compañeros de trabajo que soy un alcohólico en recuperación”, dice.

Lee: Estos son los hábitos para no ser esclavo del home office

"NO QUIERO DARME POR VENCIDO"

“Mi desgana es realmente el costo de oportunidad de viajar diariamente al trabajo”, dice Sondra, una profesional de relaciones públicas.
Antes de que la despidieran se despertaba a las 6 am.
Para tener tiempo suficiente para prepararse, pasear a su perro, viajar y empezar a trabajar a las 10 am resultaba lucrativo, y lo que podía hacer fácilmente desde casa.

Sondra tiene un nuevo empleador, pero el plan sobre si se requerirá o no que los empleados regresen a la oficina a tiempo completo es “muy poco claro”, dice ella.
Por ahora, tiene mucho tiempo para completar sus responsabilidades con su empleador y trabajar en sus proyectos independientes.
Ese no será el caso si vuelve a su largo viaje.
Además, la idea de estar en transporte público con tanta gente le da preocupación, dice.

Está esperando a ver qué sucede, pero se resiste a dejar el trabajo independiente que la ayudó a superar su despido.
"Me ha dado la oportunidad de construir un buen negocio, en caso de que, Dios no lo quiera, algo así vuelva a suceder", dice.
"No quiero perder esta oportunidad por tener que regresar a la oficina a tiempo completo".

La oficina en casa, el trabajo remoto o home office, ha permitido la redistribución de los tiempos en familia, para el ocio y convivencia. ¿Crees que este formato se mantendrá?

ACL/KM

Te puede interesar
Últimas noticias