Síguenos

Hablemos de Capitalismo Consciente para una comunidad justa y próspera

Hoy se abre una nueva brecha económica. El sistema capitalista que beneficia a clientes, proveedores, accionistas y al planeta.

28 junio, 2020
Hablemos de Capitalismo Consciente para una comunidad justa y próspera

Hoy se abre una nueva brecha económica. El sistema capitalista que beneficia a clientes, proveedores, accionistas y al planeta

La práctica del Capitalismo Consciente empieza cuando las empresas tienen un propósito que va más allá de maximizar las ganancias para sí mismas. Al hacerlo ya estamos entrando a una nueva brecha económica.

Es la reconversión de un nuevo modelo económico que se manifiesta en la misión empresarial que se encausa en la responsabilidad de crear prosperidad para la sociedad y el mundo.

Lee: Replanteando el Capitalismo

Por tanto, el capitalismo que comúnmente conocemos, ¿debe cambiar?

El capitalismo está probado ser el mejor sistema de gobierno.
Sus logros, beneficios y virtudes son incuestionables.
Los países capitalistas han prosperado con toda su población.
Incluso China y Rusia que eran comunistas, se hicieron capitalistas y con mucho éxito.
El capitalismo es lo que ha sacado a la gran mayoría de la población mundial de la pobreza.
En fin, creo que no hay duda de esto.

Pero hay tipos de capitalismos y tiene defectos.
Hay unos muy radicales donde la ganancia lo es todo.
Sin importar los medios o los daños a otros.

Lee: El Capitalismo explicado con manzanas

El capitalismo consciente es el nuevo mejor sistema de gobierno.
La utilidad y la ganancia siguen siendo el objetivo.
Pero no a costa de todo.
La meta ahora es crear empresas que beneficien no sólo a sus accionistas.
También deben beneficiar a sus clientes.
A sus empleados.
Proveedores.
La comunidad en la que se desempeñan.
Y al mundo en general.

No está bien que una empresa genere altas utilidades a sus accionistas y muy pocos sueldos a sus colaboradores.
Ni que presione demasiado a sus proveedores y los haga quebrar.
Ni que dañe la ciudad donde se desempeña.
Ni que contamine el planeta.
Ni que sea inconsciente ante los problemas de la sociedad donde se desenvuelve.

La próxima vez que tengamos que hablar o defender el capitalismo, diremos sí, pero al capitalismo consciente.

AC/Kenia Meza

Te puede interesar
Últimas noticias