Tus Buenas Noticias
Síguenos

Sequía en Sinaloa: Entendiendo la sequía, el estrés hídrico y la disponibilidad

Sequía, estrés hídrico y la disponibilidad del agua son parte del ciclo del agua pero no son lo mismo. No te confundas que te ayudaremos a comprender estos conceptos

22 mayo, 2024
Sequía en Culiacán. Foto Noroeste
Sequía en Culiacán. Foto Noroeste

Para entender estos conceptos es necesario hablar del ciclo hidrológico o ciclo del agua. Éste hace referencia al movimiento general del agua, es decir, los cambios de fases que sigue continuamente. Podemos resumirlo en seis etapas, que son:

ciclo del agua
¿Cómo funciona el ciclo del agua? Foto Khan Academy
  1. Evaporación: El calor del sol hace que el agua superficial de los cuerpos de agua (ríos, lagos y océanos) se transforme en vapor de agua que se encuentra en la atmósfera.
  2. Evapotranspiración: Es el ingreso del agua de la vegetación a la atmósfera.
  3. Condensación: El vapor de agua se eleva y entra en contacto con aire frío lo que transforma el vapor a agua líquida, formando nubes.
  4. Precipitación: Cuando la nube está llena de agua líquida, cae en forma de agua o nieve.
  5. Escorrentía: Es aquella precipitación húmeda que corre por la superficie terrestre gracias a la gravedad. De esta manera, se recargan los cuerpos de agua superficiales.
  6. Filtración: Parte del agua que escurre se filtra en el suelo; este proceso brinda humedad al suelo y recarga las aguas subterráneas.

A pesar de que el agua es un recurso renovable, sus patrones han cambiado. Actualmente, la sequía es un fenómeno que anualmente afecta múltiples regiones del mundo.

También afecta al ciclo hidrológico ya que, cuando no hay precipitación, el ciclo se altera y la cantidad de agua dulce disminuye. Sin embargo, este fenómeno implica diversos conceptos que en ocasiones pueden confundirse.

¿Qué es una sequía resumen?

De forma breve, la sequía es la variación anormal de la disponibilidad de agua que comienza con la disminución de las precipitaciones húmedas (lluvia o nieve) por debajo del promedio de cada región, de acuerdo con el Instituto de Ecología (INECOL).

En cambio, la disponibilidad de agua corresponde al volumen que se recibe por precipitación y el que se pierde por evaporación y evapotranspiración, de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat); este concepto denota a la cantidad útil de agua para el desarrollo de las actividades.

Por lo tanto, la sequía disminuye la disponibilidad de agua de las regiones, ya que el volumen del recurso se reduce en los cuerpos de agua y afecta el abastecimiento de las regiones.

Esta relación favorece al estrés hídrico.

¿Qué es el estrés hídrico?

El estrés hídrico es cuando la demanda de agua es más importante que la cantidad disponible o cuando se ve restringido por su baja calidad, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés).

Este término es uno de los síntomas a la escasez, que se define como el momento en el que el impacto de las actividades antropogénicas afecta a la calidad del agua hasta el punto en que la demanda, incluso medioambiental, no puede satisfacerse completamente, según la FAO.

Este fenómeno abarca:

  • Escasez física: Cuando no hay suficiente agua para cubrir la demanda poblacional y ambiental.
  • Escasez económica: Resulta de la ausencia de inversión al recurso y/o capacidad humana para satisfacer la demanda. Incluye el escaso desarrollo de infraestructuras y procesos para el agua.

Con lo anterior podemos definir brevemente cada concepto como:

Estrés hídrico
Estrés hídrico afecta a la población. Foto Agua.org.mx
  1. Sequía: Disminución de las precipitaciones por debajo del promedio.
  2. Disponibilidad de agua: Volumen útil del recurso para el desarrollo de las actividades.
  3. Estrés hídrico: Mayor demanda que cantidad del recurso.
  4. Escasez: La demanda de agua social y ambiental no puede satisfacerse.

La sequía es un problema grave que, como se describió anteriormente, implica muchos otros fenómenos. Este problema desencadena el desequilibrio ya que necesitamos el agua para todas nuestras actividades; como dicen, el agua es vida.

El desarrollo humano se frena ya que no hay suficiente recurso para saciar las necesidades de los hogares. El desarrollo económico se detiene ya que no es posible producir. Por último, pero no menos importante, el medio ambiente se afecta ya que no puede seguir con sus ciclos naturales.


Temas de esta nota
image mailchimp
Consumir buenas noticias ayuda a hacernos más felices y mas optimistas
Tal Ben-Shahar
Enlaces patrocinados