Síguenos

Navolato

Desde pequeño Luis Antonio Meza descubrió su vocación por salvar vidas

Ver a los niños que participaban como parte de Cruz Roja, le inspiró para querer hacer lo mismo.

Desde pequeño Luis Antonio Meza descubrió su vocación por salvar vidas

Tenía tan solo 11 años cuando sintió el deseo de integrarse al grupo del área de juventud de la institución benéfica en Navolato.

Saber que tiene mucho que aportar a la sociedad, lo hizo tomar conciencia de “dónde estaba parado”.

“Tenía 11 años cuando entré como voluntario al área de juventud. Ahí ayudábamos a las personas en la calle, brindábamos servicio a la comunidad y siempre tuve ese deseo de ayudar a otras personas. Ver como lo hacían otros niños me hizo despertar ese deseo”, señala el estudiante de nutrición.

Ante esa repentina motivación, pidió a su mamá la oportunidad de conocer ese “nuevo mundo”.

Lee también: Instalan Barrera de protección para la seguridad de los estudiantes de Altata, Navolato

“Para mí fue una experiencia muy bonita, aprendes a servir a los pacientes, los ayudas y no hay nada más gratificante que salvar una vida”, dice con cierta tristeza en su voz.

Luis Antonio recuerda como hace a penas dos años vivió una experiencia que marcó su vida.

Su mejor amigo, a quien él llamaba su hermano, Jorge Eduardo Iribe, enfrentó una cruel batalla con la vida y aun formando parte de Cruz Roja, nada pudieron hacer por librarlo de las frías manos de la muerte.

“Jorge Eduardo era más que mi amigo, mi hermano. Me enseñó muchas cosas en Cruz Roja, siempre estaba para mí, era mi mejor amigo. Su muerte marcó mi vida porque nada pudimos hacer por salvarlo, después de un accidente de moto estuvo mucho tiempo en cama y un día recibimos la terrible llamada, era su mamá que pedía un servicio para él. Fueron por él y en el camino a Culiacán falleció. Es lo que más he sufrido” dice con una voz entre cortada.

Lee también: En Navolato, Sinaloa todos pueden sumarse a la Colecta de Cruz Roja 2022

Y no es para menos, tan solo han pasado dos años de aquel fatídico día y a pesar de no haber podido hacer nada para salvarle la vida, fue el detonante para motivarlo a ser mejor de lo que era. Para salvar vidas.

A sus 22 años, la vida le ha cambiado, los duros golpes solo le reafirman el deseo de superarse y ayudar a otros.

Así como Luis Antonio, hay cientos de jóvenes que de manera voluntaria forman parte de la Benemérita Institución. Querer servir es el primer paso, servir es para siempre.

Sin pensarlo, salen de casa con la premisa de servir. Para ello es necesario que los ciudadanos puedan aportar un poco de lo que tienen para que Cruz Roja continúe con su noble tarea.

Recientemente se puso en marcha la colecta anual de la Cruz Roja Sinaloa y pretenden cumplir la meta de obtener 40 millones de pesos para seguir ayudando a quien lo requiera.

Por ello la invitación de acercarte a donar, un poco de ayuda puede representar salvar la vida de alguien. No lo dudes. Cruz Roja está para ayudar, pero hoy, necesita de tu ayuda.

 

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias