Síguenos

Cinco habilidades clave que los jefes necesitarán este 2023

La intencionalidad, la confianza, la autonomía, la conexión y la responsabilidad representan las 5 claves para convertir a un jefe tradicional centrado en la oficina en uno híbrido efectivo.
9 enero, 2023
Cinco habilidades clave que los jefes necesitarán este 2023. Foto: Dane Deaner.
Cinco habilidades clave que los jefes necesitarán este 2023. Foto: Dane Deaner.
La intencionalidad, la confianza, la autonomía, la conexión y la responsabilidad representan las 5 claves para convertir a un jefe tradicional centrado en la oficina en uno híbrido efectivo.

La mayoría, el 82 % de los encuestados en una nueva encuesta realizada por VMware, tienen una mayor satisfacción laboral si pueden trabajar desde cualquier lugar. 
De esos 5,300 empleados y responsables de la toma de decisiones comerciales, de TI y de recursos humanos que trabajan en una modalidad híbrida o remota, el 56 % dice que sus equipos han aumentado la creatividad y el 55 % informa una mayor colaboración desde antes de la pandemia. 
No es de extrañar que el 74% de las empresas estén adoptando un modelo híbrido permanente.

Sin embargo, los mandos medios están sintiendo la tensión. 
Una encuesta de Future Forum muestra que el 43% de los mandos intermedios reportan agotamiento, más que cualquier otro grupo de trabajadores. 
La carga particularmente grande sobre los mandos intermedios se deriva, en gran parte, de la carga de implementar las políticas de la empresa sobre el trabajo híbrido y el regreso a la oficina. 
Lo que suele suceder, según mi experiencia, es que los ejecutivos deciden las políticas y dejan que los mandos intermedios las implementen.

Ese enfoque funciona bien con políticas claras y sencillas que los gerentes saben cómo implementar bien en función de la experiencia previa. 
Pero los gerentes no tienen experiencia en hacer la transición al trabajo híbrido y luego administrar equipos híbridos. 
Naturalmente, intentan calzar lo que saben (metodologías de gestión centradas en la oficina) en un trabajo centrado en híbridos. 
Luego, se sienten agotados cuando los resultados no están a la altura de las expectativas.

Para sobresalir en la transición del trabajo híbrido y el liderazgo de equipos híbridos, los gerentes deben adoptar estas cinco claves:
  1. Intencionalidad
  2. Confianza
  3. Autonomía
  4. Conexión
  5. Responsabilidad
INTENCIONALIDAD, NO AUTOMATICIDAD

Es fácil para los gerentes usar el piloto automático y hacer lo que siempre hicieron en el pasado. 
Después de todo, ¿por qué cambiar algo si funcionó en el pasado, verdad?

Esta estrategia conservadora funciona bien la mayor parte del tiempo. 
El problema viene de los momentos en que cambia el contexto, como la transición al trabajo híbrido.

Un cambio de contexto requiere una transformación de la automaticidad a la intencionalidad. 
En lugar de hacer lo mismo que antes en piloto automático, los gerentes deben reconocer la necesidad de cambiar, intencionalmente, su estilo de gestión para adaptarse al nuevo contexto.

Desafortunadamente, nuestro cerebro no está bien preparado para hacer tales cambios intencionales debido a los sesgos cognitivos, que son puntos ciegos mentales que conducen a una mala toma de decisiones.

Uno de los mayores problemas para una gestión eficaz en el trabajo híbrido es el sesgo del statu quo, el deseo de mantener o volver a una situación que nuestros cerebros perciben como cómoda y apropiada. 
Este sesgo ayuda a explicar por qué los gerentes están tratando de hacer retroceder el reloj a enero de 2020, un momento en el que se sentían cómodos y en control.

Un sesgo cognitivo relacionado que plantea un desafío para la gestión del trabajo híbrido se llamdiv>La intencionalidad, la confianza, la autonomía, la conexión y la responsabilidad representan las 5 claves para convertir a un jefe tradicional centrado en la oficina en uno híbrido efectivo.

La mayoría, el 82 % de los encuestados en una nueva encuesta realizada por VMware, tienen una mayor satisfacción laboral si pueden trabajar desde cualquier lugar. 
De esos 5,300 empleados y responsables de la toma de decisiones comerciales, de TI y de recursos humanos que trabajan en una modalidad híbrida o remota, el 56 % dice que sus equipos han aumentado la creatividad y el 55 % informa una mayor colaboración desde antes de la pandemia. 
No es de extrañar que el 74% de las empresas estén adoptando un modelo híbrido permanente.

Sin embargo, los mandos medios están sintiendo la tensión. 
Una encuesta de Future Forum muestra que el 43% de los mandos intermedios reportan agotamiento, más que cualquier otro grupo de trabajadores. 
La carga particularmente grande sobre los mandos intermedios se deriva, en gran parte, de la carga de implementar las políticas de la empresa sobre el trabajo híbrido y el regreso a la oficina. 
Lo que suele suceder, según mi experiencia, es que los ejecutivos deciden las políticas y dejan que los mandos intermedios las implementen.

Ese enfoque funciona bien con políticas claras y sencillas que los gerentes saben cómo implementar bien en función de la experiencia previa. 
Pero los gerentes no tienen experiencia en hacer la transición al trabajo híbrido y luego administrar equipos híbridos. 
Naturalmente, intentan calzar lo que saben (metodologías de gestión centradas en la oficina) en un trabajo centrado en híbridos. 
Luego, se sienten agotados cuando los resultados no están a la altura de las expectativas.

Para sobresalir en la transición del trabajo híbrido y el liderazgo de equipos híbridos, los gerentes deben adoptar estas cinco claves:
  1. Intencionalidad
  2. Confianza
  3. Autonomía
  4. Conexión
  5. Responsabilidad
INTENCIONALIDAD, NO AUTOMATICIDAD

Es fácil para los gerentes usar el piloto automático y hacer lo que siempre hicieron en el pasado. 
Después de todo, ¿por qué cambiar algo si funcionó en el pasado, verdad?

Esta estrategia conservadora funciona bien la mayor parte del tiempo. 
El problema viene de los momentos en que cambia el contexto, como la transición al trabajo híbrido.

Un cambio de contexto requiere una transformación de la automaticidad a la intencionalidad. 
En lugar de hacer lo mismo que antes en piloto automático, los gerentes deben reconocer la necesidad de cambiar, intencionalmente, su estilo de gestión para adaptarse al nuevo contexto.

Desafortunadamente, nuestro cerebro no está bien preparado para hacer tales cambios intencionales debido a los sesgos cognitivos, que son puntos ciegos mentales que conducen a una mala toma de decisiones.

Uno de los mayores problemas para una gestión eficaz en el trabajo híbrido es el sesgo del statu quo, el deseo de mantener o volver a una situación que nuestros cerebros perciben como cómoda y apropiada. 
Este sesgo ayuda a explicar por qué los gerentes están tratando de hacer retroceder el reloj a enero de 2020, un momento en el que se sentían cómodos y en control.

Un sesgo cognitivo relacionado que plantea un desafío para la gestión del trabajo híbrido se llamaiv>La intencionalidad, la confianza, la autonomía, la conexión y la responsabilidad representan las 5 claves para convertir a un jefe tradicional centrado en la oficina en uno híbrido efectivo.

La mayoría, el 82 % de los encuestados en una nueva encuesta realizada por VMware, tienen una mayor satisfacción laboral si pueden trabajar desde cualquier lugar. 
De esos 5,300 empleados y responsables de la toma de decisiones comerciales, de TI y de recursos humanos que trabajan en una modalidad híbrida o remota, el 56 % dice que sus equipos han aumentado la creatividad y el 55 % informa una mayor colaboración desde antes de la pandemia. 
No es de extrañar que el 74% de las empresas estén adoptando un modelo híbrido permanente.

Sin embargo, los mandos medios están sintiendo la tensión. 
Una encuesta de Future Forum muestra que el 43% de los mandos intermedios reportan agotamiento, más que cualquier otro grupo de trabajadores. 
La carga particularmente grande sobre los mandos intermedios se deriva, en gran parte, de la carga de implementar las políticas de la empresa sobre el trabajo híbrido y el regreso a la oficina. 
Lo que suele suceder, según mi experiencia, es que los ejecutivos deciden las políticas y dejan que los mandos intermedios las implementen.

Ese enfoque funciona bien con políticas claras y sencillas que los gerentes saben cómo implementar bien en función de la experiencia previa. 
Pero los gerentes no tienen experiencia en hacer la transición al trabajo híbrido y luego administrar equipos híbridos. 
Naturalmente, intentan calzar lo que saben (metodologías de gestión centradas en la oficina) en un trabajo centrado en híbridos. 
Luego, se sienten agotados cuando los resultados no están a la altura de las expectativas.

Para sobresalir en la transición del trabajo híbrido y el liderazgo de equipos híbridos, los gerentes deben adoptar estas cinco claves:
  1. Intencionalidad
  2. Confianza
  3. Autonomía
  4. Conexión
  5. Responsabilidad
INTENCIONALIDAD, NO AUTOMATICIDAD

Es fácil para los gerentes usar el piloto automático y hacer lo que siempre hicieron en el pasado. 
Después de todo, ¿por qué cambiar algo si funcionó en el pasado, verdad?

Esta estrategia conservadora funciona bien la mayor parte del tiempo. 
El problema viene de los momentos en que cambia el contexto, como la transición al trabajo híbrido.

Un cambio de contexto requiere una transformación de la automaticidad a la intencionalidad. 
En lugar de hacer lo mismo que antes en piloto automático, los gerentes deben reconocer la necesidad de cambiar, intencionalmente, su estilo de gestión para adaptarse al nuevo contexto.

Desafortunadamente, nuestro cerebro no está bien preparado para hacer tales cambios intencionales debido a los sesgos cognitivos, que son puntos ciegos mentales que conducen a una mala toma de decisiones.

Uno de los mayores problemas para una gestión eficaz en el trabajo híbrido es el sesgo del statu quo, el deseo de mantener o volver a una situación que nuestros cerebros perciben como cómoda y apropiada. 
Este sesgo ayuda a explicar por qué los gerentes están tratando de hacer retroceder el reloj a enero de 2020, un momento en el que se sentían cómodos y en control.

Un sesgo cognitivo relacionado que plantea un desafío para la gestión del trabajo híbrido se llama v>La intencionalidad, la confianza, la autonomía, la conexión y la responsabilidad representan las 5 claves para convertir a un jefe tradicional centrado en la oficina en uno híbrido efectivo.

La mayoría, el 82 % de los encuestados en una nueva encuesta realizada por VMware, tienen una mayor satisfacción laboral si pueden trabajar desde cualquier lugar. 
De esos 5,300 empleados y responsables de la toma de decisiones comerciales, de TI y de recursos humanos que trabajan en una modalidad híbrida o remota, el 56 % dice que sus equipos han aumentado la creatividad y el 55 % informa una mayor colaboración desde antes de la pandemia. 
No es de extrañar que el 74% de las empresas estén adoptando un modelo híbrido permanente.

Sin embargo, los mandos medios están sintiendo la tensión. 
Una encuesta de Future Forum muestra que el 43% de los mandos intermedios reportan agotamiento, más que cualquier otro grupo de trabajadores. 
La carga particularmente grande sobre los mandos intermedios se deriva, en gran parte, de la carga de implementar las políticas de la empresa sobre el trabajo híbrido y el regreso a la oficina. 
Lo que suele suceder, según mi experiencia, es que los ejecutivos deciden las políticas y dejan que los mandos intermedios las implementen.

Ese enfoque funciona bien con políticas claras y sencillas que los gerentes saben cómo implementar bien en función de la experiencia previa. 
Pero los gerentes no tienen experiencia en hacer la transición al trabajo híbrido y luego administrar equipos híbridos. 
Naturalmente, intentan calzar lo que saben (metodologías de gestión centradas en la oficina) en un trabajo centrado en híbridos. 
Luego, se sienten agotados cuando los resultados no están a la altura de las expectativas.

Para sobresalir en la transición del trabajo híbrido y el liderazgo de equipos híbridos, los gerentes deben adoptar estas cinco claves:
  1. Intencionalidad
  2. Confianza
  3. Autonomía
  4. Conexión
  5. Responsabilidad
INTENCIONALIDAD, NO AUTOMATICIDAD

Es fácil para los gerentes usar el piloto automático y hacer lo que siempre hicieron en el pasado. 
Después de todo, ¿por qué cambiar algo si funcionó en el pasado, verdad?

Esta estrategia conservadora funciona bien la mayor parte del tiempo. 
El problema viene de los momentos en que cambia el contexto, como la transición al trabajo híbrido.

Un cambio de contexto requiere una transformación de la automaticidad a la intencionalidad. 
En lugar de hacer lo mismo que antes en piloto automático, los gerentes deben reconocer la necesidad de cambiar, intencionalmente, su estilo de g

Temas de esta nota
Enlaces patrocinados