Tus Buenas Noticias
Quienes somosSíguenos

Calaveritas literarias para amigos de la escuela

Te dejamos cinco calaveritas literarias para amigos de la escuela que puedes usar para tu tarea de Día de Muertos

24 octubre, 2022
Calaveritas literarias para amigos de la escuela

Una calaverita literaria son motivo de inspiración para recitarle alguna frase o poema a una persona, y estas llevan a la muerte entre sus prosa. 

Una calavera literaria se refiere a todo aquello es dedicado a la escuela o el salón de clases, las cuales son dedicadas a los maestros, amigos y en general son cortas. Te presentamos cinco calaveritas que puedes tomar para inspiración para hacer la tuya.

Calaverita para un niño

No fue tu culpa, pobre pequeño el final no debía estar aquí,
tú pasabas como colibrí, y perdiste todos tus sueños.

Caíste por un error, por decisión de la muerte
que no tuvo la idea en mente de no causar nuestro dolor.

La Calaca se gozó en esa falta lamentable y te llevó,
niño amable, a su reino gris sin voz.

En la escuela andan diciendo
que la muerte se va a llevar
a los niños que no estudian al panteón a descansar

Abelardo

Abelardo salió de la escuela
Y cuando a su casa llegó
A la muerte en persona 
En su cocina lo encontró

La muerte estaba cocinando
Un delicioso pastel de frensa
Para cuando entró el maestro
El pastel ya estaba en la mesa

Se pusieron los dos a comer
El pastel estaba caliente
Pero eso no les importó
Al maestro y a la Muerte

Brenda

Brenda es una chica fresa
y la muerte se ha enterada
La muerte ha decidido 
invitarla a comer un helado

Ya van la muerte y Brenda
La muerte también es bien fresa
Las dos se creen mucho
Como si trajeran corona en la cabeza

Ojalá que a Brenda y a la muerte
Con el helado les dé diarrea
Para que Brenda tenga su lección
Y una chica fresa no sea

Adriana

Hola cómo estás Adriana
A una calaverita se escuchó decir
Adriana se asustó mucho
y solo alcanzó a mentir

Mis quehaceres estoy haciendo
Estoy muy ocupada ahorita
Vete por donde has venido
Mi querida y hermosa Calaverita.

Daniela

Daniela estaba en su cocina
Pensando en que iba a cocinar
Se dijo dentro de si misma
Una deliciosa gelatina voy a preparar

Puso manos a la obra
Y su gelatina terminó
La dejó que se enfriara
Y al refrigerador la metió

La muerte vino y ella no estaba
Mucha hambre ella traía
Se comió toda la gelatina
Al fin que nadie la veía

Cuando Daniela llegó
Un pedacito de gelatina quería
Y cual sería su gran sorpresa
Gelatina... ya no había.

Lee también: Calaveritas literarias para niños y maestros


Temas de esta nota
image mailchimp
Consumir buenas noticias ayuda a hacernos más felices y mas optimistas
Tal Ben-Shahar
Enlaces patrocinados
<