Síguenos

En Navolato la doctora Gladys Embila sobrepasa desafíos y es ejemplo de superación

En una “lotería genética” resultó ganadora del premio mayor. Eso no la derrumba y en cambio dedica su vida a ayudar a otros en sus dilemas de vida.
11 septiembre, 2023

Navolato, Sinaloa.-  En un rincón donde los caminos se cruzan entre parcelas y la tierra abraza con su aroma ancestral, reside una valiente mujer cuya historia de perseverancia y superación se erige como un faro de luz para todos aquellos que se atreven a desafiar las adversidades. A sus 37 años, Gladys Elizabeth Embila, oriunda de El Vergel y residente de El Portugués, relata para Tus Buenas Noticias un capítulo de vida que destila valor en cada palabra.

Desafiando las apuestas genéticas, Gladys ha enfrentado con entereza y gracia un conjunto de desafíos físicos. "Ganadora del premio mayor en la lotería genética", como ella misma lo describe, se encontró con la enfermedad equinovaro en sus cuatro extremidades, un desafío poco común, como si el destino hubiera decidido ponerla a prueba de manera extraordinaria. Pero su valentía no conoce límites, y a pesar de las dificultades en la cadera que agravaban su condición, Gladys abrazó cada desafío con resiliencia.

Gladys es un ejemplo de perseverancia en Navolato.

Desde su nacimiento en 1985, su camino estuvo marcado por retos que podrían haber quebrantado la voluntad de cualquiera. Sin embargo, Gladys no se rindió. En sus ojos brillaba la determinación, y junto a sus padres, Jorge Luis Embila Barraza y María Irma Valdez Arámburo, encontró la fuerza para enfrentar cada obstáculo. Las dificultades no hicieron más que forjar una unidad familiar indestructible, donde cada miembro, como un engranaje esencial, contribuyó a tejer el éxito y la superación de Gladys.

La senda educativa no estuvo exenta de desafíos. Desde una casa modesta en El Portugués hasta las aulas de Ciudad Universitaria en la Facultad de Psicología en Culiacán, Gladys emprendió una travesía diaria con su padre a su lado, mientras su madre trabajaba incansablemente para proveer. Los roles se entrelazaron y se transformaron, una vida sincronizada que demostraba que el amor de una familia puede vencer cualquier adversidad.

Sus padres Jorge Luis Embila Barraza y María Irma Valdez Arámburo son su aliento.

Gladys persistió en su anhelo de educación. La universidad fue su desafío, una batalla que enfrentó con su padre como su más fiel compañero. Juntos, enfrentaron las largas jornadas de estudio y viajes agotadores, una lucha que culminó en la obtención de su título en psicología con honores y una especialidad en psicoterapia gestal. Su dedicación y esfuerzo la llevaron a concluir su carrera, pero este no fue el punto final de su travesía.

Con valentía y determinación, Gladys se ha convertido en una psicóloga profesional que no solo ha superado sus limitaciones físicas, sino que también ha enriquecido la vida de otros. Su trabajo en el Departamento de Psicología en DIF Navolato ha sido una plataforma para compartir su experiencia y conocimiento, al tiempo quep style="text-align: justify;">Navolato, Sinaloa.-  En un rincón donde los caminos se cruzan entre parcelas y la tierra abraza con su aroma ancestral, reside una valiente mujer cuya historia de perseverancia y superación se erige como un faro de luz para todos aquellos que se atreven a desafiar las adversidades. A sus 37 años, Gladys Elizabeth Embila, oriunda de El Vergel y residente de El Portugués, relata para Tus Buenas Noticias un capítulo de vida que destila valor en cada palabra.

Desafiando las apuestas genéticas, Gladys ha enfrentado con entereza y gracia un conjunto de desafíos físicos. "Ganadora del premio mayor en la lotería genética", como ella misma lo describe, se encontró con la enfermedad equinovaro en sus cuatro extremidades, un desafío poco común, como si el destino hubiera decidido ponerla a prueba de manera extraordinaria. Pero su valentía no conoce límites, y a pesar de las dificultades en la cadera que agravaban su condición, Gladys abrazó cada desafío con resiliencia.

Gladys es un ejemplo de perseverancia en Navolato.

Desde su nacimiento en 1985, su camino estuvo marcado por retos que podrían haber quebrantado la voluntad de cualquiera. Sin embargo, Gladys no se rindió. En sus ojos brillaba la determinación, y junto a sus padres, Jorge Luis Embila Barraza y María Irma Valdez Arámburo, encontró la fuerza para enfrentar cada obstáculo. Las dificultades no hicieron más que forjar una unidad familiar indestructible, donde cada miembro, como un engranaje esencial, contribuyó a tejer el éxito y la superación de Gladys.

La senda educativa no estuvo exenta de desafíos. Desde una casa modesta en El Portugués hasta las aulas de Ciudad Universitaria en la Facultad de Psicología en Culiacán, Gladys emprendió una travesía diaria con su padre a su lado, mientras su madre trabajaba incansablemente para proveer. Los roles se entrelazaron y se transformaron, una vida sincronizada que demostraba que el amor de una familia puede vencer cualquier adversidad.

Sus padres Jorge Luis Embila Barraza
Enlaces patrocinados