Tus Buenas Noticias
Síguenos

“Doña Mary”, conquista el paladar de culiacanenses con “gorditas” rellenas de sabor al estilo Durango

María de Jesús Gallo Espinoza, hace más de 14 años, decidió emprender una nueva aventura de vida en la capital sinaloense

15 julio, 2023
“Doña Mary” señala que algunas de las razones por la que sus clientes regresan es por el preparado al instante y buen sazón de sus productos. Además de la excelente atención.  Foto: Lino Ceballos
“Doña Mary” señala que algunas de las razones por la que sus clientes regresan es por el preparado al instante y buen sazón de sus productos. Además de la excelente atención. Foto: Lino Ceballos

Culiacán, Sinaloa.- María de Jesús Gallo Espinoza, es una reconocida y querida comerciante de los tianguis Laureles Pinos, (jueves), Guadalupe Victoria (viernes) y Huizaches (domingos). Tiene más de 14 años que se dedica a vender “gorditas” rellenas de sabor estilo Durango.

La mujer originaria de San Miguel de las Cruces, Durango, narra que cada vez que venían de vacaciones a Culiacán a visitar a su mamá Rita Amelia Espinoza, “acarreaban” con la tortillera, y hasta con el comal, para preparar la delicia de antojitos al estilo de la “tierra de los alacranes”.

“Me gustaba acompañar a mi mamá al tianguis, ella vendía ropa y fue como decidí vender las gorditas al estilo Durango. Cada que veníamos de vacaciones a Culiacán, me ponía a vender”, expresó la mujer originaria de la comunidad, donde se filmó la película “Pueblo de Madera”, dirigida por Juan Antonio de la Riva.

La demanda de venta de las exquisitas “gorditas” aumentaba, motivo por lo que, en diciembre del año 2015, “Mary” Gallo Espinoza, junto a su esposo Juan Anaya y sus cuatro hijos, deciden emprender una nueva aventura de vida. Ofrecer la delicia del sabor duranguense en la capital sinaloense. “Desde entonces aquí me quedé”, dijo.

Las “gorditas” son una gruesa tortilla de maíz que se rellena con un guisado. El negocio familiar de María de Jesús inicio en diciembre del 2008 en Culiacán.

La vecina de la colonia Lázaro Cárdenas recuerda que inició vendiendo las "gorditas" en una “mesita”, a la intemperie poque no contaba con una carpa, pero poco a poco, personas de buen corazón la apoyaron con muebles para ofrecer un mejor servicio a sus clientes. Esto la motivó a trabajar arduamente para que el negocio al poco tiempo diera frutos.

Actualmente, son siete las personas que apoyan a “Doña Mary”, para seguir en el gusto de cientos de clientes, quienes acuden a tres mercados sobre ruedas a darle rienda suelta al paladar.

María de Jesús ofrece tres días a la semana en los tianguis “gorditas” rellenas de cochinita, carne asada, chile relleno, carne de puerco en chile colorado y deshebrada de res. Además, tiene un amplio menú como pellizcadas de guiso, quesadillas gigantes, burritos y tacos doble tortilla. Los clientes acompañan los antojitos mexicanos de varias salsas, agua fresca y de postre, unas ricas gorditas de harina, de la receta de la abuela.

La mujer emprendedora indica que las gorditas y las pellizcadas son artesanales, y las elaboran con masa de nixtamal y se mezcla con poca Maseca, y se le pone el guisado que el cliente quiera. Agrega que la gente pide de todos los guisos, pero uno de los más solicitados es el de chile relleno.

Gallo Espinoza, manifiesta estar muy contenta con todo lo logrado, ya que asegura que nada ha sido fácil, para mantener el negocio, pero a pesar de todos los obstáculos nunca desistió gracias al valioso apoyo de su familia. “Una de mis mayoresp>Culiacán, Sinaloa.- María de Jesús Gallo Espinoza, es una reconocida y querida comerciante de los tianguis Laureles Pinos, (jueves), Guadalupe Victoria (viernes) y Huizaches (domingos). Tiene más de 14 años que se dedica a vender “gorditas” rellenas de sabor estilo Durango.

La mujer originaria de San Miguel de las Cruces, Durango, narra que cada vez que venían de vacaciones a Culiacán a visitar a su mamá Rita Amelia Espinoza, “acarreaban” con la tortillera, y hasta con el comal, para preparar la delicia de antojitos al estilo de la “tierra de los alacranes”.

“Me gustaba acompañar a mi mamá al tianguis, ella vendía ropa y fue como decidí vender las gorditas al estilo Durango. Cada que veníamos de vacaciones a Culiacán, me ponía a vender”, expresó la mujer originaria de la comunidad, donde se filmó la película “Pueblo de Madera”, dirigida por Juan Antonio de la Riva.

La demanda de venta de las exquisitas “gorditas” aumentaba, motivo por lo que, en diciembre del año 2015, “Mary” Gallo Espinoza, junto a su esposo Juan Anaya y sus cuatro hijos, deciden emprender una nueva aventura de vida. Ofrecer la delicia del sabor duranguense en la capital sinaloense. “Desde entonces aquí me quedé”, dijo.

1 / 8
Imagen 1
2 / 8
Imagen 2
3 / 8
Imagen 3
4 / 8
Imagen 4
5 / 8
Imagen 5
6 / 8
Imagen 6
7 / 8
Imagen 7

Enlaces patrocinados