Tus Buenas Noticias
Síguenos

María Elba, en Culiacán, hizo de la docencia un servicio humano y su misión de vida

Desde muy pequeña, Cabanilla Parra tuvo esa gran pasión por educar a la niñez sinaloense y asegura que si la vida le diera otra oportunidad volvería a ser maestra

31 mayo, 2023

Culiacán, Sinaloa.- Una de las profesiones que más deja huella positiva en nuestras vidas son las maestr@s. Para la profesora María Elba Cabanilla Parra de la colonia Emiliano Zapata enseñar “no es solo un trabajo, es un servicio humano y una gran misión en la vida”.

María Elba, desde muy pequeña, se caracteriza, por ser muy alegre y contar con enorme potencial de docente, quien ha sido un pilar fundamental en la construcción de una mejor sociedad, gracias a su labor que ejerce con paciencia, tolerancia, compromiso y dedicación.

“Desde niña fui muy dedicada a cuidar niños, empezando con mis hermanos. La maestra (Rosario Reyes, QEPD) de la comunidad (El Bolsón, Navolato), me pedía que le ayudara, desde ahí, inicio ese amor y cariño por la docencia. La apoyaba con primer año”, menciona María Elba.

En entrevista para Tus Buenas Noticias revela que conserva palabras de aliento y sabías recibidas de parte de sus padres, que atesora con orgullo: “Valórate, para que te valoren. Quiérete para que te quieran. Cuídate si no te cuidas tú, nadie te va a cuidar”. Y asegura que el respeto no se impone, sino que se gana a pulso.

Recuerda que algo que impactó su vida de infancia fue que a la edad de ocho o nueve años, junto a sus padres, “cruzó el río” a Estados Unidos. Y después de tres años, regresaron a México, a iniciar una nueva vida en Caborca, Sonora, donde culminó sus estudios de primaria y secundaria. Luego vuelven a Sinaloa a su tierra natal, donde concluyó la preparatoria. Era demasiado su pasión por la docencia que a la edad de 16 años inició con sus estudios profesionales en el Instituto Federal de la Capacitación del Magisterio en Culiacán.

Desde joven siempre tuvo una gran determinación. Por eso “Me pagué mis estudios vendiendo raspados. Antes de graduarme de maestra, como era muy entusiasta, se me invitó a cubrir interinatos en diferentes lugares, como Costa Rica, Eldorado, Campo Gobierno, 5 hermanos, en Ahome, en un poblado pegado a la serranía de Chihuahua”, comenta con entusiasmo la reconocida maestra, quien, a pesar de que en algunos lugares caminaba varios kilómetros para llegar al plantel educativo, nunca desistió para realizar la noble labor.

Alrededor de tres años duró como profesora interina. Y en el año de 1976 le asignan una plaza en San Diego, en la sindicatura de Eldorado de Culiacán. Luego de tres años, siguió su responsabilidad social en la comunidad Tres Gotas; posteriormente en poblados de Navolato como; 5 hermanos, Molino de Sataya, La Michoacana y Las Flores.

También le tocó impartir sus conocimientos en escuelas primarias de Culiacán, como la Revolución Mexicana y la Plan de Ayala, pero donde estuvo al frente de las aulas de 1980 al 2003, fue en el plantel educativo Agustín Melgar (turno matutino) y Benito Juárez (turno vespertino) en la colonia Guadalupe Victoria de Culiacán, institución en la que después de más de tres décadas decide jubilarse.

María Elba, confiesa que le fascinaba impartir clases de primer grado, porque le apasionaba enseñar a leer y escribir a sus pupilos. “Me resistía p>Culiacán, Sinaloa.- Una de las profesiones que más deja huella positiva en nuestras vidas son las maestr@s. Para la profesora María Elba Cabanilla Parra de la colonia Emiliano Zapata enseñar “no es solo un trabajo, es un servicio humano y una gran misión en la vida”.

María Elba, desde muy pequeña, se caracteriza, por ser muy alegre y contar con enorme potencial de docente, quien ha sido un pilar fundamental en la construcción de una mejor sociedad, gracias a su labor que ejerce con paciencia, tolerancia, compromiso y dedicación.

“Desde niña fui muy dedicada a cuidar niños, empezando con mis hermanos. La maestra (Rosario Reyes, QEPD) de la comunidad (El Bolsón, Navolato), me pedía que le ayudara, desde ahí, inicio ese amor y cariño por la docencia. La apoyaba con primer año”, menciona María Elba.

En entrevista para Tus Buenas Noticias revela que conserva palabras de aliento y sabías recibidas de parte de sus padres, que atesora con orgullo: “Valórate, para que te valoren. Quiérete para que te quieran. Cuídate si no te cuidas tú, nadie te va a cuidar”. Y asegura que el respeto no se impone, sino que se gana a pulso.

Recuerda que algo que impactó su vida de infancia fue que a la edad de ocho o nueve años, junto a sus padres, “cruzó el río” a Estados Unidos. Y después de tres años, regresaron a México, a iniciar una nueva vida en Caborca, Sonora, donde culminó sus estudios de primaria y secundaria. Luego vuelven a Sinaloa a su tierra natal, donde concluyó la preparatoria. Era demasiado su pasión por la docencia que a la edad de 16 años inició con sus estudios profesionales en el Instituto Federal de la Capacitación del Magisterio en Culiacán.

Desde joven siempre tuvo una gran determinación. Por eso “Me pagué mis estudios vendiendo raspados. Antes de graduarme de maestra, como era muy entusiasta, se me invitó a cubrir interinatos en diferentes lugares, como Costa Rica, Eldorado, Campo Gobierno, 5 hermanos, en Ahome, en un poblado pegado a la serranía de Chihuahua”, comenta con entusiasmo la reconocida maestra, quien, a pesar de que en algunos lugares caminaba varios kilómetros para llegar al plantel educativo, nunca desistió para realizar la noble labor.

Alrededor de tres años duró como profesora interina. Y en el año de 1976 le asignan una plaza en San Diego, en la sindicatura de Eldorado de Culiacán. Luego de tres años, siguió su responsabilidad social en la comunidad Tres Gotas; posteriormente en poblados de Navolato como; 5 hermanos, Molino de Sataya, La Michoacana y Las Flores.

También le t

1 / 8
Imagen 1
2 / 8
Imagen 2
3 / 8
Imagen 3
4 / 8
Imagen 4
5 / 8
Imagen 5
6 / 8
Imagen 6
7 / 8
Imagen 7

Enlaces patrocinados