Síguenos

En Las Coloradas, Culiacán, “Vicky” sabe de dificultades, ayudar al prójimo la llena de felicidad

A Brígida Becerra Yépiz, desde niña le apasiona compartir lo poco que Dios le brinda y se distingue por ser una mujer echada pa’ delante
26 mayo, 2023
Vicky es integrante del Grupo Adultas Mayores del Centro de Atención a Víctimas de Violencia (CESAVVI).
Vicky es integrante del Grupo Adultas Mayores del Centro de Atención a Víctimas de Violencia (CESAVVI).

Culiacán, Sinaloa.- En la colonia Las Coloradas hay muchas necesidades, pero también hay seres humanos de gran corazón. Ayudar a las personas que más lo necesitan “corre por las venas” de Brígida Becerra Yépiz, mejor conocida como “Vicky”, quien desde niña le apasiona fomentar el valor de la solidaridad, al compartir las bendiciones que Dios le brinda.

“Ayudar al prójimo me hace sentir bien conmigo misma, me causa mucha felicidad y bienestar”, asegura la luchadora social.

La mujer originaria de la comunidad de San Diego, sindicatura de Eldorado, recuerda que, a pesar de vivir episodios muy difíciles en la vida, asegura estar de pie y que le agrada compartir con mucho cariño lo poco que tiene.

“Tenía como 12 años cuando me mandaron a vivir a Guadalajara, pero a los 15 años me regresé al ejido San Diego, y luego me casé y nació mi primer hijo, pero lamentablemente enviudé. Yo sola lo saqué adelante vendiendo, elotes, raspados, hasta trabajé en el campo, cortando ejotes y tomates”, revela con entusiasmo “Vicky”.  

Pasado el tiempo se vuelve a casar y procrea cuatro hijos más. Reflexionando sobre las condiciones de adversidad y riesgos en que vivió ese período, tomó la determinación de seguir sola con la vida haciéndose responsable de sus hijos. Entonces decide emigrar a Culiacán, donde se arma de valor y se emplea lavando y planchando ajeno, con el objetivo de sacar adelante a su principal motor en la vida, sus cincos descendientes.

Hora ya tiene 60 años y ve la vida con otros ojos. “Me ha tocado vivir en diferentes sectores de Culiacán, pero si algo me hace sentir orgullosa es que yo sola pude sacar adelante a mis hijos, porque desde niña me enseñé a trabajar y enfrentar a cualquier obstáculo, no dejarme vencer. Si me caigo, me levanto con más fuerza”, expresa la mujer de gran corazón.

“Vicky”, manifiesta que hace 12 años llega a un maravilloso lugar donde “volvió a nacer”, al Centro Especializado de Atención a Víctimas de Violencia (CESAVVI), institución que se ubica en la colonia 5 de Febrero y que depende del Instituto Municipal de las Mujeres (IMMUJERES), donde se brinda ayuda gratuita para prevenir riesgos y cualquier tipo de violencia física o psicológica.

“Estoy muy agradecida con cada una de las personas que trabajan en el CESAVVI, me han ayudado bastante, en especial aprender a amarme yo misma. Crecí en un mundo lleno de violencia, donde lo veía normal, pero gracias a Dios, he logrado superar esos reprobables actos. El amor propio es el más bonito sentimiento de amor que tiene el ser humano hacia uno mismo. Te permite disfrutar de la vida, relacionarse de manera más sana y enfrentarse con mayor fuerza cada uno de los obstáculos”, declara con mucho orgullo la empoderada mujer.

Ahora Becerra Yépiz, es reconocida por ser una las principales activistas que luchan día a día para erradicar la violencia en su comunidad. “Invito a toda persona que sufra de violencia, no quedarse callada, denunciar, y quitarse la idea de que la violencia es normal. También es muy importante promover la igualdad entre hombres y mujeres”, enfatiza la “Vickp>Culiacán, Sinaloa.- En la colonia Las Coloradas hay muchas necesidades, pero también hay seres humanos de gran corazón. Ayudar a las personas que más lo necesitan “corre por las venas” de Brígida Becerra Yépiz, mejor conocida como “Vicky”, quien desde niña le apasiona fomentar el valor de la solidaridad, al compartir las bendiciones que Dios le brinda.

“Ayudar al prójimo me hace sentir bien conmigo misma, me causa mucha felicidad y bienestar”, asegura la luchadora social.

La mujer originaria de la comunidad de San Diego, sindicatura de Eldorado, recuerda que, a pesar de vivir episodios muy difíciles en la vida, asegura estar de pie y que le agrada compartir con mucho cariño lo poco que tiene.

“Tenía como 12 años cuando me mandaron a vivir a Guadalajara, pero a los 15 años me regresé al ejido San Diego, y luego me casé y nació mi primer hijo, pero lamentablemente enviudé. Yo sola lo saqué adelante vendiendo, elotes, raspados, hasta trabajé en el campo, cortando ejotes y tomates”, revela con entusiasmo “Vicky”.  

Pasado el tiempo se vuelve a casar y procrea cuatro hijos más. Reflexionando sobre las condiciones de adversidad y riesgos en que vivió ese período, tomó la determinación de seguir sola con la vida haciéndose responsable de sus hijos. Entonces decide emigrar a Culiacán, donde se arma de valor y se emplea lavando y planchando ajeno, con el objetivo de sacar adelante a su principal motor en la vida, sus cincos descendientes.

Hora ya tiene 60 años y ve la vida con otros ojos. “Me ha tocado vivir en diferentes sectores de Culiacán, pero si algo me hace sentir orgullosa es que yo sola pude sacar adelante a mis hijos, porque desde niña me enseñé a trabajar y enfrentar a cualquier obstáculo, no dejarme vencer. Si me caigo, me levanto con más fuerza”, expresa la mujer de gran corazón.

“Vicky”, manifiesta que hace 12 años llega a un maravilloso lugar donde “volvió a nacer”, al Centro Especializado de Atención a Víctimas de Violencia (CESAVVI), institución que se ubica en la colonia 5 de Febrero y que depende del Instituto Municipal de las Mujeres (IMMUJERES), donde se brinda ayuda gratuita para prevenir riesgos y cualquier tipo de violencia física o psicológica.

“Estoy muy agradecida con cada una de las personas que trabajan en el CESAVVI, me han ayudado bastante, en especial aprender a amarme yo misma. Crecí en un mundo lleno de violencia, donde lo veía normal, pero

1 / 7
Imagen 1
2 / 7
Imagen 2
3 / 7
Imagen 3
4 / 7
Imagen 4
5 / 7
Imagen 5
6 / 7
Imagen 6

Enlaces patrocinados