Síguenos

Emprendedores en Barrancos, un alivio para la economía

En muy poco tiempo, Barrancos se ha convertido en un sector con gran fuerza en materia económica.

Emprendedores en Barrancos, un alivio para la economía

Los habitantes del sector Barrancos, han demostrado que no es necesaria una inversión millonaria para poder emprender sus negocios y salir adelante, o ser una ayuda para la manutención de la familia.

En este lugar, se puede encontrar establecidas cadenas comerciales de gran renombre; pero no solo eso, también se encuentra a personas que hacen su esfuerzo adicional por lograr destacar con sus microempresas.

El trabajo para ellos es doble; debido a que tienen la competencia de esos establecimientos muy de cerca, pero no se dejan vencer. Son por el contrario un ejemplo de lucha y perseverancia.

Aquí se puede encontrar talleres de reparación de calzado, mecánicos, negocios de servicio de aire acondicionado, estéticas, barberías y muchos otros servicios.

Pero no solo eso. También hay vecinos que venden productos para el hogar por medio de catálogos, calzado o incluso ropa de segunda mano.

Vale la pena señalar que cada uno, hace su mayor esfuerzo por mantenerse y encontrar a sus clientes potenciales.

Por supuesto que la pandemia de Covid-19 fue un duro golpe a la economía en el mundo, pero específicamente la economía local sufrió un descalabro que, para muchas personas, fue un reto difícil de superar.

Hubo mucha pérdida de empleo, o peor aún; la pérdida de salud de alguno de los integrantes de las familias, que los obligó a buscar una nueva opción para sustentar el gasto en el hogar.

Así, con la intención de traer un poco de dinero extra, decidieron dedicar parte de su tiempo a la venta de raspados, o pusieron una mesa con la venta de snacks.

No faltó quién se viera obligada a hacer heladitos para vender desde casa y no descuidar a la familia.

Igual se puede encontrar anuncios de personas que desde sus hogares realizan arreglos de ropa a medida, o la venta de tamales, tortas o incluso de cortes de cabello.

Las salas de sus hogares se convirtieron en salas de belleza, o sus cocinas en el lugar ideal para preparar cena que luego pondrán a la venta.

Surgieron también vendedores de donas, viejitas y aguas en los semáforos del sector, que si bien; el dinero obtenido con la venta de estos productos no representa el ingreso total de la familia, si es de gran ayuda para enfrentar los gastos que han surgido en tiempos difíciles.

Esas dificultades, en lugar de desanimar a estas personas, les sirvió como impulso para salir adelante.

Así, es como en el sector Barrancos, los habitantes del lugar ponen en manifiesto que no se necesitan inversiones millonarias para poder emprender y salir adelante.

Lo que se necesita, según ellos, es el ánimo y el valor para tomar lo que está ahí, una oportunidad que se vieron obligados a tomar para que no falte el pan en la mesa.

Ninguno de estos emprendedores en todas las escalas espera hacerse rico de la noche a la mañana, luchan con mucho entusiasmo y dedicación. El trabajo es la vida, el emprendimiento es el método.

 

Te puede interesar
Últimas noticias