Síguenos

Científicos confirman que comer arándanos reduce el riesgo de demencia

Los arándanos son especialmente ricos en micronutrientes y antioxidantes llamados antocianinas

Científicos confirman que comer arándanos reduce el riesgo de demencia
Científicos confirman que comer arándanos reduce el riesgo de demencia.
Científicos confirman que comer arándanos reduce el riesgo de demencia.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Cincinnati han descubierto que agregar arándanos a la dieta diaria de ciertas personas de mediana edad puede reducir la posibilidad de desarrollar demencia en las últimas etapas de la vida, según publica la revista Nutrients.

El Dr. Robert Krikorian y su equipo han estado estudiando los beneficios de las bayas para las personas con mayor riesgo de Alzheimer y demencia. Si bien no es del todo diferente de otras bayas y plantas, como el repollo rojo, explicó que los arándanos son especialmente ricos en micronutrientes y antioxidantes llamados antocianinas, que ayudan a darles su color y también ayudan a proteger las plantas de la sobreexposición a la radiación, agentes infecciosos y otros. amenazas

“Habíamos observado beneficios cognitivos con los arándanos en estudios anteriores con adultos mayores y pensamos que podrían ser eficaces en individuos más jóvenes con resistencia a la insulina dijo Krikorian, profesor emérito y director de la división de psicología del Departamento de Psiquiatría y Neurociencia del Comportamiento de la Facultad de Medicina de la UC. La enfermedad de Alzheimer, como todas las enfermedades crónicas del envejecimiento, se desarrolla a lo largo de un periodo de muchos años que comienza en la mediana edad”.

Fueron 33 pacientes los que los investigadores estudiaron de la zona de Cincinnati. La edades de ellos eran de entre los 50 y los 65 años, además tenían sobrepeso, eran prediabéticos y habían notado un leve deterioro de la memoria con el envejecimiento, estas características distinguen a las personas que puedan tener mayor riesgo de padecer tardía.

Fue durante 12 semanas, se solicitó a los pacientes que no consumieran bayas de cualquier tipo, excepto un paquete diario de suplemento en polvo que debían mezclar con agua y consumir con el desayuno o la cena. La mitad de los participantes recibieron polvos que contenían el equivalente a media taza de arándanos enteros, mientras que la otra mitad recibió un placebo.

Krikorian señala que los del grupo tratado con arándanos mostraron una mejora en las tareas cognitivas que dependen del control ejecutivo. “Esto se evidenció como una menor interferencia de información extraña durante el aprendizaje y la memoria”, afirma Krikorian.

Además, presentaron niveles de insulina en ayunas más bajos, lo que significa que los participantes mejoraron su función metabólica y fueron capaces de quemar más fácilmente las grasas para obtener energía.

Lee más: Hepatitis Aguda. Recomendaciones para que padres de familia protejan a sus hijos

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias