Tus Buenas Noticias
Síguenos

Juan Manuel y su caminar por el saber de Pachuca

“Necesitamos hacer en Pachuca un crisol, en el que esta sociedad que vive hoy establezca las bases, no del Pachuca actual, sino del que está por venir. No podemos pensar en el hoy, porque ya pasó, tenemos que pensar en el mañana; el mañana ya es el minuto que sigue".

18 enero, 2024

“El hombre no tiene naturaleza, sólo tiene historia”, esta frase dicha por el Filósofo Español José Ortega y Gasset, es clave para la vida y el trabajo del Licenciado Juan Manuel Menes Llaguno. Un hombre que ha dedicado su vida y sus esfuerzos en mejorar la vida de las personas en su entorno, utilizando los estudios, la educación, la lectura y la historia como sus principales herramientas para convertirse en uno de los personajes que han dejado huella en el estado de Hidalgo. 

Nuestra historia comienza con un joven recién llegado a la universidad en Pachuca, que en ese entonces no tenía más de setenta mil habitantes, una ciudad orientada principalmente a la minería; las carreras estaban orientadas a ayudar a esta industria, como contadores, ingenieros, transportistas, etc.

Debido a las condiciones económicas de su familia no tuvo la oportunidad de irse a estudiar a otro estado, matriculandose en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, donde de 1966 a 1970 cursó la carrera de Derecho, la que él describe como muy versátil, abierta y humanística. 

Juan Manuel comenzó a ejercer como abogado a inicios de su cuarto año de estudios, a solo un año de graduarse; siendo llamado a un despacho de abogados encargado de asuntos laborales. Esto fue muy importante en la época que inicia su vida profesional en el área jurídico laboral, esta comenzó a tener una fuerza muy grande, ya que el estado crecía, y se desarrollaba su economía comercial.

Esta fue la primera oportunidad que tuvo de ayudar, quienes venían a ese despacho eran personas trabajadoras, que habían perdido sus trabajos y buscaban el apoyo de un abogado, pero no podían permitirse uno por las condiciones económicas. Usando los contratos de Cuota Litis, que consisten en no hacer un cobro por los servicios en primer momento, comenzando el procedimiento y la demanda, pudo ayudar a sus clientes, pidiendo solo un porcentaje que variaba de acuerdo al trato acordado. 

Para muchas personas esta fue la oportunidad de volver a comenzar, y de Juan Manuel de crecer como abogado, ayudando a las personas que en ese momento por las condiciones laborales y la edad, se les cerraba el mundo laboral. Hacer una demanda donde pidieran que se le reinstalara en el trabajo o que se les pagara y le indemnizaran; daba a la persona la oportunidad de buscar un nuevo empleo o iniciar uno propio.

En 1972 se recibió como abogado. Pero en ese mismo año se fundó el Centro Hidalguense de Investigaciones Históricas AC (Cehinhac), siendo fundador junto a compañeros y algunos de sus maestros, acompañados de un sacerdote e historiador llamado Hector Samperio Gutierrez. 

Algo crucial que necesitamos conocer para continuar la historia, es que Juan Manuel tiene un gran amor por los libros y la lectura. Él desde joven los encontraba fascinantes y podía perderse horas entre las páginas. Y entre todos los temas, la historia era uno de sus favoritos y más importantes en su vida. “Para mí, conocer la historia, tanto en lo personal, como en el entorno inmediato y remoto, es fundamental para definirnos como seres humanos”, fue una de las frases que usó para describir el impacto que tiene la historia sobre nosotros y que usaría como base en la enseñanza que daría como Maestro. 

El mismo a&ntip>“El hombre no tiene naturaleza, sólo tiene historia”, esta frase dicha por el Filósofo Español José Ortega y Gasset, es clave para la vida y el trabajo del Licenciado Juan Manuel Menes Llaguno. Un hombre que ha dedicado su vida y sus esfuerzos en mejorar la vida de las personas en su entorno, utilizando los estudios, la educación, la lectura y la historia como sus principales herramientas para convertirse en uno de los personajes que han dejado huella en el estado de Hidalgo. 

Nuestra historia comienza con un joven recién llegado a la universidad en Pachuca, que en ese entonces no tenía más de setenta mil habitantes, una ciudad orientada principalmente a la minería; las carreras estaban orientadas a ayudar a esta industria, como contadores, ingenieros, transportistas, etc.

Debido a las condiciones económicas de su familia no tuvo la oportunidad de irse a estudiar a otro estado, matriculandose en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, donde de 1966 a 1970 cursó la carrera de Derecho, la que él describe como muy versátil, abierta y humanística. 

Juan Manuel comenzó a ejercer como abogado a inicios de su cuarto año de estudios, a solo un año de graduarse; siendo llamado a un despacho de abogados encargado de asuntos laborales. Esto fue muy importante en la época que inicia su vida profesional en el área jurídico laboral, esta comenzó a tener una fuerza muy grande, ya que el estado crecía, y se desarrollaba su economía comercial.

Esta fue la primera oportunidad que tuvo de ayudar, quienes venían a ese despacho eran personas trabajadoras, que habían perdido sus trabajos y buscaban el apoyo de un abogado, pero no podían permitirse uno por las condiciones económicas. Usando los contratos de Cuota Litis, que consisten en no hacer un cobro por los servicios en primer momento, comenzando el procedimiento y la demanda, pudo ayudar a sus clientes, pidiendo solo un porcentaje que variaba de acuerdo al trato acordado. 

Para muchas personas esta fue la oportunidad de volver a comenzar, y de Juan Manuel de crecer como abogado, ayudando a las personas que en ese momento por las condiciones laborales y la edad, se les cerraba el mundo laboral. Hacer una demanda donde pidieran que se le reinstalara en el trabajo o que se les pagara y le indemnizaran; daba a la persona la oportunidad de buscar un nuevo empleo o iniciar uno propio.

En 1972 se recibió como abogado. Pero en ese mismo año se fundó el Centro Hidalguense de Investigaciones Históricas AC (Cehinhac), siendo fundador junto a compañeros y algunos de sus maestros, acompañados de un sacerdote e historiador llamado Hector Samperio Gutierrez. 

Algo crucial que necesitamos conocer para continuar la historia, es que Juan Manuel tiene un gran amor por los libros y la lectura. Él desde joven los encontraba fascinantes y podía perderse horas entre las páginas. Y entre todos los temas, la historia era uno de sus favoritos y más importantes en su vida. “Para mí, conocer la historia, tanto en lo personal, como en el entorno inmediato y remoto, es fundamental para definirnos como seres humanos”, fue una de las frases que usó para describir el impacto que tiene la historia sobre nosotros y que usaría como base en la enseñanza que daría como Maestro. 

El mismo a&ntil>“El hombre no tiene naturaleza, sólo tiene historia”, esta frase dicha por el Filósofo Español José Ortega y Gasset, es clave para la vida y el trabajo del Licenciado Juan Manuel Menes Llaguno. Un hombre que ha dedicado su vida y sus esfuerzos en mejorar la vida de las personas en su entorno, utilizando los estudios, la educación, la lectura y la historia como sus principales herramientas para convertirse en uno de los personajes que han dejado huella en el estado de Hidalgo. 

Nuestra historia comienza con un joven recién llegado a la universidad en Pachuca, que en ese entonces no tenía más de setenta mil habitantes, una ciudad orientada principalmente a la minería; las carreras estaban orientadas a ayudar a esta industria, como contadores, ingenieros, transportistas, etc.

Debido a las condiciones económicas de su familia no tuvo la oportunidad de irse a estudiar a otro estado, matriculandose en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, donde de 1966 a 1970 cursó la carrera de Derecho, la que él describe como muy versátil, abierta y humanística. 

Juan Manuel comenzó a ejercer como abogado a inicios de su cuarto año de estudios, a solo un año de graduarse; siendo llamado a un despacho de abogados encargado de asuntos laborales. Esto fue muy importante en la época que inicia su vida profesional en el área jurídico laboral, esta comenzó a tener una fuerza muy grande, ya que el estado crecía, y se desarrollaba su economía comercial.

Esta fue la primera oportunidad que tuvo de ayudar, quienes venían a ese despacho eran personas trabajadoras, que habían perdido sus trabajos y buscaban el apoyo de un abogado, pero no podían permitirse uno por las condiciones económicas. Usando los contratos de Cuota Litis, que consisten en no hacer un cobro por los servicios en primer momento, comenzando el procedimiento y la demanda, pudo ayudar a sus clientes, pidiendo solo un porcentaje que variaba de acuerdo al trato acordado. 

Para muchas personas esta fue la oportunidad de volver a comenzar, y de Juan Manuel de crecer como abogado, ayudando a las personas que en ese momento por las condiciones laborales y la edad, se les cerraba el mundo laboral. Hacer una demanda donde pidieran que se le reinstalara en el trabajo o que se les pagara y le indemnizaran; daba a la persona la oportunidad de buscar un nuevo empleo o iniciar uno propio.

En 1972 se recibió como abogado. Pero en ese mismo año se fundó el Centro Hidalguense de Investigaciones Históricas AC (Cehinhac), siendo fundador junto a compañeros y algunos de sus maestros, acompañados de un sacerdote e historiador llamado Hector Samperio Gutierrez. 

Algo crucial que necesitamos conocer para continuar la historia, es que Juan Manuel tiene un gran amor por los libros y la lectura. Él desde joven los encontraba fascinantes y podía perderse horas entre las páginas. Y entre todos los temas, la historia era uno de sus favoritos y más importantes en su vida. “Para mí, conocer la historia, tanto en lo personal, como en el entorno inmediato y remoto, es fundamental para definirnos como seres humanos”, fue una de las frases que usó para describir el impacto que tiene la historia sobre nosotros y que usaría como base en la enseñanza que daría como Maestro. 

El mismo a&ntild“El hombre no tiene naturaleza, sólo tiene historia”, esta frase dicha por el Filósofo Español José Ortega y Gasset, es clave para la vida y el trabajo del Li

Temas de esta nota
Enlaces patrocinados