Síguenos

Con el sabor del mar Juan Carlos deleita con almejas, patas de mula y ostiones en el malecón de Altata

Hace más de cinco años junto a su esposa decide emprender el negocio de mariscos y deliciosas cocadas

3 octubre, 2022
Con el sabor del mar Juan Carlos deleita con almejas, patas de mula y ostiones en el malecón de Altata
Juan Carlos junto a su esposa Hilda, deciden emprender un negocio en el malecón de Altata. Fotos: Lino Ceballos
Juan Carlos junto a su esposa Hilda, deciden emprender un negocio en el malecón de Altata. Fotos: Lino Ceballos

Navolato, Sinaloa. Si vives junto al mar y hay miles de visitantes cada año, ofertar mariscos es un buen emprendimiento si se sabe administrar y promocionar. Desde hace más de cinco años, Juan Carlos Bueno Rojo, junto a su esposa Hilda Sánchez Zazueta, deciden emprender un negocio de venta de almejas, ostiones, jaibas, patas de mula y sabrosas cocadas en el malecón de Altata.

Ahora para los visitantes sus productos son un deleite, y para Hilda y Juan Carlos una fuente de ingreso sana. Para beneplácito de los emprendedores, los productos del mar tienen buena aceptación de las personas que acuden a disfrutar de buen paseo en la bahía de Altata, en especial los fines de semana.

“Gracias a Dios, el negocio nos da para comer. Muchas personas ya nos conocen y acuden a comprarnos el producto porque saben que está fresco y es de calidad”, afirma Bueno Rojo.

Juan Carlos, argumenta que, en el inicio del emprendimiento lo apoyó su hermana Sonia, quien vive en Estados Unidos. Con el financiamiento compró una carreta de madera, donde actualmente comercializa sus productos, en horarios de 12:00 de medio días hasta las 11:00 de la noche. Del gesto humano de su hermana lo motivó para poner todo el empeño en consolidar su fuente de empleo, en especial durante pandemia, que no fue un tiempo fácil.

“Como yo sé hacer cocadas, y con el apoyo de mi esposa decidí elaborarlas y también venderlas en mi puesto. Muchas personas de Altata y turistas comen con gusto los productos que nosotros fabricamos y les agrada, porque regresan”, expresa con orgullo el emprendedor establecido en pleno malecón de la bahía navolatense.

De su buena experiencia, Juan Carlos Bueno Rojo recomienda perderle miedo al emprendimiento y estudiar lo que puede ser funcional según la vocación de cada quien, porque “el que no arriesga, no gana”, dice con autoridad.

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias