Síguenos

Atender violencias de género, cambios culturales y la impunidad para conseguir paz

Convoca el Director del Instituto de la Economía y la Paz desarrollar una ética de comprensión de los delitos desde víctimas y perpetradores

23 septiembre, 2022
Atender violencias de género, cambios culturales y la impunidad para conseguir paz

Para lograr una paz duradera en México uno de los desafíos es atender las violencias de género, promover y desarrollar cambios culturales y disminuir los índices de impunidad, advierte Carlos Juárez, Director para el Instituto de la Economía y la Paz.

El responsable del anuario del índice de Paz México participó como ponente en la III Semana Internacional de la paz, celebrada en Culiacán, donde habló de los “Desafíos y oportunidades para la construcción de Paz”.

Al presentar las cifras de los principales delitos que miden en México, el especialista en temas de paz destacó que Sinaloa ha venido mejorando en los últimos años en indicadores, siendo el estado que más ha mejorado en los últimos 7 años medidos, ubicándose en la posición 15 de 32 en que se encontraba. Porque hace 7 años estaba en la posición 31 de 32, representando los más altos niveles de violencia.

Dijo que “a veces sorprende porque esperaríamos ver en los peores lugares a Guerrero, a Sinaloa, o Tamaulipas, pero hay estados con más violencia y disputa territorial y alta disposición de armas de fuego.

Lee también: La cultura de la paz se rompe cada vez que se dispara un arma: César López

Refirió que los estados con mayor nivel de violencia se tienen al centro de México, identificándose 6 estados que concentran la mitad de la violencia del país: Sonora, Guanajuato, estado de México, Baja California, Chihuahua, Jalisco y Michoacán.

Durante su exposición comentó que durante 2021 algunos indicadores llegaron a máximos históricos. Sobre todo: violencia de género, personas desplazadas, formas de violencia familiar y violencia sexual. Nunca habían tenido más desplazados, más desaparecidos, feminicidios y violencia contra periodistas.

Lee también: Festival por la Paz en la escuela Juan M. Banderas de la colonia Renato Vega Amador en Culiacán

Cuestionó el reparto del gasto público con aumento a gasto militar a nivel nacional y mientras que en el sistema de justicia el gasto viene a la baja.

En el análisis de delitos afirmó que el homicidio el arma de fuego es la mayor causa de muerte, mientras que en Estados Unidos Americanos la principal causa de muerte es por consumo de fentanilo. La droga es lo que está matando a los jóvenes allá. En tanto que, para los niños de primaria en EUA, la principal causa de muerte es el disparo de armas de fuego.

Dijo que en México y en Estados Unidos tenemos problemas comunes, “las armas que están matando a los niños en EUA vienen a México de manera ilegal, matan a nuestros jóvenes acá, se produce el fentanilo a través de delincuencia organizada, y ese fentanilo es el que mata a los jóvenes de EUA”.

Con esta relación, Carlos Juárez declaró que es importante tener estrategias bilaterales más efectivas en los dos lados de la frontera. Expuso que con la legalización de mariguana en EUA el consumo cayó en 90% en últimos 10 años, pero en cambio el fentanilo creció en 270% en EUA, lo que evidencia dónde se concentran ahora las rutas criminales.

Respecto de otros indicadores del Índice de Paz detalló que, en la medición de la tasa de homicidios, en tabla del 2015 a 2021, este delito creció en un 76%, con más de 211 mil personas asesinadas, con lo que México se coloca con la octava tasa de homicidios más alta del mundo, con una tasa de 26.6 % de homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes. Los datos revelan que dos terceras partes de los homicidios están relacionados con delincuencia organizada.

En delitos mayores, dijo, mientras el secuestro y la trata de personas han venido a la baja, el narcomenudeo y la extorsión siguen creciendo, lo cual tiene que ver con los cambios en las estrategias de mercado y consumo de drogas en el extranjero. Las drogas que antes se enviaban a EUA se consumen en México vía narcomenudeo.

Entre los desafíos, el especialista habló de la necesidad de abordar la violencia y la paz desde la complejidad; desarrollar una ética de comprensión desde víctimas perpetradores; atender la violencia de género y sus dinámicas particulares desde las causas a los efectos; además de resistir la polarización mediante la colaboración intersectorial y trabajo articulado con la sociedad.

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias