Tus Buenas Noticias
Síguenos

Hace 40 años Martita vende helados en la 10 de Mayo

Es un ejemplo de persistencia y afecto. Con sus helados refresca a los acalorados niños y lleva el sustento a su hogar. Hace 40 años Martita vende helados.

2 febrero, 2022
Hace 40 años Martita vende helados en la 10 de Mayo
Hace 40 años Martita vende helados en la 10 de Mayo

Es un ejemplo de persistencia y afecto. Con sus helados refresca a los acalorados niños y lleva el sustento a su hogar. Hace 40 años Martita vende helados.

Martha Elena Sandoval, es una mujer de 72 años que desde hace 40, se ha dedicado al comercio ambulante. Vende helados y mangoneadas para vivir. ¡Sí, desde hace 40 años Martita vende helados!.

Luego de que su esposo se fue, tuvo que afrontar la responsabilidad en su hogar y sacar adelante a sus tres hijos. Una dosis de simpatía y la persistencia son su fortaleza.

Antes de la pandemia de Covid-19, que resultó ser un azote para todos, también trajo severas afectaciones para Martita, como todos la llaman de cariño.

También puedes leer: Vecinos honran a la madre con mural participativo en la 10 de mayo

De lunes a viernes, durante 40 años, tomaba su hielera y la llenaba de helados de diferentes sabores, y se los llevaba a la puerta de la primaria Lázaro Cárdenas ahí, en su colonia 10 de Mayo, donde ayudaba a los asoleados niños a refrescarse y además llevaba un pesito para su hogar. Al llegar el Covid, las escuelas dejaron a los niños en casa, y a vendedores como Martita sin una fuente de ingresos.

“Mi vida la dediqué a cuidar a mis hijos y a vender los helados en la primaria, no es mucho lo que vendía, pero siempre sacaba para mis necesidades. Desde que cerraron las escuelas, me la he visto muy dura”, señala Martita

Ahora, que está cerrada la primaria, Martita vende de casa en casa sus heladitos. Aunque no vende como antes, al menos logra obtener un ingreso.

“En tiempo de frío vendo donas, en calor mangoneadas y helados. Así he vivido toda mi vida, solo que ahora me he tenido que ir casa por casa, pero es muy cansado”, expresó.

Aunque recibe la pensión de gobierno federal, no le es suficiente para vivir, asegura que mejor invierte ese dinero, y así le rinde. “Yo solo quiero sacar dinero para vivir, no estoy haciendo nada malo”, señala.

Para ella no han sido días fáciles de sobrellevar, sin embargo, se siente afortunada porque algunos de los niños que eran sus clientes aún siguen yendo hasta su casa para comprarle helados o para saludar.

Te invitamos a leer: VIDEO: Doña Tina, honrando a los muertos mantuvo vivos a sus 10 hijos

“Cuando los veo llegar es una fiesta, es que no es nada más vender los helados, es platicar con los niños, que te cuenten como les va en la escuela, a lo que les gusta jugar, todo eso te llena de vida, te contagian su energía. Pero estar aquí nada más encerrada, no es vida”, dice con certeza.

En tantos años Martita se ha ganado el cariño de todos en la primaria. Ha visto pasar generaciones y más generaciones de niños que ahora son adultos y la siguen frecuentando. Asegura que los helados le han dejado un buen sabor de boca. Porque en la 10 de Mayo, Martita vende helados y gana felicidad.

Periódico Sector Sur Culiacán enero 2022

(Dale clic al recuadro para agrandar la imagen y adaptar el tamaño para que puedas leer mejor)


Enlaces patrocinados