Tus Buenas Noticias
Síguenos

7 reglas de Einstein para una vida mejor

Cuando piensas en la apariencia de Einstein, puede que te venga a la mente la palabra "desaliñado".

19 febrero, 2024
7 reglas de Einstein para una vida mejor
Albert Einstein.

Regla número 1: Dedica tus esfuerzos a las cosas que importan.


Cuando piensas en la apariencia de Einstein, puede que te venga a la mente la palabra "desaliñado". Su cabello crecido y despeinado, su ropa gastada, etc., todo era notoriamente descuidado. Pero nada de eso molestó a Einstein, quien en sus últimos años vistió lo que podría considerarse casi un uniforme: un traje gris, con una chaqueta de cuero, con zapatos y sin calcetines.

Esta idea, de usar ropa simple pero funcional que haga que el usuario se sienta cómodo consigo mismo, se ha hecho famosa en los últimos años por emprendedores tecnológicos que tienen su propio estilo característico:

Steve Jobs y sus vaqueros azules y jerseys de cuello alto negros,

Jeff Bezos, que viste jeans azules con camisas monocromáticas de manga corta y cuello,

Mark Zuckerberg, que prefiere los vaqueros y las camisetas,

Satya Nadella, que normalmente viste pantalones y polos.

Si tienes muchas decisiones que tomar cada día, o mucho trabajo que requiere esfuerzo mental en cualquier sentido, reducir tu carga mental general es de suma importancia si quieres evitar lo que se conoce como fatiga de decisión: donde nuestra capacidad, la capacidad de tomar buenas decisiones se degrada a medida que nos cansamos cada vez más de tener que tomar decisiones.

La vestimenta uniforme tiene sus raíces no sólo en la eficiencia física sino también mental. Las personas que tienen que tomar decisiones inmensas todos los días a veces eligen un conjunto consistente porque les permite evitar la fatiga de las decisiones, donde tomar demasiadas decisiones puede causar que la productividad disminuya.

Es una manera de economizar esfuerzos: ponerlos donde más se necesitan, a costa de no desperdiciarlos en asuntos sin importancia. En otras palabras, elegir no esforzarse en las cosas que son superfluas para lo que realmente es importante para usted es una forma de volverse más eficiente mentalmente, lo que libera su mente para concentrarse en lo que realmente le importa más. Las recompensas de centrar su mente en lo que era realmente importante para él lo llevaron a una vida rica y plena.

Regla número 2: Haz las cosas que amas, incluso si eres terrible en ellas.


Si bien muchas de las pasiones de Einstein iban mucho más allá de la física (incluido el amor por los productos horneados y la inclinación por tocar el violín), quizás la que más disfrutaba era navegar. Como escribió Einstein: “Un crucero por el mar es una excelente oportunidad para disfrutar de la máxima calma y reflexionar sobre las ideas desde una perspectiva diferente”. Su segunda esposa, Elsa, agregó que “no hay otro lugar donde mi esposo esté tan relajado, dulce, sereno y alejado de las distracciones rutinarias; el barco lo lleva muy lejos”. Al centrarse en algo mundano, la mente de Einstein tenía libertad para divagar, lo que con frecuencia le llevaba a ideas nuevas y apasionantes.

Einstein, sin embargo, era completamente inepto navegando y, en el mejor de los casos, era un marinero tremendamente distraído. Con frecuencia perdía el rumbo, encallaba su barco o se le caía el mástil. Otros veleros con frecuencia tenían que tener cuidado con el barco de Einstein, ya que era un peligro para él y para los demás, negándose a usar un chaleco salvavidas a pesar de no saber nadar. Los navegantes e incluso los niños lo rescataban rutinariamente, y era frecuente que remolcaran su bote de regreso a la orilla. Pero la serenidad que Einstein experimentó mientras navegaba fue incomparable, dándole una libertad mental a la que todos deberíamos aspirar.

Regla 3: Piense en los problemas que enfrentamos, tanto como individuos como colectivamente, como civilización. 

Estos podrían ser financieros, ambientales, relacionados con la salud o políticos, por ejemplo, ya que esos ámbitos nos afectan. ¿Considera estos problemas como crisis? Si lo hace, probablemente se sienta desesperado ante ellos, ya que hay muy poco empoderamiento en enfrentar una crisis. Pero si los ve como un rompecabezas, es posible que se sienta inclinado a pensar en un nuevo enfoque para resolverlos. En este sentido, Einstein era prácticamente el prototipo de alguien que veía cada dificultad que enfrentaba como un enigma que debía resolverse: en la física y más allá.

"La imaginación es más importante que el conocimiento". Si bien muchas personas habían examinado antes el enigma de los objetos que se mueven cerca de la velocidad de la luz (incluidos otros genios, fue la perspectiva única de Einstein la que le permitió abordar ese problema de una manera que lo llevó a la revolución de la relatividad especial. Con una visión del mundo flexible y no rígida, Einstein desafiaría fácilmente los supuestos que otros no podían dejar atrás, permitiéndole concebir ideas que otros rechazarían de plano sin contemplaciones.

El comportamiento idéntico de una pelota que cae al suelo en un cohete acelerado y en la Tierra es una demostración del principio de equivalencia de Einstein. Si la masa inercial y la masa gravitacional son idénticas, no habrá diferencia entre estos dos escenarios. 

Einstein no era ajeno a tener convicciones sólidas tanto sobre la vida como sobre la realidad física, pero cada una de sus opiniones, incluso aquellas de las que estaba más seguro, no eran más sagradas para él que una hipótesis mundana. Cuando uno tiene una hipótesis o idea, el objetivo no es simplemente descubrir si esa hipótesis es correcta o incorrecta; en cierto sentido, esa es la parte menos interesante del esfuerzo. La búsqueda de respuestas, incluido descubrir cómo realizar la prueba crítica e interrogar al Universo mismo de manera efectiva, fue lo que realmente entusiasmó a Einstein.

Sus experimentos mentales estuvieron entre los enfoques más creativos jamás adoptados por los físicos, y esa línea de pensamiento ha sido adoptada desde entonces por muchos científicos que desean evitar lo que se conoce como atrincheramiento cognitivo. ¿Cómo sería una onda de luz si pudieras seguirla viajando a la misma velocidad a la que viaja? ¿Cómo sería desviada la luz de una estrella distante por la gravedad del Sol durante un eclipse solar total? ¿Qué experimentos se podrían realizar para determinar si nuestra realidad cuántica está predeterminada por variables que no podemos observar directamente? A diferencia de un predicador que dice ser infalible, un fiscal que quiere convencerlo de su punto de vista o un político que sólo quiere ganarse su aprobación, tener una mentalidad de enigma (es decir, la mente de un científico) es la única que puede le llevarán a descubrimientos novedosos, incluidos algunos bastante inesperados.

Regla 4: Piensa profundamente y detenidamente, en las cosas que realmente te fascinan.


A lo largo de su larga vida, Einstein recibió muchas cartas: desde quienes lo conocían bien hasta perfectos desconocidos. Cuando una de esas cartas llegó al escritorio de Einstein en 1946, preguntándole al genio qué debía hacer con su vida, la respuesta fue tan astuta como compasiva. “Lo principal es esto. Si se ha topado con una pregunta que le interesa profundamente, manténgala firme durante años y nunca intente contentarse con la solución de problemas superficiales que prometen un éxito relativamente fácil”.

Y si no logra encontrar la solución que ha estado buscando, no se desespere. Como Einstein le escribió a su amigo David Bohm: “No deberías deprimirte por la enormidad del problema. Si Dios ha creado el mundo, su principal preocupación ciertamente no fue facilitarnos su comprensión”. Aunque Einstein fue más famoso por los problemas que resolvió, hubo muchos cuyas soluciones se le escaparon durante toda su vida: desde encontrar una explicación determinista para el comportamiento cuántico observado hasta el intento de unificar toda la física (incluida la gravedad y las otras fuerzas) en un marco global.

Aunque muchos han intentado y fracasado (y continúan intentándolo y fracasando) para resolver estos y otros acertijos, la mayor alegría y satisfacción a menudo se encuentra en la lucha misma.

Regla 5: No dejes que la política te llene de ira o desesperación.


Einstein se mantuvo en contacto con muchos amigos y miembros del público, pero también con su familia extendida. En correspondencia con su prima Lina Einstein, ofreció una lección que muchos de nosotros haríamos bien en prestar atención. “En cuanto a la política, sin duda, todavía me enfado obedientemente, pero ya no bato las alas, sólo me alboroto”.

¿Cuántos de nosotros hemos visto a un amigo, conocido o incluso un completo extraño hacer una declaración que nos llenó de indignación y, como resultado, se salió de control, se llenó de justa indignación y, como resultado, se lanzó a una diatriba? Si bien eso podría satisfacer alguna necesidad primitiva en nosotros de decir lo que pensamos y desafiar lo que consideramos una narrativa inaceptable, ¿con qué frecuencia esa respuesta fue realmente efectiva para lograr cualquiera de nuestros objetivos?

A veces, es realmente importante intervenir y hacer todo lo posible: lo que Einstein llama "batir las alas". Pero en otras ocasiones la mejor respuesta es sentarse, observar, pensar y esperar el momento estratégico oportuno para actuar en el futuro: “alborotarnos las plumas” por el momento. A menudo es un curso de acción inteligente, aunque para la desafortunada prima de Einstein, Lina, vale la pena mencionar que murió en las cámaras de gas nazis en 1942. 

Regla 6: La obediencia ciega a la autoridad es el mayor enemigo de la verdad.


Muchos de nosotros, al escuchar algo que estamos seguros de que es absurdo, defectuoso o irremediablemente corrupto, inmediatamente y a gritos decidimos oponernos a ello, independientemente de lo que realmente indique toda la evidencia. Una vez que abandonamos nuestras facultades de pensamiento crítico porque estamos seguros de saber la respuesta, tendemos simplemente a estar de acuerdo con quienes están de acuerdo con nosotros y oponernos a quienes defienden algo diferente. Para Einstein, esto representó la muerte de la mente racional, a la que llamó “locura colectiva” o “mente de rebaño”. Hoy en día, probablemente lo llamaríamos pensamiento de grupo, y Einstein señaló que a menudo estaba impulsado por una figura prominente que lanzaba propaganda.

Los científicos, incluidos los que anteriormente tenían buena reputación, formaron una sociedad anti-relatividad que desacreditó a Einstein y su teoría. Impulsados por el nacionalismo y el antisemitismo, Einstein y sus ideas se convirtieron en un objetivo, con una línea de ataque afirmando que la relatividad era incorrecta y peligrosa, y otra línea afirmando que era brillante pero que Einstein robó la idea. Fue este curso de acción lo que finalmente llevó a que Einstein recibiera una recompensa por su cabeza, lo que lo llevó a huir de Alemania a los Estados Unidos. Si bien Einstein inicialmente pensó que estas maquinaciones eran tontas, ridículas e inofensivas, más tarde concluyó que “la obediencia ciega a la autoridad es el mayor enemigo de la verdad”. En la era de las noticias falsas, es más importante que nunca asimilar esta lección.

Regla 7: La ciencia, la verdad y la educación son para todos, no sólo para unos pocos privilegiados.


Einstein fue a menudo muy crítico con el gobierno de los Estados Unidos, incluso después de emigrar en la década de 1930 y obtener su ciudadanía en 1940. La historia de la esclavitud y la segregación y el racismo en curso, en particular, resonaron en él de la misma manera que lo hizo el antisemitismo. Fundamentalmente deshumanizante porque carecía de fundamento. El FBI inició un expediente sobre Einstein en 1932, que había crecido a más de 1,400 páginas cuando Einstein murió en 1955, y sus acciones antirracistas.Muchos lo consideraron fundamentalmente antiestadounidense, pero Einstein no se dejó disuadir.

En 1937, Einstein invitó a la estrella de ópera negra Marion Anderson a quedarse en su casa cuando a ella le negaron alojamiento en el hotel local (segregado) de Princeton. En 1946, Einstein tomó la acción revolucionaria de simplemente visitar la Universidad Lincoln (la primera universidad para negros en los Estados Unidos) y dar conferencias, hablar con estudiantes y responder preguntas. Al pronunciar un discurso ante el cuerpo estudiantil, Einstein dijo:

“Mi viaje a esta institución fue por una causa que vale la pena. Hay una separación entre la gente de color y la gente blanca en los Estados Unidos. Esa separación no es una enfermedad de la gente de color. Es una enfermedad de los blancos”.

Temas de esta nota