Tus Buenas Noticias
Síguenos

10 buenos hábitos que aprendí al vivir en Japón

La sostenibilidad es una forma de vida para los japoneses.

27 febrero, 2024
10 buenos hábitos que aprendí al vivir en Japón
Japón.

Mudarme de mi país de origen, Estados Unidos, la tierra del consumo excesivo, a Japón, ha cambiado mi vida de muchas maneras. Volverse más sostenible ha sido un efecto secundario natural de vivir aquí.

Crecí con ese cómodo exceso de clase media. Nuestra casa tenía un tamaño decente, nuestros autos y los cumpleaños significaban torres de regalos.

Hasta que me mudé a Japón, donde los hábitos sostenibles son parte cotidiana de la vida. No se hacen por culpa, sino por practicidad y cuidado del planeta.

Aquí hay diez hábitos sostenibles que adquirí mientras vivía en Japón.

#1 Llevar una dieta basada en plantas

Si bien la gente consume carne y mariscos en Japón, la dieta japonesa incluye naturalmente muchos sustitutos de productos animales. El tofu y la leche de soya se encuentran con frecuencia en recetas que no están etiquetadas como "vegetarianas" o "veganas". 

La cantidad de ingredientes veganos se ha multiplicado exponencialmente. En mi Aeon local, una de las cadenas de supermercados más grandes de Japón, hay queso vegano, huevos veganos y granos de soya que actúan como sustitutos de la carne.

Aunque me hice vegetariano en mi tercer año de secundaria, volví a introducir los mariscos en mi dieta cuando llegué a Japón. Con todos los viajes y cenas que hacía, esa era la única manera de disfrutar plenamente de la cocina japonesa. Sin embargo, ahora que cocino en casa, me resulta más fácil y económico comer alimentos de origen vegetal.

#2 Haciéndose más pequeño

Todo en Japón es miniatura en comparación con Estados Unidos. Las casas, los coches y los refrigeradores son mucho más pequeños de lo que crecí. Como estudiante ingenuo de estudios en el extranjero, pensé que era cómico. Ahora he aprendido a apreciar los aspectos sostenibles y prácticos de ser más pequeño.

Mi pequeño refrigerador no sólo reduce la cantidad de electricidad que uso, sino que tampoco deja espacio para cosas que no necesito. Puedo abrir la puerta y ver todo de un vistazo, animándome a usar todo lo que esté cerca de la fecha de vencimiento.

Mi pequeño apartamento tarda un máximo de 3 horas en limpiarse a fondo. Naturalmente, menos espacio de almacenamiento desalienta el consumo excesivo. Cualquier cosa que pueda tener la tentación de comprar, puedo convencerme de no comprarlo cuando me doy cuenta de que no tengo un lugar para guardarlo.

#3 Usar bolsas de lona

Mientras vivía en Fukuoka, compré 2 bolsas de lona aislantes con cremalleras para hacer la compra, que uso junto con mi mochila. En Japón, hay que pagar por bolsa de plástico en cualquier establecimiento, lo que fue incentivo suficiente para que renunciara a las bolsas de plástico indefinidamente.

Me han sido muy útiles en mis caminatas de 15 minutos a casa desde el supermercado cuando llueve o llevo artículos congelados. 

#4 Darle una segunda vida a las cosas

Desafortunadamente, la compra de comestibles sin desperdicio no está disponible en Japón, pero encontré un compromiso: usar envases de plástico como doble envoltura al desechar nuestra red de fregadero. Para aquellos que no lo saben, los fregaderos japoneses no tienen trituradores de basura. En su lugar, hay una pequeña cesta en la esquina donde se guardan los restos de la comida. Debido a que la canasta tiende a acumular agua, se vuelve pegajosa. Como tal, comencé a usar bolsas de pan y papas fritas como sellador para que no se filtren en nuestras bolsas de basura.

También intento remendar las cosas yo mismo o llevarlas a un sastre. Ayer mismo corté la parte inferior de un mono gastado y lo usé para tapar un desgarro en las sábanas. Mi babachan (abuela japonesa) estaría orgullosa.

Si bien no siempre puedo controlar qué materiales entran en mi hogar, puedo intentar usarlos al menos una vez más para que tengan al menos un uso más.

#5 Caminando a todas partes

Esto se debe al excelente sistema de transporte público de Japón, incluso en las zonas suburbanas. Todo está diseñado en torno a las estaciones de tren, por lo que si vives cerca de una, tendrás un dentista, una tienda de comestibles y una guardería a 15 minutos a pie.

Como persona sorda, no me siento cómoda andando en bicicleta, pero caminar a todos lados ha estado bien. Es una experiencia comunitaria caminar por las aceras con todos los demás mientras un mínimo de autos pasan corriendo.

#6 Secar la ropa al aire libre

Las secadoras son un lujo en Japón del que la mayoría carece. En cambio, las residencias cuentan con ganchos en el balcón para secar la ropa al aire libre.

Nuevamente, consideré esto como un inconveniente cuando me mudé aquí por primera vez, pero ahora me encanta la simplicidad del acto. La mayor parte de mi ropa se encogerá si la pongo en la secadora de todos modos, por lo que colgarla para que se seque beneficia tanto a mi ropa como al medio ambiente.

#7 Reducir el desperdicio de alimentos utilizando los alimentos de manera creativa

Una vez usé cebolla verde en un plato y tiré las raíces, sin darme cuenta de que son un manjar en Japón. Mi esposo lo lavó y me mostró cómo freírlos, sazonando los tallos verdes, ahora crujientes, con sal y pimienta. ¡Resulta que estaba delicioso!

Si algún producto está un poco desgastado, hay una receta de encurtido. Las espinacas, los pepinos, el daikon, las zanahorias, los brotes de soya (lo que sea) pueden reencarnarse como una adición ácida a otro plato.

Siempre me asombra cómo mi babachan puede preparar una ensalada con algunas verduras a medio usar en el refrigerador. Utiliza aceite de oliva y sal si no tiene aderezo para ensaladas. Todo se consume, ya sea en su forma original o no.

#8 Reutilizando el agua

La mayoría de los apartamentos y casas en Japón tienen una función de recalentamiento de agua en la bañera, por lo que puedes llenar la bañera una vez y sacarle múltiples usos recalentándola. Durante el invierno, mi esposo y yo nos bañamos dos veces al día, pero solo cambiamos la bañera cada dos días, ¡así que son ocho baños con el agua de una bañera!

En cada lavabo y ducha de la casa familiar de mi marido hay un recipiente para recoger el agua que cae. Mi babachan luego usará esta agua sobrante para las plantas, para lavarse las manos, etc. El agua que de otro modo se iría por el desagüe adquiere una segunda vida gracias a los cuencos que la recogen.

El fregadero y la ducha de nuestra cocina son demasiado pequeños para hacer lo mismo, aunque si accidentalmente lleno demasiado la bañera, sacaré el agua sobrante con una taza medidora y la usaré para la ducha. Puede que sea un espectáculo divertido, ¡pero ahorra muchísima agua!

#9 Apreciar la naturaleza como bien y como mal

En Japón, los desastres naturales pueden destruir tu hogar en cualquier momento. La naturaleza es algo que hay que admirar y temer al mismo tiempo. Así como los residentes tienen cuidado con los terremotos, aprecian las hermosas flores de cerezo y las hojas que cambian de color.

Creo que una parte clave de vivir de forma sostenible es recordar por qué lo hacemos. No es tener platos de bambú a juego ni sentirnos superiores a los demás, sino respetar la Tierra por todo lo que es capaz de hacer mientras la cuidemos.

#10 Vivir con menos

Hay algo en vivir en viviendas antiguas en Japón que hace que las cosas nuevas sean una monstruosidad. Se destaca una nueva y brillante pieza de tecnología, mientras que una aspiradora de treinta años, descolorida como puede estar, se mezcla perfectamente. Se ve la frivolidad de comprar cosas que no son absolutamente necesarias.

En general, los japoneses están contentos con menos. No hay tanta competencia para tener lo último. Esto se debe en parte a los salarios que marcan la línea entre las compras necesarias y las innecesarias, pero creo que también refleja los valores de la cultura japonesa. Comprar cosas nuevas y llamativas es destacar, lo que hace que las personas se ciñan a lo que saben y, a su vez, compren menos.

Elegí centrarme en los hábitos individuales en lugar de en las políticas gubernamentales para demostrar que no es tan difícil ni inútil ser sostenible. La cultura japonesa ilustra el poder y la practicidad de aceptar la sostenibilidad como una forma de vida. En contraste con eso, expone hasta qué punto se ha lavado el cerebro a los estadounidenses para que siempre consuman y quieran siempre más, en detrimento del planeta. Quizás no seamos capaces de controlar lo que hacen las corporaciones o los gobiernos, pero si todos adoptamos los hábitos sostenibles que podamos, seguramente podremos hacer una mella bastante considerable en la lucha contra el cambio climático.

Temas de esta nota