Síguenos

Para Hugo Cháidez la personalidad y la actitud logran coronas de Belleza  

El cazatalentos inició en el mundo del glamour reflejando su propio brillo.
20 septiembre, 2022

Víctor Hugo Cháidez Elenes es todo un personaje. En Navolato todos lo saludan al paso y él, con la personalidad que lo precede, extiende la mano con cierta elegancia y porte.

Para él, dedicarse a la proyección de talentos es un placer y una recompensa más que un desafío.

Desde niño descubrió su pasión. Recuerda que era un pequeño de al menos doce años cuando sentía la necesidad de tener su expresión corporal.

“Tenía 12 años cuando empecé. Mi habilidad, la pasión la descubrí sólo. Me acuerdo que veía la televisión y me ponía a bailar cuando estaba solo en casa. Me encerraba y con la música de la tele o las consolas. Le ponía discos LP y me ponía disque a hacer ejercicio y a bailar, pero empecé a descubrirme”, recuerda Hugo.

Mientras estudiaba la secundaria en Navolato y sabiendo del talento que poseía, se inclinó por ayudar a sus compañeras de escuela.

“Me acuerdo que cuando estaba en la secundaria había grupo de porristas y buscaban personas que las entrenaran y a mí como me gustaba bailar, ahí sacaba mis pasos y así empecé. Les ponía tablas rítmicas a las muchachas y participábamos en los concursos inter escolares. Y siempre lográbamos los primeros lugares”, dice con honra.

Lo más enriquecedor es que, siendo un jovencito, competía con maestras que tenían rango y escuela, aun cuando él no lo tuviera. “Yo era un chamaco que estaba ahí en el grupo, y aun así siempre nos peleaban el primer lugar”, dice entre risas.

En una de esas ocasiones, Víctor Hugo recibió la invitación para participar en el concurso “Señorita Navolato”, A sus14 años tenía la tarea de ponerles un baile a las reinas de belleza. Ante el éxito que tuvo con sus coreografías, fue invitado a participar en los concursos “Señorita Culiacán” y “Señorita Mazatlán” respectivamente.

Ahí, empezaba una prometedora carrera. Apoyado siempre por su familia, decidió estudiar la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Occidente. Luego, tuvo la oportunidad de participar en un casting de actuación de Ema Pulido, en la Ciudad de México, en donde fue seleccionado.

Posteriormente fue proyectando su carrera en diversas escuelas de danza, música y actuación de gran renombre, como la de Manolo y Virgina Fábregas; para después darse paso en el Centro de Educación Artística de Televisa el área de coreografía.

Durante cinco años de su vida, fueron dedicados explícitamente a su preparación. Al regresar a Navolato tuvo la “fortuna” como él lo llama de ser invitado a trabajar en Televisa Culiacán, en donde formó parte del equipo de belleza y talento durante 17 años.

“Cuando regresé de México, me invitaron a trabajar en Televisa, se enteraron de que llegó una persona de México que tenía las habilidades artísticas y me buscaron para formar parte del equipo de talento y belleza y fue una gran oportunidad para mí”

No solo eso, cuando se inició en Sinaloa el concurso de “Nuestra Belleza”, Hugo participó como pap>Víctor Hugo Cháidez Elenes es todo un personaje. En Navolato todos lo saludan al paso y él, con la personalidad que lo precede, extiende la mano con cierta elegancia y porte.

Para él, dedicarse a la proyección de talentos es un placer y una recompensa más que un desafío.

Desde niño descubrió su pasión. Recuerda que era un pequeño de al menos doce años cuando sentía la necesidad de tener su expresión corporal.

“Tenía 12 años cuando empecé. Mi habilidad, la pasión la descubrí sólo. Me acuerdo que veía la televisión y me ponía a bailar cuando estaba solo en casa. Me encerraba y con la música de la tele o las consolas. Le ponía discos LP y me ponía disque a hacer ejercicio y a bailar, pero empecé a descubrirme”, recuerda Hugo.

Mientras estudiaba la secundaria en Navolato y sabiendo del talento que poseía, se inclinó por ayudar a sus compañeras de escuela.

“Me acuerdo que cuando estaba en la secundaria había grupo de porristas y buscaban personas que las entrenaran y a mí como me gustaba bailar, ahí sacaba mis pasos y así empecé. Les ponía tablas rítmicas a las muchachas y participábamos en los concursos inter escolares. Y siempre lográbamos los primeros lugares”, dice con honra.

Lo más enriquecedor es que, siendo un jovencito, competía con maestras que tenían rango y escuela, aun cuando él no lo tuviera. “Yo era un chamaco que estaba ahí en el grupo, y aun así siempre nos peleaban el primer lugar”, dice entre risas.

En una de esas ocasiones, Víctor Hugo recibió la invitación para participar en el concurso “Señorita Navolato”, A sus14 años tenía la tarea de ponerles un baile a las reinas de belleza. Ante el éxito que tuvo con sus coreografías, fue invitado a participar en los concursos “Señorita Culiacán” y “Señorita Mazatlán” respectivamente.

Ahí, empezaba una prometedora carrera. Apoyado siempre por su familia, decidió estudiar la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Occidente. Luego, tuvo la oportunidad de participar en un casting de actuación de Ema Pulido, en la Ciudad de México, en donde fue seleccionado.

Posteriormente fue proyectando su carrera en diversas escuelas de danza, música y actuación de gran renombre, como la de Manolo y Virgina Fábregas; para después darse paso en el Centro de Educación Artística de Televisa el área de coreografía.

Durante cinco años de su vida, fueron dedicados explícitamente a su preparación. Al regresar a Navolato tuvo la “fortuna” como él lo llama de ser invitado a trabaja

Enlaces patrocinados