Tus Buenas Noticias
Síguenos

Llega a Oaxaca el “Sabinosaurio”, uno de los más grandes hadrosaurios

El Sabinosaurio, llega al centro cultural San Pablo, donde podra´ apreciarse hasta finales de enero de 2024. Foto: Felisa Aguilar Arellano. INAH

25 diciembre, 2023
Llega a Oaxaca el “Sabinosaurio”, uno de los más grandes hadrosaurios.
Llega a Oaxaca el “Sabinosaurio”, uno de los más grandes hadrosaurios.

El “Sabinosaurio”, reproducción a escala natural de un fósil de dinosaurio herbívoro conocido como pico de pato, que vivió entre 83 y 70 millones de años y fue descubierto en 2001, en Sabinas, Coahuila, visita la ciudad de Oaxaca para exhibirse durante estas vacaciones decembrinas, en el Centro Cultural San Pablo, de la Fundación Alfredo Harp Helú.

La réplica del hadrosaurio, elaborada en 2003, al igual que el fósil original, forman parte de la colección a resguardo de la Asociación Civil Paleontólogos Aficionados de Sabinas (PASAC).

Por lo largo de su fémur (1.3 metros), quienes lo han estudiado calculan que este ejemplar pudo alcanzar una talla de hasta 11 metros de largo, siendo uno de los más grandes hadrosaurios conocidos para Norteamérica.

El hallazgo lo realizó el señor Juan Pablo García de la Garza, habitante de Sabinas, en la localidad El Mezquital, al ver unas “extrañas rocas” que le llamaron la atención; al observar detalladamente identificó formas distintas a las piedras y similares a huesos, pero de una composición totalmente diferente: huesos petrificados.

Ante su asombro y con el fin de hacer una adecuada recuperación hizo el reporte; de esta forma inició el trabajo en equipo, primero con la excavación a cargo de los miembros de la PASAC, y, posteriormente, el estudio realizado por el Instituto de Geología de la Universidad Nacional Autónoma de México, a través del maestro en ciencias René Hernández Rivera, y del investigador del entonces Dinamation International Society, Jim Kirkland.

La presidenta del Consejo de Paleontología (ConPal) del INAH, Felisa Aguilar Arellano, explica que, si bien el esqueleto no se encontró en su totalidad, pues esto solo ocurre en las películas de ciencia ficción, sí, al menos, 70%, porcentaje alto en comparación con otros recuperados en la región para aquella época.

Asimismo, detalló que gracias a uno de los huesos de la cadera (isquion) se pudo asignar a los hadrosaurios o dinosaurios pico de pato, mientras que, por la forma de la mandíbula, se identificó como del género Kritosaurus. El ejemplar original sigue en estudio para ponerle un nombre científico; en tanto, hasta el día de hoy, a estos restos se le han denominado el “Sabinosaurio”, que quiere decir “el reptil de Sabinas”.

Los huesos fosilizados del ejemplar estaban asociados a un conjunto de caracoles y restos de raya de agua dulce, peces, dientes de cocodrilo y de terópodos pequeños, información que permitió a los paleontólogos inferir que vivió en un ambiente donde había una laguna influenciada por cambios en la marea o tormentas, con vegetación tropical arbustiva, explicó la especialista.

La historia del Sabinosaurio pudo quedarse en las crónicas locales, estatales y, por supuesto, en el mundo académico, esa extraña torre de marfil que usa tecnicismos e, incluso, lenguas de otras tierras para poder describir el hallazgo, y en donde solo unos cuantos se enteran del mismo.

Sin embargo, el trabajo en equipo y lo que implica atender adecuadamente la recuperación de los fósiles y su información asociada ha permitido que sea admirado en otras regiones del país, pues ante la inquietud de la PASAC, desde 2017, en colaboración con la Secretaría de Cultura federal, a través del INAH, del Centro INAH Coahuila y su Sección de Paleontología, se ha buscado compartir este hallazgo.

A la fecha ha visitado varios museos de la rp>El “Sabinosaurio”, reproducción a escala natural de un fósil de dinosaurio herbívoro conocido como pico de pato, que vivió entre 83 y 70 millones de años y fue descubierto en 2001, en Sabinas, Coahuila, visita la ciudad de Oaxaca para exhibirse durante estas vacaciones decembrinas, en el Centro Cultural San Pablo, de la Fundación Alfredo Harp Helú.

La réplica del hadrosaurio, elaborada en 2003, al igual que el fósil original, forman parte de la colección a resguardo de la Asociación Civil Paleontólogos Aficionados de Sabinas (PASAC).

Por lo largo de su fémur (1.3 metros), quienes lo han estudiado calculan que este ejemplar pudo alcanzar una talla de hasta 11 metros de largo, siendo uno de los más grandes hadrosaurios conocidos para Norteamérica.

El hallazgo lo realizó el señor Juan Pablo García de la Garza, habitante de Sabinas, en la localidad El Mezquital, al ver unas “extrañas rocas” que le llamaron la atención; al observar detalladamente identificó formas distintas a las piedras y similares a huesos, pero de una composición totalmente diferente: huesos petrificados.

Ante su asombro y con el fin de hacer una adecuada recuperación hizo el reporte; de esta f


Temas de esta nota
Enlaces patrocinados