Síguenos

INTELIGENCIA ARTIFICIAL GENERAL

4 diciembre, 2023
INTELIGENCIA ARTIFICIAL GENERAL
INTELIGENCIA ARTIFICIAL GENERAL. Foto: Markus Winkler

La tecnología que apunta a revolucionar nuestro mundo por completo.

AGI por sus iniciales en inglés, ya que así se estará viendo en las noticias.

La AGI será teóricamente capaz de superar al ser humano en todas las facetas del conocimiento.
Su desarrollo y puesta en marcha plantea increíbles ventajas, pero también inquietantes inconvenientes.

El 31 de agosto de 1955 cuatro investigadores firmaban una  propuesta singular. 

Querían organizar un seminario en el verano de 1956 para hablar de una nueva disciplina. 
Aquellos investigadores eran Jon McCarthy, Marvin Minsky, Nathaniel Rochester y Claude Shannon. 
Lo interesante, por supuesto, era cuál sería el tema central del seminario, una disciplina con un nuevo nombre que precisamente McCarthy había acuñado pocos meses antes.
Inteligencia artificial.

Aquel seminario, que duró entre seis y ocho semanas, fue considerado como gran detonante del nacimiento de ese nuevo campo de investigación. 
Durante las siguientes décadas el campo se desarrolló de forma notable, pero se vivieron varios "inviernos de la IA" —fracaso de la traducción automática en 1966, recortes a la investigación en los años 70, debacle de los sistemas expertos en los 90—.

Qué es la inteligencia artificial

A pesar de todo ello, el campo acabó resurgiendo con fuerza, primero en la década de 2010, y recientemente con el lanzamiento de ChatGPT y DALL-E en 2022. 
Los modelos de inteligencia artificial generativa han sido un verdadero fenómeno, pero estos sistemas tienen limitaciones, y hace años que empresas e investigadores trabajan en un campo aún más ambicioso: el de la inteligencia artificial general (AGI, por sus siglas en inglés). 
Veamos qué es y en qué se diferencia del concepto que manejamos tradicionalmente.

Qué es la inteligencia artificial general (AGI)

La inteligencia artificial general es un tipo de sistema automático que puede realizar con éxito cualquier tarea intelectual que los seres humanos realicen. 
No solo eso: la inteligencia artificial general o AGI sería capaz de realizar juicios y razonar ante una situación  de incertidumbre —a partir del aprendizaje y el entrenamiento—, además  de comunicarse en lenguaje natural, planificar o aprender.

Otra potencial definición —utilizada por OpenAI— es la de que la inteligencia artificial general es la de un sistema autónomo que supera la capacidad humana a la hora de realizar la mayor parte de tareas con valor económico.

Aunque algunos utilizan también el término "inteligencia artificial fuerte" para designar a estos sistemas, otros expertos reservan el calificativo "fuerte" para sistemas automáticos que van incluso más allá y son conscientes de sí mismos. 
Dichas máquinas podrían por tanto desarrollar sus propios sentimientos y contar con una experiencia subjetiva propia, una capacidad que abre un gran debate ético y que ha sido explorada ampliamente en las novelas, las series o el cine de ciencia ficción.

También hay otro concepto que se maneja en este ámbito: se trata de la llamada "superinteligencia". 
Lo desarrolló Ray Kurzweil, director de ingeniería de Google, impulsor del término "singularidad" y conocida pep>La tecnología que apunta a revolucionar nuestro mundo por completo.

AGI por sus iniciales en inglés, ya que así se estará viendo en las noticias.

La AGI será teóricamente capaz de superar al ser humano en todas las facetas del conocimiento.
Su desarrollo y puesta en marcha plantea increíbles ventajas, pero también inquietantes inconvenientes.

El 31 de agosto de 1955 cuatro investigadores firmaban una  propuesta singular. 

Querían organizar un seminario en el verano de 1956 para hablar de una nueva disciplina. 
Aquellos investigadores eran Jon McCarthy, Marvin Minsky, Nathaniel Rochester y Claude Shannon. 
Lo interesante, por supuesto, era cuál sería el tema central del seminario, una disciplina con un nuevo nombre que precisamente McCarthy había acuñado pocos meses antes.
Inteligencia artificial.

Aquel seminario, que duró entre seis y ocho semanas, fue considerado como gran detonante del nacimiento de ese nuevo campo de investigación. 
Durante las siguientes décadas el campo se desarrolló de forma notable, pero se vivieron varios "inviernos de la IA" —fracaso de la traducción automática en 1966, recortes a la investigación en los años 70, debacle de los sistemas expertos en los 90—.

Qué es la inteligencia artificial

A pesar de todo ello, el campo acabó resurgiendo con fuerza, primero en la década de 2010, y recientemente con el lanzamiento de ChatGPT y DALL-E en 2022. 
Los modelos de inteligencia artificial generativa han sido un verdadero fenómeno, pero estos sistemas tienen limitaciones, y hace años que empresas e investigadores trabajan en un campo aún más ambicioso: el de la inteligencia artificial general (AGI, por sus siglas en inglés). 
Veamos qué es y en qué se diferencia del concepto que manejamos tradicionalmente.

Qué es la inteligencia artificial general (AGI)

La inteligencia artificial general es un tipo de sistema automático que puede realizar con éxito cualquier tarea intelectual que los seres humanos realicen. 
No solo eso: la inteligencia artificial general o AGI sería capaz de realizar juicios y razonar ante una situación  de incertidumbre —a partir del aprendizaje y el entrenamiento—, además  de comunicarse en lenguaje natural, planificar o aprender.

Otra potencial definición —utilizada por OpenAI— es la de que la inteligencia artificial general es la de un sistema autónomo que supera la capacidad humana a la hora de realizar la mayor parte de tareas con valor económico.

Aunque algunos utilizan también el término "inteligencia artificial fuerte" para designar a estos sistemas, otros expertos reservan el calificativo "fuerte" para sistemas automáticos que van incluso más allá y son conscientes de sí mismos. 
Dichas máquinas podrían por tanto desarrollar sus propios sentimientos y contar con una experiencia subjetiva propia, una capacidad que abre un gran debate ético y que ha sido explorada ampliamente en las novelas, las series o el cine de ciencia ficción.

También hay otro concepto que se maneja en este ámbito: se trata de la llamada "superinteligencia". 
Lo desarrolló Ray Kurzweil, director de ingeniería de Google, impulsor del término "singularidad" y conocida per>La tecnología que apunta a revolucionar nuestro mundo por completo.

AGI por sus iniciales en inglés, ya que así se estará viendo en las noticias.

La AGI será teóricamente capaz de superar al ser humano en todas las facetas del conocimiento.
Su desarrollo y puesta en marcha plantea increíbles ventajas, pero también inquietantes inconvenientes.

El 31 de agosto de 1955 cuatro investigadores firmaban una  propuesta singular. 

Querían organizar un seminario en el verano de 1956 para hablar de una nueva disciplina. 
Aquellos investigadores eran Jon McCarthy, Marvin Minsky, Nathaniel Rochester y Claude Shannon. 
Lo interesante, por supuesto, era cuál sería el tema central del seminario, una disciplina con un nuevo nombre que precisamente McCarthy había acuñado pocos meses antes.
Inteligencia artificial.

Aquel seminario, que duró entre seis y ocho semanas, fue considerado como gran detonante del nacimiento de ese nuevo campo de investigación. 
Durante las siguientes décadas el campo se desarrolló de forma notable, pero se vivieron varios "inviernos de la IA" —fracaso de la traducción automática en 1966, recortes a la investigación en los años 70, debacle de los sistemas expertos en los 90—.

Qué es la inteligencia artificial

A pesar de todo ello, el campo acabó resurgiendo con fuerza, primero en la década de 2010, y recientemente con el lanzamiento de ChatGPT y DALL-E en 2022. 
Los modelos de inteligencia artificial generativa han sido un verdadero fenómeno, pero estos sistemas tienen limitaciones, y hace años que empresas e investigadores trabajan en un campo aún más ambicioso: el de la inteligencia artificial general (AGI, por sus siglas en inglés). 
Veamos qué es y en qué se diferencia del concepto que manejamos tradicionalmente.

Qué es la inteligencia artificial general (AGI)

La inteligencia artificial general es un tipo de sistema automático que puede realizar con éxito cualquier tarea intelectual que los seres humanos realicen. 
No solo eso: la inteligencia artificial general o AGI sería capaz de realizar juicios y razonar ante una situación  de incertidumbre —a partir del aprendizaje y el entrenamiento—, además  de comunicarse en lenguaje natural, planificar o aprender.

Otra potencial definición —utilizada por OpenAI— es la de que la inteligencia artificial general es la de un sistema autónomo que supera la capacidad humana a la hora de realizar la mayor parte de tareas con valor económico.

Aunque algunos utilizan también el término "inteligencia artificial fuerte" para designar a estos sistemas, otros expertos reservan el calificativo "fuerte" para sistemas automáticos que van incluso más allá y son conscientes de sí mismos. 
Dichas máquinas podrían por tanto desarrollar sus propios sentimientos y contar con una experiencia subjetiva propia, una capacidad que abre un gran debate ético y que ha sido explorada ampliamente en las novelas, las series o el cine de ciencia ficción.

También hay otro concepto que se maneja en este ámbito: se trata de la llamada "superinteligencia". 
Lo desarrolló Ray Kurzweil, director de ingeniería de Google, impulsor del término "singularidad" y conocida persLa tecnología que apunta a revolucionar nuestro mundo por completo.

AGI por sus iniciales en inglés, ya que así se estará viendo en las noticias.

La AGI será teóricamente capaz de superar al ser humano en todas las facetas del conocimiento.
Su desarrollo y puesta en marcha plantea increíbles ventajas, pero también inquietantes inconvenientes.

El 31 de agosto de 1955 cuatro investigadores firmaban una  propuesta singular. 

Querían organizar un seminario en el verano de 1956 para hablar de una nueva disciplina. 
Aquellos investigadores eran Jon McCarthy, Marvin Minsky, Nathaniel Rochester y Claude Shannon. 
Lo interesante, por supuesto, era cuál sería el tema central del seminario, una disciplina con un nuevo nombre que precisamente McCarthy había acuñado pocos meses antes.
Inteligencia artificial.

Aquel seminario, que duró entre seis y ocho semanas, fue considerado como gran detonante del nacimiento de ese nuevo campo de investigación. 
Durante las siguientes décadas el campo se desarrolló de forma notable, pero se vivieron varios "inviernos de la IA" —fracaso de la traducción automática en 1966, recortes a la investigación en los años 70, debacle de los sistemas expertos en los 90—.

Qué es la inteligencia artificial

A pesar de todo ello, el campo acabó resurgiendo con fuerza, primero en la década de 2010, y recientemente con el lanzamiento de ChatGPT y DALL-E en 2022. 
Los modelos de inteligencia artificial generativa han sido un verdadero fenómeno, pero estos sistemas tienen limitaciones, y hace años que empresas e investigadores trabajan en un campo aún más ambicioso: el de la inteligencia artificial general (AGI, por sus siglas en inglés). 
Veamos qué es y en qué se diferencia del concepto que manejamos tradicionalmente.

Qué es la inteligencia artificial general (AGI)

La inteligencia artificial general es un tipo de sistema automático que puede realizar con éxito cualquier tarea intelectual que los seres humanos realicen. 
No solo eso: la inteligencia artificial general o AGI sería capaz de realizar juicios y razonar ante una situación  de incertidumbre —a partir del aprendizaje y el entrenamiento—, además  de comunicarse en lenguaje natural, planificar o aprender.

Otra potencial definición —utilizada por OpenAI— es la de que la inteligencia artificial general es la de un sistema autónomo que supera la capacidad humana a la hora de realizar la mayor parte de tareas con valor económico.

Aunque algunos utilizan también el término "inteligencia artificial fuerte" para designar a estos sistemas, otros expertos reservan el calificativo "fuerte" para sistemas automáticos que van incluso más allá y son conscientes de sí mismos. 
Dichas máquinas podrían por tanto desarrollar sus propios sentimientos y contar con una experiencia subjetiva propia, una capacidad que abre un gran debate ético y que ha sido explorada ampliamente en las novelas, las series o el cine de ciencia ficción.

También hay otro concepto que se maneja en este ámbit
Temas de esta nota