Tus Buenas Noticias
Síguenos

La obesidad es una pandemia mundial. ¿Y saben que, ya hay una vacuna contra el sobrepeso?

9 noviembre, 2023
La obesidad es una pandemia mundial. Foto: Towfiqu barbhuiya
La obesidad es una pandemia mundial. Foto: Towfiqu barbhuiya

La obesidad es una pandemia mundial.
¿Y saben que, ya hay una vacuna contra el sobrepeso?

¿Deberíamos acabar con la obesidad?

Es inusual que un medicamento se convierta en un nombre familiar.

Aún es menos común que su marca se convierta, como Advil, en una abreviatura de toda una clase de productos; y lo más raro de todo, que cambie no sólo la medicina estadounidense, sino también la cultura estadounidense.

Ozempic ha hecho las tres cosas.

Aprobado en 2017 como medicamento para la diabetes tipo 2, Ozempic se ha ganado en gran medida un nombre (y una fortuna para su fabricante, Novo Nordisk) como ayuda para perder peso. 
Novo Nordisk supo desde el principio que los pacientes con diabetes a menudo perdían peso con el medicamento, pero ni siquiera los ejecutivos de la compañía podrían haber imaginado cuán ampliamente llegaría a despegar como tratamiento contra la obesidad. 
Las recetas para todos ellos están saliendo a un ritmo vertiginoso.

Novo Nordisk vendió alrededor de 14 mil millones de dólares de sus diversos medicamentos para la diabetes y la obesidad en el primer semestre de 2023, y Eli Lilly vendió casi mil millones de dólares en Mounjaro en un solo trimestre de este año. 
Las recetas de estos medicamentos para bajar de peso han aumentado un 300% desde principios de 2020, con más de 9 millones escritas en los EE. UU. solo en los últimos tres meses de 2022. 
La demanda es tan grande que Ozempic, Wegovy y Mounjaro recientemente han tenido escasez, y los pacientes con diabetes tipo 2 en algunos casos han tenido dificultades para surtir sus recetas mientras compiten por suministros limitados con personas que buscan adelgazar.
Mientras tanto, los spas, los proveedores de Internet y las farmacias de compuestos compiten por su parte del pastel Ozempic.

Nadie puede ponerse de acuerdo sobre si este frenesí es algo bueno. 
Muchos médicos (y, por supuesto, los ejecutivos farmacéuticos que se harán muy, muy ricos) dicen que sí, dado que aproximadamente tres cuartas partes de los adultos estadounidenses califican como con sobrepeso o como obesos. La obesidad es una epidemia y necesitamos urgentemente tratamientos eficaces.

Pero algunos médicos, investigadores y activistas se sienten incómodos con vivir en la era de Ozempic, una era en la que la delgadez y la pérdida de peso se valoraban incuestionablemente. 
Antes del tsunami de Ozempic, un número creciente de médicos e investigadores habían comenzado a abogar por la Salud en Todos los Tamaños,

Luego llegaron Ozempic y su cohorte, y resultó que mucha gente todavía quería estar delgada. 
Algunos observadores de la industria incluso han predicho que el auge de medicamentos como Ozempic (y una inminente cosecha de nuevos competidores potencialmente más efectivos, incluida la recién aprobada oferta de Eli Lilly, Zepbound) podrían significar el fin de la obesidad. 
Pero a medida que estos medicamentos transforman tanto la práctica médica estándar como las ideas culturales sobre la pérdida de peso, un debate polémico se gesta bajo la superficie: ¿deberíamos siquiera tratar la obesidad?

El médico tiene clara su postura sobre la obesidad: es una “enfermedad crónica común, grave y costosa”. 
Según estimaciones más del 40% de los adultos y casi el 20% de los niños y adolescentes son obesos, lo que los pone en riesgo de sufrir problemas de salud, como enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, accidentes cerebrovasculares y ciertos tipos de cáncer. 
Se considera que un 30% adicional de los adultos tienen sobrepeso.

Si la obesidad es una enfermedad, es lógico que deba tratarse. 
Históricamente, la dieta y el ejercicio han sido el plan A para tratar la obesidad. 
Pero en la práctica, cambios como estos en el estilo de vida a menudo no son suficientes. 
Por más que lo intentemos, mucho ejercicio normalmente no resulta en una cantidad significativa de pérdida de peso. 
Esto se debe en parte a que las personas tienden a tener más hambre cuanto más se mueven, compensando las calorías que queman en el gimnasio, y en parte a que el cuerpo se acostumbra a su tamaño y trabaja para permanecer en ese punto establecido. 
Los cambios en el estilo de vida pueden funcionar para algunas personas, según muestran los estudios, pero muchas personas solo pierden cantidades modestas de peso o recuperan kilos con el tiempo, un proceso conocido como "ciclo de peso" que a su vez está relacionado con problemas de salud cardiovascular y metabólicos.

Durante años, los médicos tenían relativamente pocas opciones que ofrecer a los muchos pacientes para quienes la dieta y el ejercicio no funcionaban: cosas como el medicamento para la diabetes tipo 2 metformina, que puede causar una modesta pérdida de peso, y la cirugía bariátrica, que funciona bien pero es impopular entre los pacientes. Y luego vinieron Ozempic y el resto.

Ozempic, Wegovy y Mounjaro funcionan simultáneamente ralentizando la digestión e imitando la hormona supresora del apetito GLP-1 mediante una inyección semanal. 
Este doble golpe significa que las personas necesitan comer mucha menos comida de lo habitual, lo que lleva a una reducción promedio del 15% al 20% en el peso corporal después de aproximadamente un año. 
No funcionan bien para todos, pero en comparación con los medicamentos más antiguos, la eficacia de estos medicamentos es notable.
La pérdida de peso es innegable. 
Y esta clase de fármacos no sólo reduce las lecturas en una escala. 
Según datos de Novo Nordisk, la semaglutida (el nombre genérico de Ozempic y Wegovy) reduce drásticamente el riesgo de sufrir eventos cardiovasculares importantes como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares en un 20% entre adultos con sobrepeso u obesidad con enfermedades cardíacas.

Justin, quien pidió usar solo su nombre para proteger su privacidad, vio resultados que “le cambiaron la vida” cuando comenzó a tomar Wegovy a principios de este año. 
Después de luchar por perder peso mediante dieta y ejercicio, la joven de 29 años perdió alrededor de 15 kilos en menos de 6 meses tomando el medicamento. 
Sin embargo, a medida que siguió las instrucciones y aumentó su dosis con el tiempo, Justin comenzó a experimentar efectos secundarios, como reflujo ácido, náuseas, diarrea y letargo.
Las investigaciones sugieren que la obstrucción intestinal y un riesgo elevado de tumores de tiroides también son posibles efectos secundarios. 
Con el tiempo, Justin sintió que tenía que elegir entre su salud y su calidad de vida. 
Por mucho que le doliera, ganó la calidad de vida.

Desde que dejó Wegovy en junio, Justin ha recuperado aproximadamente la mitad del peso que perdió, un resultado común para los pacientes que dejan de usar medicamentos GLP-1, lo que muchos hacen, ya sea por los efectos secundarios o por el costo,
Los medicamentos para bajar de peso y los precios de desembolso pueden superar los 20,000 pesos al mes. 
A pesar de su experiencia mixta, Justin todavía recomendaría que alguien que intenta perder peso considere Wegovy, y es posible que algún día vuelva a tomarlo él mismo en una dosis más baja. 
Hizo una gran diferencia y es algo que he estado deseando durante tanto tiempo.

La idea de que la obesidad no es una enfermedad sigue siendo una idea controvertida en la medicina convencional. 

Y, sin embargo, hay muchos estudios que muestran vínculos entre la obesidad y problemas de salud que van desde el hígado graso y la apnea del sueño hasta las enfermedades cardíacas y el cáncer. 
Pero los estudios también sugieren que hasta la mitad de las personas con obesidad son metabólicamente sanas, que las personas en ese campo no tienen un riesgo elevado de enfermedades cardíacas y muerte, y que las personas con sobrepeso pueden, de hecho, tener un riesgo menor de muerte prematura que las personas en "peso normal. 
Los estudios también han encontrado que, aunque la obesidad se considera un factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardíacas, los pacientes con sobrepeso tienden a tener mejores resultados que los pacientes más delgados cuando reciben tratamiento por afecciones relacionadas, un hallazgo a menudo llamado la "paradoja de la obesidad". 
Las investigaciones también sugieren que la pérdida de peso tiene menos impacto en la salud que la aptitud física o la calidad de la dieta.

Las empresas farmacéuticas parecen perfectamente felices de satisfacer esa demanda. 
Algunos observadores de la industria han predicho que Mounjaro se convertirá en uno de los medicamentos más vendidos de todos los tiempos, lo que hará que los precios de las acciones del fabricante Eli Lilly se disparen alrededor de un 25%. 
Mientras tanto, Ozempic y Wegovy ayudaron a Novo Nordisk a alcanzar una capitalización de mercado de casi 442 mil millones de dólares a finales de octubre, cifra superior al producto interno bruto de todo su país de origen, Dinamarca.

No sorprende, entonces, que un ejército de nuevos medicamentos para bajar de peso estén recibiendo o avanzando hacia la aprobación regulatoria, algunos con resultados aún más impresionantes que sus predecesores. 
Los datos de Eli Lilly sugieren que la tirzepatida, el ingrediente activo tanto de Mounjaro como de Zepbound, puede ayudar a las personas a perder aproximadamente una cuarta parte de su peso corporal en menos de dos años. 
El gigante farmacéutico, junto con otras empresas, también está explorando medicamentos orales GLP-1, que tendrían una barrera de entrada aún más baja que sus fórmulas inyectables.
Rybelsus de Novo Nordisk ya está disponible en forma de píldora. 
Con tantas opciones disponibles actualmente o que estarán disponibles próximamente, no es tan descabellado imaginar un mundo en el que todo lo que alguien necesite para perder peso sea una receta.

Una especialista en obesidad dice que alrededor del 80% de sus pacientes ya están tomando algún tipo de medicamento para bajar de peso. 
Ella cree que cualquier persona con sobrepeso u obesidad debería considerar algún tipo de tratamiento, ya que pueden desarrollar complicaciones con el tiempo, incluso si están sanos en ese momento.
Todo el mundo está metabólicamente sanohasta que deja de estarlo.

Si te enfrentas al odio y a la gordofobia a diario, si no puedes hacer las cosas que tienes que hacer porque la silla de tu oficina no es del tamaño correcto, Ozempic puede ser de gran ayuda. “
Ojalá viviéramos en una sociedad menos superficial. 
Pero mi trabajo es cuidar al paciente que tengo delante.
 
 
 

Temas de esta nota
Enlaces patrocinados