Síguenos

Así fue la creación de la silla Acapulco; un invento de 3 mexicanos y Elizabeth Taylor

Fue así como un maestro, un panadero y un albañil crearon el modelo de la silla Acapulco pensando en salvar una escuela para niños especiales

Así fue la creación de la silla Acapulco; un invento de 3 mexicanos y Elizabeth Taylor
Así fue la creación de la silla Acapulco; un invento de 3 mexicanos y Elizabeth Taylor.
Así fue la creación de la silla Acapulco; un invento de 3 mexicanos y Elizabeth Taylor.

Acapulco.- Recostarse en una silla Acapulco es olvidarse del tiempo de lo bien que se descansa en ella. Si no estas enterado como surgió la idea de la elaboración de ella te contamos su increíble historia.

En busca de recursos para no cerrar una escuela para niños especiales

En 1951 por una calle cerca de la playa de caleta vivía Esther Cortés, una maestra con una escuela para niños con discapacitados, pero la escuela estaba quebrada y era en cuestión de días para cerrarla ya que no tenían los fondos necesarios para sostenerla. El esposo de Esther era Don José Cortés, artesano y maestro de primaria.

La maestra preocupada por la situación económica que se presentaba en el plantel escolar, conversó con su esposo sobre lo que sucedía. Don José quien también era maestro le dijo a su esposa que encontrarían una forma de resolver el problema  y encontrarían recursos para que la escuela no fuera cerrado.

Fue así como el maestro José habló con dos de sus mejores amigos un panadero y un albañil y les relató la situación por la que estaba pasando la escuela y que necesitaban recursos para solventarla y no cerrarla. Fue entonces que el panadero le planteó la idea de realizar una silla basadas en el mismo esquema en el que estaban construidos las canastas para poder llevar el pan sobre la cabeza.

En un inició el maestro y el albañil no les quedó clara la idea, hasta que el panadero les explicó que la canasta para transportar pan constaba de un aro de metal al centro, en el cual iba la cabeza, y un aro más grande a los costados para así formar el cesto con ayuda de un forro de cuerdas de henequén.

Ahora solo era cuestión de realizar algunas variaciones al cesto de panadero para, a partir de ahí, crear sillas. Fue así como empezaron a bosquejar en papel su idea, consiguieron los materiales y crearon la primera silla Acapulco.  

La silla se empezó a vender entre los acapulqueños, los pescadores eran sus mejores clientes. Y es que este asiento les queda muy bien para sentarse a desescamar pescados. La siguieron vendiendo, con cuyas ganancias obtuvieron los primeros recursos para salvar a la primaria para niños con discapacidad.

Como Elizabeth Taylor las adquirió

Fue en el año 1961, en ese tiempo se realizó en Acapulco la Reseña Mundial de Cinematografía, actores de Hollywood quedaron maravillados por el gran paisaje del puerto, amaban la naturaleza y las costumbres; Elizabeth Taylor era una de ellas.

En ese tiempo la actriz, se preparaba para estelarizar Cleopatra, fue hasta el taller del maestro, el albañil y el panadero, acompañada de un amigo quien al conocerlos les propuso mejorar el diseño de la silla a fin de que fuera más anatómica y bella; los acapulqueños aceptaron.

Fue así como nació la silla que hasta hoy conocemos, ovalada, casi en forma de huevo. La bella Taylor se llevó 250 sillas aquella primera vez para adornar sus casas en Estados Unidos; sus invitados quedaron maravillados con las sillas y fue así como los tres amigos y un sueño porque no desapareciera una escuela para niños especiales se convirtió en un gran negocio y lograron vender miles de sillas.

or la repentina demanda de los tres amigos que comenzaron el negocio como una simple ayuda altruista para la escuela de discapacitados comenzaron a tener problemas de producción, discrepancias en el diseño y en la dirección de la silla, además de problemas por querer ganar más dinero. Ninguno de ellos, con noción económica tuvieron que romper su acuerdo y se separaron. El panadero y el maestro artesano decidieron seguir juntos elaborando la silla Acapulco que conocemos hoy en día en su formato en huevo, quedándose en caleta. El albañil por otro lado se fue al Estado de México a producir sus propias sillas, pero cambió la forma original y opto por una forma más aperada. 

Así se transformó La Silla Acapulco en dos tendencias diferentes, en forma de huevo y en forma de pera. En 1962 se creó la primera empresa de sillas Acapulco oficial en caleta, “La silla Acapulco” formada por Jacinto y José.

Con nformación delasillaacapulco.com.

Lee también: Conoce a los multimillonarios que decidieron donar la mayor parte de sus riquezas a la filantropía

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias