Síguenos

7 cosas curiosas para recordar del 5 de Mayo

7 cosas curiosas para recordar del 5 de Mayo

El Cinco de Mayo es una festividad que celebra la victoria de México sobre Francia en la Batalla de Puebla en 1862. 

1. México acababa de superar una guerra civil en 1862

La llamada Guerra de Reforma estalló en 1858 poco después de que los liberales redactaran una nueva constitución destinada a reducir el poder y la influencia de la Iglesia Católica. Durante el conflicto armado, México tuvo dos gobiernos: uno conservador en la Ciudad de México encabezado por el general Félix Zuloaga y uno liberal en Veracruz encabezado por Benito Juárez, presidente de la corte suprema. Los conservadores, que contaban con el apoyo del Papa, ganaron una serie de escaramuzas iniciales, pero los liberales controlaron los puertos y, por tanto, pudieron equipar mejor a sus tropas. Salieron victoriosos en enero de 1861 cuando recuperaron la Ciudad de México. Sin embargo, el país permaneció profundamente dividido, con los conservadores tramando su venganza.

Lee también: El corrido “Somos más americanos” de los Tigres del Norte que presentó López Obrador

2. Las tropas europeas invadieron porque México estaba en quiebra


Después de la Guerra de Reforma, México prácticamente no tenía dinero en su tesorería y debía decenas de millones de dólares a deudores extranjeros. La venta de la propiedad de la iglesia expropiada trajo muy poco alivio. Como resultado, el recién elegido presidente Juárez suspendió el pago de toda la deuda externa durante dos años, medida que provocó una reacción inmediata de España, Francia y Gran Bretaña. Con Estados Unidos demasiado consumido por la Guerra Civil para hacer cumplir la Doctrina Monroe, las tropas de esas tres potencias europeas comenzaron a llegar a Veracruz a fines de 1861. España y Gran Bretaña se retiraron casi de inmediato, pero unas 6,000 tropas francesas avanzaron tierra adentro hacia la capital, respaldadas por los vencidos líderes conservadores de México.

3. Francia fue considerada extremadamente poderosa militarmente cuando atacó a México

En 1862, los franceses tenían uno de los mejores ejércitos del mundo. Al llegar a Puebla el 4 de mayo, venían de una serie de victorias en el sudeste asiático y el norte de África y estaban cargados de potencia de fuego, incluidos rifles de largo alcance que avergonzaban a los chirriantes mosquetes de los mexicanos. De hecho, estaban tan confiados que ni siquiera se molestaron en preparar adecuadamente su artillería. En la mañana del 5 de mayo, los franceses intentaron intimidar a los mexicanos con chirridos de cornetas y maniobras avanzadas de bayoneta. Pero después de un día completo de lucha, incluidas tres cargas cuesta arriba fallidas, se vieron obligados a retirarse debido a las numerosas bajas.

Lee también: Una postal de la iglesia La Lomita; así lucía en el año 1900



4. Después de perder la Batalla de Puebla, Francia ganó la guerra

La victoria de México en Puebla ralentizó, pero no detuvo, el asalto de Francia. A raíz de la batalla, un enfurecido emperador Napoleón III ordenó que se enviaran a México casi 30,000 soldados más. Esta vez, bajo un nuevo comandante, pudieron invadir Puebla y conquistar fácilmente la Ciudad de México. Luego, Juárez y sus partidarios huyeron a las montañas para realizar operaciones de guerrilla mientras Napoleón III instalaba a Ferdinand Maximilian von Habsburg, segundo en la línea del trono austrohúngaro, como gobernante de México.

5. La ocupación francesa de México duró poco

De vuelta en Francia, a Napoleón III le preocupaba cada vez más que Prusia, tras las recientes victorias contra Dinamarca y Austria, intentara recuperar los territorios perpetuamente disputados de Alsacia y Lorena. Mientras tanto, la Guerra Civil había terminado y los funcionarios estadounidenses ejercían presión diplomática sobre los franceses y suministraban armas al ejército de Juárez. Con sus arcas a punto de agotarse, Napoleón III decidió en 1866 poner fin a la ocupación francesa de México. Maximiliano imprudentemente se quedó y siguió luchando brevemente, rindiéndose solo después de que sus tropas fueran derrotadas en Querétaro. El 19 de junio de 1867, él y sus principales generales fueron ejecutados por un pelotón de fusilamiento.

6. Porfirio Díaz comenzó a hacerse un nombre en Puebla

Porfirio Díaz, el presidente con más años de servicio en México, era un comandante de caballería relativamente desconocido hasta la Batalla de Puebla, donde superó a los franceses en su tercera carga y los envió a una retirada desordenada. Durante los años siguientes ganó batallas en Oaxaca y en otros lugares. Sin embargo, después de la guerra, Díaz se desilusionó tanto con su antiguo amigo Juárez que se postuló sin éxito a la presidencia contra él. Más tarde lanzó un par de intentos de golpe de estado y finalmente tomó el poder en 1876. Excepto por una interrupción de cuatro años, su reinado duró hasta 1911, cuando finalmente fue depuesto por la Revolución Mexicana.

7. El Cinco de Mayo se celebra más en los Estados Unidos que en México

Juárez declaró feriado el Cinco de Mayo inmediatamente después de la Batalla de Puebla, pero para muchos mexicanos siempre ha pasado a un segundo plano a eventos como el Día de la Independencia del 16 de septiembre, que conmemora el inicio de las hostilidades contra el dominio español en 1810. En los Estados Unidos, por otro lado, el Cinco de Mayo ganó fuerza durante la década de 1960, cuando los activistas chicanos comenzaron a buscar una manera de honrar su historia y cultura. Hoy en día, las mayores celebraciones del Cinco de Mayo se llevan a cabo en las ciudades de Estados Unidos con una gran población hispana, como Los Ángeles, que cada año atrae a cientos de miles de personas a su festival Fiesta en Broadway.

Con información de: History/Jesse Greenspan

ACL/J.Sotomayor

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias