Síguenos

Salud

Qué son los vendajes y cómo contener una hemorragia en caso de emergencia

Es necesario conocer como aplicar un vendaje en caso de que ocurra un accidente en el que una hemorragia se exponga y cómo controlarla

5 mayo, 2022
Qué son los vendajes y cómo contener una hemorragia en caso de emergencia

En caso de una emergencia como un accidente en donde una persona resulta lesionada, es necesario saber de primeros auxlios como el conocimiento de colocar un vendaje para controlar una hemorragia activa.

Las funciones del vendaje son: impedir el movimiento en la parte afectada, hacer presión en la herida para evitar la fluidez de sangre, así como favorecer el retorno de la circulación venosa de las extremidades.

Tipos de vendajes

Hay diversos tipos de vendajes como son:

  • Compresivo: Funciona como compresión progresiva a nivel de una extremidad para favorecer el retorno venoso. Se utiliza también para limitar el movimiento de alguna articulación.
  • Rígido: Inmoviliza completamente la zona donde se encuentra la lesión.
  • Circular: Se utiliza para fijar el extremo inicial y final de una inmovilización, fijar un apósito e iniciar o finalizar un vendaje.
  • Espiral: Se utiliza en las extremidades.
  • En 8: Se utiliza en las articulaciones (tobillo, rodilla, muñeca y codo), ya que de esta forma se puede tener movilidad. 
  • Espiga: Se sostiene la venda con una mano y se va realizando el vendaje por vueltas. El método para vendar es con una inclinación de 45 grados en la primera vuelta, la segunda sobre esta con una inclinación invertida, es decir, de 45 grados, en dirección contraria a la anterior. La tercera vuelta de la venda como la primera pero avanzando y así hasta que al final tenga un aspecto de "espiga".
  • Vuelta recurrente: Se utiliza en las puntas de los dedos y en la cabeza. Después de fijar el vendaje con una vuelta circular se lleva la venda hacia el extremo del dedo y se vuelve hacia atrás con doblez. Al final, se fija con una vuelta circular.
  • Blando o contentivo: Se utiliza para asegurar el material de una cura o un apósito.

En una hemorragia externa, estas son sensibles a la compresión, por lo que se debe recurrir a técnicas de presión para controlar el sangrado.

Técnicas para el control de hemorragia externa

Las técnicas para el control de la hemorragia externa son las siguientes:

Compresión directa:

En este paso se comprime la herida mediante la aplicación de presión directa, esto se puede hacer con material de curación (gasa o apósito). La técnica es utilizando un guante, colocar una gasa o apósito y hacer presión con la mano enguantada, mientras se coloca otro apósito encima del primero. Sin dejar de hacer presión en la herida. Esto comprime los vasos sanguíneos locales y disminuye la velocidad del flujo sanguíneo en ellos. Una vez se controle la hemorragia colocar un vendaje sobre la gasa para hacer un vendaje compresivo. No se debe retirar la gasa por ningún motivo.

Uso de torniquete:

Con el uso de un torniquete que puede ser cualquier cosa que pueda sujetarse a la extremidad como una cuerda, un cinto de tela o un tubo de plástico fléxible. Este se coloca por encima de una articulación (codo o rodilla), a 5 cm por arriba del sangrado.

Una vez que se apliquen algunas de estas técnicas se debe checar el pulso distal para verificar que el vendaje no esté demasiado ajustado. 

Recuerda que estas se deben aplicar en caso de emergencia y si es usted un civil se debe llamar al 911 de inmediato para que un profesional de la salud pueda atender al paciente de manera inmediata para evitar alguna afectacción en el organismo.

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias