Síguenos

LIDERAZGO

Los mejores líderes tienen una energía positiva contagiosa

28 abril, 2022
Catherine Ledner/Getty Images

La pandemia ha cobrado un precio significativo en el bienestar y la energía de muchos. Los líderes positivamente energizantes son más cruciales que nunca. La energía relacional positiva, la energía intercambiada entre personas que ayuda a animarlas, entusiasmarlas y renovarlas, sin embargo, es...más

Los investigadores y líderes han buscado el secreto del liderazgo exitoso durante siglos. Docenas de libros nuevos cada año prometen dar la respuesta. Decidimos examinar esta pregunta empíricamente y, cuando lo hicimos, descubrimos que el mayor predictor del éxito de los líderes no es su carisma, influencia o poder. No es personalidad, atractivo o genio innovador. Lo único que reemplaza a todos estos factores es la energía relacional positiva: la energía intercambiada entre personas que ayuda a animarlos, entusiasmarlos y renovarlos.



Esto es lo que los líderes deben saber sobre la energía relacional positiva, que hemos descubierto que es el predictor más infrautilizado pero poderoso del liderazgo y el éxito organizacional.

La importancia de la energía relacional positiva

En nuestro trabajo, que incluye entrevistas con miles de líderes y empleados, un libro próximo a publicarse y dos décadas de investigación sobre liderazgo positivo, hemos analizado a las personas en términos de sus redes de relaciones: comunidades, organizaciones y familias. Hemos observado que ciertas relaciones dentro de esas redes son extraordinariamente enriquecedoras y edificantes. El resultado es un rendimiento extraordinario. En particular, generalmente hay una persona en el centro de estas redes que es responsable de la mayor parte del movimiento hacia adelante, sin mencionar el bienestar de todo el resto. Los llamamos energizantes positivos.

El mayor secreto de los Energizantes es que, al animar a los demás a través de un liderazgo auténtico basado en valores, terminan elevándose a sí mismos y a sus organizaciones. Los energizantes positivos demuestran y cultivan acciones virtuosas, incluyendo el perdón, la compasión, la humildad, la amabilidad, la confianza, la integridad, la honestidad, la generosidad, la gratitud y el reconocimiento en la organización. Como resultado, todos florecen.

La pandemia ha cobrado un precio significativo en el bienestar y la energía de muchos. Los líderes positivamente energizantes son más cruciales que nunca. La energía positiva, sin embargo, no es la demostración superficial de una falsa positividad, como tratar de tener pensamientos felices o hacer la vista gorda ante el estrés y las presiones muy reales que experimentan los empleados sobrecargados. Más bien, es la demostración activa de valores.

Has conocido gente así. Son como el sol. Estas personas entran en una habitación y la hacen brillar. Todos se energizan, entusiasman, inspiran y conectan. Estas personas incandescentes son energizadores positivos. Otros miembros de estas redes se están agotando: los que dejan a los demás sintiéndose sin energía, desmoralizados, disminuidos y sin inspiración. Ya conoces los que consumen tu energía cada vez. Les hemos dado el nombre de desenergizadores.

En nuestro análisis de estos individuos energizantes y desenergizantes en el ambiente de trabajo, estábamos especialmente interesados en estudiar los efectos energizantes de los líderes, porque los líderes son el factor más importante para dar cuenta del desempeño de una organización. Estos estudios nos dieron una gran comprensión de los secretos de cada líder exitoso.

Numerosos estudios realizados por nuestro grupo y nuestros colegas muestran que los energizantes positivos producen niveles sustancialmente más altos de compromiso, menor rotación y mayor sensación de bienestar entre los empleados. Esto se debe en parte a que, a nivel celular de la actividad cerebral, el grosor cortical aumenta a través de la exposición a la energía relacional, las hormonas como la oxitocina y la dopamina aumentan, y a nivel celular en el cuerpo, se reduce la inflamación y se mejora la inmunidad a las enfermedades. En las organizaciones, se producen rendimientos superiores para los accionistas y, en algunos de nuestros estudios, los resultados superaron los promedios de la industria en rentabilidad y productividad por un factor de cuatro o más.

Esto es lo que diferencia la energía relacional positiva. La energía física disminuye con el uso. Correr un maratón nos agota. Necesitamos tiempo de recuperación. Lo mismo ocurre con el uso de la energía mental y emocional. Nos fatigamos y necesitamos recuperarnos. El único tipo de energía que no disminuye, sino que se eleva con el uso es la energía relacional positiva. Rara vez nos cansamos, por ejemplo, al estar cerca de personas con las que tenemos relaciones amorosas, de confianza y de apoyo. La energía relacional positiva es auto-mejora. La capacidad de los líderes para engendrar energía relacional es, de hecho, tan poderosa que otorga a los energizadores una ventaja extraordinaria. Pueden dar la vuelta a las empresas en quiebra, resolver situaciones aparentemente condenadas al fracaso y revitalizar a los empleados desconectados y agotados.

Evaluación de la energía relacional

Así es como identificamos los energizantes: les preguntamos a los miembros de cientos de organizaciones, desde pequeñas empresas emergentes hasta corporaciones multinacionales, esta pregunta: "Cuando interactúo con esta persona [persona X] en mi organización, ¿qué sucede con mi energía?" En otras palabras, se pidió a cada persona que se calificara a sí misma en una escala de muy positivamente energizada a muy desenergizada cuando interactuaba con otra persona en su empresa. Cada miembro de un equipo sénior, por ejemplo, calificó su interacción con todos los demás miembros del equipo sénior.


Quedamos asombrados con los resultados de esta investigación. Cuando los líderes muestran energía relacional positiva, catapultan el desempeño a un nuevo nivel. Más específicamente, energizantes positivos:

Son ellos mismos mucho mejores que otros.
Impactar positivamente el desempeño de los demás, de modo que otras personas tiendan a prosperar en su presencia.
Existen en mayor número en organizaciones de alto desempeño que en organizaciones de desempeño promedio.
Cuando el líder es un energizador positivo, la organización tiene mayor:

  • Innovación (el atributo número uno quebuscan los directores ejecutivos en todas las industrias y países)
  • Trabajo en equipo
  • Rendimiento financiero, incluida la productividad y la calidad.
  • Cohesión en el lugar de trabajo

Y cuando un líder es un energizador positivo, los empleados tienen mayor:

  • Satisfacción laboral
  • Bienestar
  • Compromiso
  • Actuación
  • Relaciones con la familia

¿Qué hace que los líderes positivamente energizantes sean tan exitosos?

Hay un término botánico para estos resultados: el efecto heliotrópico. Ese es el fenómeno por el cual las plantas se vuelven naturalmente y crecen en presencia de la luz. En la naturaleza, la luz es la fuerza que da vida; la fotosíntesis se produce sólo en su presencia. Los seres humanos tienen la misma atracción inherente hacia la energía que da vida y sustenta la vida. Esta forma de energía es lo que recibes y das en las relaciones con los demás. Décadas de investigación muestran que esta energía relacional positiva nos nutre y nos hace cobrar vida. Por ejemplo, la investigación de la profesora de UC Irvine, Sarah Pressman, muestra que la necesidad de una conexión social positiva es tan grande que la falta de ella es peor para la salud que fumar, la obesidad o la presión arterial alta y reduce la longevidad. Por el contrario, la conexión social positiva no solo puede alargar nuestra vida, sino también fortalecer nuestro sistema inmunológico y disminuir los índices de ansiedad y depresión.

En las organizaciones, estos efectos se magnifican a través del líder. Es decir, la energía relacional de los líderes tiene un efecto enorme en los empleados, más que casi cualquier otra relación en el trabajo.

Considere, por ejemplo, a Ashley Bernardi, fundadora y directora ejecutiva de la firma de relaciones con los medios Nardi Media. Vio que los ingresos de su negocio se duplicaron en el lapso de dos años, de seis a siete cifras, a pesar de la agitación económica de la pandemia. Bernardi había hecho un cambio en su forma de ser cuando dirigía, y es algo que cualquiera puede aprender.

Una crisis de salud en 2016 la llevó a cambiar de dirección sobre cómo lideraba su empresa y su equipo. Después de experimentar una forma debilitante de la enfermedad de Lyme junto con la depresión posparto que la dejó postrada en cama después del nacimiento de su tercer hijo, Bernardi tuvo un momento de verdad. Su enfermedad la llevó a una mayor compasión y comprensión por los demás. Se dio cuenta de que todos se presentan a trabajar con los desafíos que enfrentan en sus vidas personales. A medida que se curó físicamente y se convirtió en una líder más compasiva, su negocio comenzó a florecer. Dedicó tiempo a crear los valores fundamentales de su empresa, que incluyen la familia y la amabilidad, y se aseguró de dar ese ejemplo a su creciente equipo y clientela. Y por primera vez en su vida, Bernardi comenzó a cuidar de manera excelente su bienestar físico y su salud emocional: practicaba regularmente meditación, respiración y yoga; empezó a correr; buen sueño priorizado; y, sí, incluso tomó descansos en el trabajo y siestas. Se inscribió en el curso Coursera de Yale sobre la ciencia del bienestar.

Como ahora puede adivinar, Bernardi es una líder positivamente energizante. Como ella cuenta la historia: “Cuando aprendí a ponerme a mí misma en primer lugar, vi que la transformación sucedía en mi vida de las maneras más poderosas: atraía a miembros del equipo con ideas afines que se animaban mutuamente y se alineaban con mis valores fundamentales, uno de ellos siendo bondad. Nuestro negocio floreció”.

¿Cómo lo hacen los energizantes positivos?

Hay más en esto que la necesidad de que los empleados se sientan valorados, respetados y comprometidos; ya sabemos que esas cosas son importantes. Cuando obtienen reconocimiento, apoyo y aliento, el ausentismo es bajo, la productividad y la rentabilidad son altas y la calidad y la seguridad mejoran. Pero los energizantes positivos catalizan todo esto y más.

La energía relacional positiva se vuelve entonces recíproca. Un acercamiento energizante a los demás actúa como un mecanismo continuo de aumento de energía que, a su vez, produce una abundancia de energía en toda la red. Los energizantes se reproducen, construyendo redes de energizantes positivos a su alrededor, y ese efecto heliotrópico se expande para atraer aún más.

Parafraseando a la líder comprobada Dolly Parton: Si sus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y ser más, eres un líder positivo y energizante. Muchos estudios sobre liderazgo positivo demuestran que los líderes enfocados en contribuir a los demás son sustancialmente más efectivos que los líderes enfocados en el logro y el éxito personal. Sus organizaciones y sus empleados sobresalen.

¿Pueden las organizaciones prosperar con líderes que agotan en lugar de generar energía? Por supuesto, a corto plazo. Pero la evidencia empírica es clara de que la energía positiva es mucho más efectiva a largo plazo. Con el tiempo, los empleados se vuelven reacios a desenergizar y agotar la vida de los líderes, y ese no es un riesgo que los líderes puedan correr durante la Gran Renuncia (ni, diríamos, tampoco en tiempos de auge económico). Esa energía heliotrópica se renovará muchas veces e inspirará enfoque, confianza e inversión sincera en sus objetivos. Sus empleados se volverán hacia el sol.

ACL/J.Sotomayor

 

 

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias