Síguenos

Ansiedad y Depresión: Padecimientos que pueden revertirse

*En colaboración con Boris González Ceja
17 mayo, 2023

La ansiedad y la depresión son dos de las condiciones de salud mental más comunes que afectan a las personas en todo el mundo. Estas condiciones pueden ser debilitantes y pueden afectar significativamente la vida diaria de una persona. Sin embargo, es importante tener en cuenta que tanto la ansiedad como la depresión son tratables y se pueden revertir con el manejo adecuado.

La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto significativo en la salud mental de las personas en todo el mundo. La incertidumbre, el aislamiento social y el estrés económico han llevado a un aumento en los niveles de ansiedad y depresión.

Posterior a la pandemia y la subsecuente crisis económica, se vuelve necesario analizar los problemas de violencia social y de género que se viven en nuestras comunidades, considerando los problemas psicológicos complejos que tienen una íntima relación con la depresión y la ansiedad de personas migrantes y residentes locales.

En México las estadísticas muestran que el 50.7 por ciento de la población han presentado síntomas de ansiedad, con Puebla, Chiapas y Michoacán entre los primeros lugares. Poco más del 15 por ciento de la población ha padecido síntomas de depresión, cuyos mayores porcentajes se encuentran en Guerrero, Tabasco, Durango, Zacatecas y Michoacán.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Bienestar del INEGI, las mujeres son aquellas que presentan más síntomas de ansiedad y depresión; sin embargo, como profesionales de la salud mental, podemos afirmar que ambas condiciones pueden revertirse con la atención psicológica profesional adecuada.

Lee también: La pandemia como un proceso social adaptativo

Etiología

La ansiedad y la depresión pueden son padecimientos multifactoriales causados por factores genéticos, alteraciones de la química cerebral, eventos traumáticos y ciertos rasgos de la personalidad.

Los factores genéticos parecen predisponer al desarrollo del trastorno de ansiedad generalizada (TAG). El TAG comparte una heredabilidad común con la depresión mayor y con el rasgo de personalidad “neuroticismo”. Otros datos apoyan que las variaciones en los subtipos del gen de la descarboxilasa del ácido glutámico aumentan la susceptibilidad de presentar ansiedad, y una mayor frecuencia del genotipo SS de la región polimórfica ligada al gen del transportador de serotonina en individuos con TAG.

Además, los estudios genético-ambientales han puesto de relieve la importancia de los traumas tempranos en el desarrollo y de los acontecimientos vitales estresantes recientes y su interacción con los marcadores genéticos en el desarrollo del TAG y la sensibilidad a la ansiedad. Los eventos traumáticos, como la muerte de un ser querido, un divorcio o una pérdida laboral, pueden desencadenar síntomas de estas condiciones. De manera similar, el estrés crónico, como los problemas financieros o un trabajo exigente, también puede conducir al desarrollo de ansiedad o depresión.

Ciertos rasgos de la personalidad, por ejemplo, las personas que son perfeccionistas, críticas consigo mismas o tienen una tendencia a preocuparse excesivamente pueden ser más propensas a desarrollar ansiedad. Por otro lado, las personas que tienen una tendencia a rumiar o a sentirse abatidas o desesperadas pueden ser más propensas a desarrollar depresión.

Signos y síntomas

Los signos y síntomas de ansiedad y depresión pueden variar de persona a pep>La ansiedad y la depresión son dos de las condiciones de salud mental más comunes que afectan a las personas en todo el mundo. Estas condiciones pueden ser debilitantes y pueden afectar significativamente la vida diaria de una persona. Sin embargo, es importante tener en cuenta que tanto la ansiedad como la depresión son tratables y se pueden revertir con el manejo adecuado.

La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto significativo en la salud mental de las personas en todo el mundo. La incertidumbre, el aislamiento social y el estrés económico han llevado a un aumento en los niveles de ansiedad y depresión.

Posterior a la pandemia y la subsecuente crisis económica, se vuelve necesario analizar los problemas de violencia social y de género que se viven en nuestras comunidades, considerando los problemas psicológicos complejos que tienen una íntima relación con la depresión y la ansiedad de personas migrantes y residentes locales.

En México las estadísticas muestran que el 50.7 por ciento de la población han presentado síntomas de ansiedad, con Puebla, Chiapas y Michoacán entre los primeros lugares. Poco más del 15 por ciento de la población ha padecido síntomas de depresión, cuyos mayores porcentajes se encuentran en Guerrero, Tabasco, Durango, Zacatecas y Michoacán.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Bienestar del INEGI, las mujeres son aquellas que presentan más síntomas de ansiedad y depresión; sin embargo, como profesionales de la salud mental, podemos afirmar que ambas condiciones pueden revertirse con la atención psicológica profesional adecuada.

Lee también: La pandemia como un proceso social adaptativo

Etiología

La ansiedad y la depresión pueden son padecimientos multifactoriales causados por factores genéticos, alteraciones de la química cerebral, eventos traumáticos y ciertos rasgos de la personalidad.

Los factores genéticos parecen predisponer al desarrollo del trastorno de ansiedad generalizada (TAG). El TAG comparte una heredabilidad común con la depresión mayor y con el rasgo de personalidad “neuroticismo”. Otros datos apoyan que las variaciones en los subtipos del gen de la descarboxilasa del ácido glutámico aumentan la susceptibilidad de presentar ansiedad, y una mayor frecuencia del genotipo SS de la región polimórfica ligada al gen del transportador de serotonina en individuos con TAG.

Además, los estudios genético-ambientales han puesto de relieve la importancia de los traumas tempranos en el desarrollo y de los acontecimientos vitales estresantes recientes y su interacción con los marcadores genéticos en el desarrollo del TAG y la sensibilidad a la ansiedad. Los eventos traumáticos, como la muerte de un ser querido, un divorcio o una pérdida laboral, pueden desencadenar síntomas de estas condiciones. De manera similar, el estrés crónico, como los problemas financieros o un trabajo exigente, también puede conducir al desarrollo de ansiedad o depresión.

Ciertos rasgos de la personalidad, por ejemplo, las personas que son perfeccionistas, críticas consigo mismas o tienen una tendencia a preocuparse excesivamente pueden ser más propensas a desarrollar ansiedad. Por otro lado, las personas que tienen una tendencia a rumiar o a sentirse abatidas o desesperadas pueden ser más propensas a desarrollar depresión.

Signos y síntomas

Los signos y síntomas de ansiedad y depresión pueden variar de persona a per>La ansiedad y la depresión son dos de las condiciones de salud mental más comunes que afectan a las personas en todo el mundo. Estas condiciones pueden ser debilitantes y pueden afectar significativamente la vida diaria de una persona. Sin embargo, es importante tener en cuenta que tanto la ansiedad como la depresión son tratables y se pueden revertir con el manejo adecuado.

La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto significativo en la salud mental de las personas en todo el mundo. La incertidumbre, el aislamiento social y el estrés económico han llevado a un aumento en los niveles de ansiedad y depresión.

Posterior a la pandemia y la subsecuente crisis económica, se vuelve necesario a

Temas de esta nota
Enlaces patrocinados