Síguenos

Zadath Osuna innova con cultivo de pitahaya en Las Puentes Navolato

Junto al mar, con su emprendimiento de la exquisita cactácea fruta de dragón, diversifica la oferta de cultivos y aporta nueva tecnología reutilizando llantas viejas.

Zadath Osuna innova con cultivo de pitahaya en Las Puentes Navolato

Félix Zadath Osuna Montoya es innovador emprendiendo con un cultivo de pitahaya o fruta dragón a la orilla del mar en el municipio de Navolato. Su iniciativa no solo es un ejemplo de reconversión productiva, sino que generó una tecnología de plantación provechosa para el medio ambiente, incorporando llantas viejas como tutorado para las plantas.

Para los visitantes del campo pesquero Las Puentes, sindicatura de Lic. Benito Juárez, es una rareza llegar a la orilla del mar y en vez de ver agua ven primero un cultivo de pitahaya o fruta dragón. Tardó dos años Zadath Osuna en llevar el cultivo desde nivel de esqueje a la producción. Aquello que inició en 2020 como proyecto experimental ya le está dando fruto.

En los terrenos salitrosos de Las Puentes pocos cultivos tradicionales pudieran prosperar, pero Zadath se las ha ingeniado para crear una tecnología agraria apilando llantas recicladas, que luego llena de tierra, para hacer el tutor o soporte elevado que requiere el cultivo de pitahaya. Una tecnología de su autoría que él llama “semi hidroponía”.

Lee también: Población milenaria de cocodrilos en Villa Juárez

La idea del cultivo de pitahaya en Sinaloa no es nueva, pero hay pocos que le apuestan a este cultivo. El proyecto lo inició junto con su amigo Cándido Fernández, en un predio a orilla de la carretera Culiacán-Mazatlán, a la altura del kilómetro 116, en una huerta que se llama “Pitahayas El Llorón”. Ahí empezaron con una colección de 30 variedades nativas de México y de Sudamérica, e iniciaron procesos de cruces de genotipos o variedades. También han probado distintos tipos de tutorado para la planta.

En el predio de Navolato llamado “Pitahayas Las Puentes” Zadath tiene en experimentado distintas tecnologías para el soporte de la planta Debido a que las pitahayas son plantas cactáceas de tipo trepadoras, con raíces en tierra y otras adventicias, que requiere de un soporte para desarrollarse. Algunas de las tecnologías empleadas en distintos países son: mediante árboles (tutores vivos), mediante postes con aros de llantas, espaldera piramidal con malla metálica, espaldera tipo tendedero (concables) y postes de concreto con aros o cruces.

En Las Puentes el cultivo tiene un nuevo sistema no documentado, que es utilizando llantas rellenas de tierra y regadas por goteo. Afirma ZadaTh que con esa tecnología tiene frutos en 8 meses, en vez de dos años que dura cuando está plantada al suelo, debido a que el esqueje inicia en la copa, y evita perder tiempo en elevarse.

Lee también: Marisela Ramírez es la maestra de los migrantes sin escuela

El cultivo en Las Puentes lo inició con 100 plantas, y ha ido creciendo con distintas variedades como: American beauty, ocamponi, undatus (planta de ornato reina de la noche), y plantas regionales colectadas del medio silvestre en Sinaloa.

Debido a que las pitahayas son plantas que tienden a florecer de noche, el ingeniero Félix Zadath Osuna y su familia hacen la polinización manual para garantizar mayor producción de fruto. En condiciones naturales se necesita la presencia de murciélagos y palomillas negras para que toquen el polen de las flores, por ser plantas de polinización cruzada.

Comenta zadath Osuna que él y su amigo Cándido Fernández en sus giras como agrónomos aprovecharon para tomar cursos  de capacitación del cultivo pitahaya en el estado de Hidalgo, de donde trajeron algunos esquejes para iniciar, y ahora los dos tienen un huerto de pitahayas por separado.

Con su trabajo en Las Puentes ya tiene un huerto de media hectárea, en un proyecto que pretende llegar a 3 hectáreas. Comenta que este cultivo es muy noble y puede desarrollarse principalmente en suelos que no tienen utilidad, como los terrenos ociosos, salitrosos (con su tecnología), en terrenos agrestes, empedrados o en cerros, donde se puedan regar.

Como parte manejo agronómico, además del riego se  requiere fertilización, la más barata es la de materia orgánica a base de estiércol, pero en su caso utiliza también triple 19 y aminoácidos, para tener la planta vigorosa y saludable.

Como se trata de un cultivo perene, las familias de campesinos pueden irlo aumentando y sacar provecho el resto de sus vidas. Comenta que en este primer año de producción ha cosechado 200 kilos, pero conforme avanza la maduración de las plantas aumenta la producción.

Parte de sus proyecto es ampliar el cultivo para venta de plantas, acompañado de un paquete de capacitación para el manejo agronómico, de manera que los clientes puedan garantizar el éxito de sus cultivos.

En Villa Juárez, Navolato, el campo pesquero de Las Puentes no solo vive de la captura de mariscos, ahora un cultivo exótico sorprende a los visitantes. Zadath es un innovador que ya lo buscan de importadoras canadienses. Su cultivo es un ejemplo de reconversión productiva que ya distingue a Navolato. La fruta de dragón es su nuevo referente.

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias