Síguenos

La lección más importante de Dale Carnegie

La mayoría de nuestros pensamientos se centran en cosas que están fuera de nuestro control. No podemos cambiar el pasado y fantasear con el futuro tampoco ayuda mucho.

2 febrero, 2022
La lección más importante de Dale Carnegie

Mejora tus pensamientos, mejora tu vida

Una vez, un programa de radio le pidió a Dale Carnegie que describiera la lección más importante que había aprendido en tres oraciones. Su respuesta: “La lección más grande que he aprendido es la tremenda importancia de lo que pensamos. Si supiera lo que piensas, sabría lo que eres, porque tus pensamientos te hacen lo que eres. Al cambiar nuestros pensamientos, podemos cambiar nuestras vidas".

Haciendo eco del consejo de Emerson de que "te conviertes en lo que piensas todo el día", la lección de Carnegie es un recordatorio de que nuestros pensamientos dictan nuestras elecciones, nuestras elecciones dictan nuestras acciones y nuestras acciones determinan quiénes somos en el mundo. Todo esto comienza con nuestros pensamientos. Y cada uno de nosotros tiene el poder de decidir lo que pensamos.

Durante mucho tiempo, no hice esto. En lugar de controlar mis pensamientos, dejo que ellos me controlen. El resultado no fue el ideal. Me enojé con demasiada facilidad. Estaba distraído constantemente. Y finalmente, me di cuenta de que los mayores obstáculos en mi vida los había creado yo mismo.
Ojalá pudiera señalar alguna epifanía en la que me di cuenta de la necesidad de cambiar. Sin embargo, la vida rara vez se presenta como una película. Rara vez hay un gran momento decisivo en el que las nubes se abren, vemos la luz y damos un giro milagroso. Más a menudo, es sólo la culminación de las frustraciones.
Nos enfrentamos a algo hasta que la frustración aumenta lo suficiente y decidimos cambiar.

En muchos sentidos, creo que esto es más alentador que tener una gran epifanía. Significa que cualquiera puede hacer un cambio en cualquier momento. No hay razón para esperar un momento dramático. Solo tenemos que tomar la decisión de cambiar... y luego cambiar.
Cuál es el punto. Todos tenemos el poder de decidir. Todos tenemos el poder de controlar nuestros propios pensamientos. Y dado que, como dijo Carnegie, nuestros pensamientos nos hacen quienes somos, hay muy pocas decisiones más importantes que podamos tomar.

Lee: Transforma tu vida para siempre con estos 15 pensamientos

Reconoce qué pensamientos no te ayudan

“Estamos más asustados que heridos; y sufrimos más por la imaginación que por la realidad”. - Séneca
Leí en alguna parte que tenemos 70,000 pensamientos cada día. No sé cómo se les ocurrió ese número y realmente no importa. La clave es que nuestras mentes están en constante movimiento y la mayoría de esos pensamientos no son útiles.
Nuestra tendencia a enfocarnos en lo negativo nos sirvió bien en el pasado. Ayudó a reconocer los peligros y a tomar medidas rápidas. Aquellos que ignoraron al león en la hierba para disfrutar del sol no son nuestros antepasados. Todos somos descendientes de aquellos que se inclinaron por reconocer lo negativo.

Hoy en día, todavía debemos ser conscientes de los riesgos que nos rodean. Pero como hemos eliminado la mayoría de nuestros peligros inmediatos, y lo que queda son problemas más complejos, centrarnos demasiado en lo negativo nos impide desarrollar soluciones reales.

Si nunca te has concentrado en tus pensamientos, te desafío a que lo pruebes. Elija un día y escribe periódicamente los pensamientos que pasan por tu cabeza. ¿En qué estás pensando en este momento?

Lo más probable es que sea una combinación de cavilar sobre el pasado, preocuparse por el futuro y pura tontería. Tal vez estés contemplando la trama de una película o preguntándote cómo es que el estilo Gingham está atrapado en tu cabeza. Podría ser cualquier cosa, pero lo más probable es que no sea útil.
Peter McWilliams dijo: "Nuestros pensamientos crean nuestra realidad; donde ponemos nuestro enfoque es la dirección en la que tendemos a ir". Si deseas cambiar esa realidad, es útil comprender dónde te estás enfocando hoy.

Lee: ¿Fatiga pandémica? Te decimos cómo enfrentarla

Centrarte en lo positivo

"Ningún pesimista jamás descubrió los secretos de las estrellas, ni navegó a una tierra inexplorada, ni abrió un nuevo cielo al espíritu humano". - Helen Keller, Optimismo: un ensayo.

Alguien me dijo una vez que la clave de la felicidad es tener más cosas que hacer que tener que hacer. En lugar de pensar que tienes que ir a trabajar, piensa en cómo llegar a trabajar en un buen trabajo que disfrutas. En lugar de pensar que tienes que llevar a tus hijos como chofer por la ciudad, piensa en cómo puedes llegar a ser parte de sus vidas.

¿Es cursi? Si, mas o menos. Pero si es cursi y funciona, a quién le importa si es cursi.
Tener una visión optimista no significa ignorar tus problemas. No hay ningún beneficio en restar importancia a la realidad o endulzar la verdad. Sin embargo, con cada revés, hay una apariencia de algo positivo. Como mínimo, estás vivo, eres más sabio y tienes la oportunidad de aprender de ello y seguir adelante.

Shakespeare dijo: "No hay nada bueno ni malo, pero el pensamiento lo hace así". Tus pensamientos afectan tu percepción y, por lo tanto, tu interpretación de la realidad que te rodea. No cambiará la realidad, pero te pondrá en un mejor estado de ánimo para lidiar con ella. Que es realmente el punto.

Lee: 5 consejos para mejorar tu armonía interior

Recuerde tu locus de control

"Concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el coraje para cambiar las cosas que puedo y la sabiduría para reconocer la diferencia" - La oración de la serenidad.

En Cómo dejar de preocuparse y empezar a vivir, Dale Carnegie cuenta la historia de cómo tiene un conjunto de huellas de dinosaurios en su jardín. Las huellas fueron incrustadas en piedra hace más de 180 millones de años. Actúan como un recordatorio de que si algo sucedió hace 180 millones de años o hace 180 segundos, está en el pasado. Y tenemos tantas posibilidades de cambiar algo que sucedió hace 180 segundos como cambiar esas huellas de dinosaurios.

La mayoría de nuestros pensamientos se centran en cosas que están fuera de nuestro control. No podemos cambiar el pasado y fantasear con el futuro tampoco ayuda mucho. No tiene sentido tratar de evitar que estos pensamientos entren en tu mente. Eres humano y esa es una receta para la frustración. Pero aunque no siempre puede excluirlos, puede decidir si les prestará atención.

Si un pensamiento no puede ayudarte a seguir adelante, no es un pensamiento útil. En el mejor de los casos, es una distracción. Adquiere el hábito de preguntarte periódicamente: "¿Es esto algo que puedo controlar?" Como dijo Platón,
"Hay dos cosas con las que una persona nunca debe enfadarse, lo que puede ayudar y lo que no puede".
Concéntrese en la siguiente acción
“Todo lo que puedas hacer, o soñar que puedes, comienza. La audacia tiene genio, magia y poder. Empieza ahora" - Goethe.

Siempre que estoy luchando por controlar mis pensamientos, mi mente actúa de manera similar a una reunión de negocios improductiva. Hay discusiones aleatorias que ocurren todas a la vez. La conversación es una repetición del mismo debate de la última reunión. No hay claridad y nadie tiene una estrategia para seguir adelante.
En ambos casos, una mente desbocada y una reunión con dificultades, la solución es la misma. Concéntrese en la siguiente acción. Preguntar: "¿Cuál es la próxima acción?" corta las discusiones hipotéticas y lo devuelve a la realidad. Te enfoca en lo que puedes controlar y te da la opción de comenzar a avanzar.

Recuerda que el propósito de pensar es actuar. Quieres mejorar tus pensamientos para poder mejorar tus acciones. Todo se derrumba sin acción.
La próxima vez que te encuentres luchando por controlar tus pensamientos, pregúntate: "¿Cuál es la próxima acción?" Tal vez no puedas ver el camino completo, pero hay casi una acción clara que te acercará a tu objetivo. Concéntrate en eso. Y recuerde el consejo de J.P. Morgan,
“Ve tan lejos como puedas ver; cuando llegues, podrás ver más lejos".


[embed]https://tusbuenasnoticias.com/historias-resilientes/la-vida-una-cuestion-de-actitud/[/embed]

Tus pensamientos determinan quién eres

“Un hombre no es más que el producto de sus pensamientos. En lo que piensa, se convierte". - Mahatma Gandhi
Si tus pensamientos dictan la persona que eres y la persona en la que te convertirás, hay pocas decisiones más importantes en la vida que las que eliges pensar. Y es una elección. Una que todos podemos hacer todos los días. Podemos elegir controlar nuestros pensamientos o podemos dejar que ellos nos controlen a nosotros.

¿A dónde te llevan hoy tus pensamientos? ¿Te están ayudando a convertirte en una mejor persona? Y si no, ¿por qué quieres seguir teniendo esos pensamientos?

Como creo firmemente que el mejor consejo siempre viene en forma de algunas preguntas, terminaré con algunas sugerencias para romper el ciclo de pensamientos inútiles. La próxima vez que tenga dificultades para controlar su mente, intenta preguntarte:


  • ¿Este pensamiento me está ayudando o lastimando?

  • ¿Está en consonancia con el tipo de persona que quiero ser?

  • ¿Estoy viendo solo lo negativo?

  • ¿Cuál es una lección positiva que puedo aprender de esto?

  • ¿Está esto bajo mi control?

  • Si es así, ¿qué quiero hacer al respecto?

  • Si no es así, ¿vale la pena mi preocupación?

  • ¿Cuál es la próxima acción?

  • ¿Qué puedo hacer para seguir adelante?

Ver artículo original en Jake Wilder para Medium.

ACL/KM

Te puede interesar
Últimas noticias