Síguenos

Identifica políticas públicas para la prevención del delito

Conoce los enfoques de las acciones de prevención y algunos ejemplos.

8 junio, 2021
Identifica políticas públicas para la prevención del delito

Conoce los enfoques de las acciones de prevención y algunos ejemplos

Una de las soluciones para recuperar espacios para la paz es a través de la participación ciudadana en la elaboración de planes y programas de seguridad. Por tal motivo, te comentamos sobre las políticas públicas para la prevención del delito con el propósito de que las conozcas y ayudes a mejorarlas para cumplir con su objetivo.

La violencia suele ser producto de una relación social conflictiva que surge de intereses y poderes que no logran ponerse de acuerdo de manera distinta a la fuerza.

En las ciudades, puede transformar el comportamiento de la sociedad y provocar la pérdida de espacios públicos; por lo que la urbanización privada-amurallada se fortalece, y por ende, la segregación social (Carrión, 1994).

De esta manera, las soluciones requeridas para resolver el problema de la violencia son múltiples, pero pueden dividirse en acciones dirigidas a controlar la violencia (criminología y perspectiva judicial) y las acciones dirigidas a prevenirlas (epidemiología y salud pública), según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Lee: Como ciudadano, ¿sabes participar en la gestión pública?

A continuación, se detalla la forma en la que deben realizarse las actividades de prevención.

¿Cómo deben ser las políticas públicas para prevenir el delito?

La prevención de la violencia y la delincuencia se define como “el conjunto de políticas públicas, programas y acciones orientadas a reducir factores de riesgo que favorezcan la generación de violencia y delincuencia, así como a combatir las distintas causas y factores que la generan”, de acuerdo con el artículo 2 de la Ley General de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia.

Por tanto, la prevención de la violencia y la delincuencia debe delimitarse en cinco elementos:


  1. Prevención de qué: centrarse en determinados tipos de violencia y en diferentes modalidades. Las estrategias, programas y acciones a instrumentar varían en función de lo que se busca prevenir.

  2. Prevención para quién: enfocarse en ciertos grupos sociales. La violencia y la delincuencia no afecta de manera uniforme a la población.

  3. Prevención dónde: focalizarse y diferenciarse en función del contexto, del territorio, del entorno y de la escala.

  4. Prevención cómo: debe compaginar el nivel de intervención primaria (población en general), secundaria (población vulnerable) y terciaria (población que ya generó o sufrió la violencia). A su vez, combina los múltiples ámbitos de la prevención -situacional, psicosocial, social, comunitario, político y el de reincidencia-.

  5. Prevención cuándo: establecer consecuencias en el corto, en el mediano y en el largo plazo.

Lee:


[embed]https://tusbuenasnoticias.com/educacion/3-ejemplos-de-politicas-publicas/[/embed]

Por lo anterior, una política pública de prevención debe reconocer y considerar la complejidad de la violencia y delincuencia.

Políticas públicas para prevenir el delito

Las acciones buscan modificar los factores estructurales y sociales, de acuerdo con Fuentes (2004):


  • Prevención estructural: medidas a largo plazo. Implican la reducción de la pobreza y la desigualdad.

  • Prevención social: acciones que actúan sobre los grupos de alto riesgo para disminuir la probabilidad de que se conviertan en victimarios o agentes de violencia.

  • Prevención puntual: centrada en un número reducido de factores de riesgo de la violencia como el control de armas o programas dirigidos a grupos vulnerables.

  • Prevención integral: actúa sobre un conjunto de factores de riesgo.

  • Prevención primaria, secundaria y terciaria: dirigida a reducir los factores de riesgo y aumentar los factores de protección.

Podría interesarte: Conoce las consecuencias del homicidio más allá de la muerte

De esta manera, la Estrategia Nacional de Seguridad Pública, en el ámbito de prevención, establece que la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana enfocará sus esfuerzos en las siguientes acciones:


  • Desarrollo Alternativo: crear alternativas económicas sostenibles para los hogares y comunidades que dependen del ingreso provisto por actividades ilícitas. Así como, promover la cohesión social, desarrollar infraestructura, mejorar el alcance de servicios públicos, entre otros.

  • Prevención Especial de la Violencia y el Delito: disuadir a los autores de conductas delictivas de su reincidencia mediante intervenciones restaurativas, orientadas a su protección, resocialización y a la reparación del daño cometido a las víctimas.

  • Disuasión Focalizada: identificación de los actores para generar conciencia y modificar su comportamiento.

  • Cumplimiento regulatorio

  • Justicia procesal, proximidad y atención a víctimas: herramientas y protocolos de actuación que ayuden a consolidar su legitimidad frente a la sociedad.

En otras palabras, “la política de prevención prioriza establecer lazos de colaboración con todas las dependencias relevantes del Gobierno de México; coordinarse en todo momento con las autoridades estatales y municipales; estrechar sus vínculos con la comunidad internacional, el sector privado y, de manera muy importante, con la sociedad civil organizada y no organizada” (Senado de la República, p. 58).

Referencias
Banco Interamericano de Desarrollo (BID). 1999. "Prevención de la violencia", nota técnica núm. 5, Washington, D.C.
Carrión, Fernando. 1994. "De la violencia urbana a la convivencia ciudadana", en Ciudad y violencia en América Latina.
Fuentes, David. (2004) Políticas públicas y seguridad ciudadana: la violencia como problema público. Revista Scielo.
Nexos. Prevención en serio
Senado de la República. (2019). Estrategia Nacional de Seguridad Pública (p. 53-58).

Te puede interesar
Últimas noticias