Tus Buenas Noticias
Síguenos

Matías e Íker, los hermanitos inclusivos de Navolato que suman capacidades desafiando obstáculos

A pesar de los desafíos que se les presentan se unen para tener una vida más feliz.

30 abril, 2024
Matías Alonso e Íker Sebastián son dos hermanitos que juntos enfrentan dificultades.
Matías Alonso e Íker Sebastián son dos hermanitos que juntos enfrentan dificultades.

En El Vergel, Navolato, hay dos pequeños guerreros que desafían juntos las adversidades de la vida, demostrando con cada paso que la inclusión y el amor pueden superar cualquier obstáculo.

Matías Alonso Montes Ochoa, de tan solo 7 años de edad, y su hermanito Íker Sebastián Montes Ochoa, de 5 años, encarnan el verdadero significado de la hermandad y la solidaridad.

Matías Alonso e Íker Sebastián se encuentran unidos ante las adversidades.
Los hermanitos incluyentes Matías Alonso e Íker Sebastián siempre están unidos.

Un diagnóstico inesperado

La vida de estos dos hermanitos tomó un giro inesperado desde muy temprana edad, cuando Íker Sebastián nació con un diagnóstico de hipoacusia bilateral profunda, lo que le impide escuchar.

Desde entonces, ha enfrentado numerosos desafíos de salud, incluyendo una cirugía de reconstrucción de comisura de labios y un soplo en el corazón que requirió atención médica especializada. A pesar de estas dificultades, su hermano mayor, Matías Alonso, ha sido su fiel compañero y defensor en cada paso del camino.

Desafios en su vida

"Siempre ha estado presente en su vida y lo ha ayudado a enfrentar cada desafío que se le presenta", comparte orgullosa Ana Ochoa, madre de los valientes hermanitos.

Desde el jardín de niños, Matías Alonso ha protegido y cuidado a su hermanito menor, compartiendo cada momento juntos y garantizando su seguridad en todo momento.

Fortaleza de hermanos

Pero la verdadera fortaleza de Matías Alonso radica en su corazón inclusivo y su compromiso con la defensa de los derechos de las personas con discapacidad.

"Matías Alonso es un niño incluyente que siempre da un lugar especial a las personas que lo requieren, y por supuesto, su hermano es una de esas personitas especiales a quienes le entrega todo su amor", relata con emoción Hugo Montes, padre de los hermanitos.



A pesar de los desafíos, Matías Alonso e Íker Sebastián llevan una vida tan normal como la de cualquier otro niño, disfrutando de juegos y risas juntos.

Matías Alonso ha aprendido algunas palabras en lenguaje de señas mexicano para comunicarse con su hermano, mientras que Íker Sebastián ha desarrollado la habilidad de leer los labios para facilitar la comunicación. Unidos por el amor fraternal, estos dos hermanitos han encontrado la fuerza y la alegría en su vínculo inquebrantable.

Detrás de estos niños valientes, se encuentra una familia unida y resiliente, que trabajan incansablemente para superar juntos cualquier desafío que se les presente.

Aunque la vida de Íker Sebastián y Matías Alonso no ha sido sencilla, son una fuente de inspiración, inclusión y fortaleza. Juntos, han superado cualquier obstáculo a su paso. Entre risas, alegrías y dificultades juntos caminan sumando sus capacidades.

1 / 29
Imagen 1
2 / 29
Imagen 2
3 / 29
Imagen 3
4 / 29
Imagen 4
5 / 29
Imagen 5
6 / 29
Imagen 6
7 / 29
Imagen 7
8 / 29
Imagen 8
9 / 29
Imagen 9
10 / 29
Imagen 10
11 / 29
Imagen 11
12 / 29
Imagen 12
13 / 29
Imagen 13
14 / 29
Imagen 14
15 / 29
Imagen 15
16 / 29
Imagen 16
17 / 29
Imagen 17
18 / 29
Imagen 18
19 / 29
Imagen 19
20 / 29
Imagen 20
21 / 29
Imagen 21
22 / 29
Imagen 22
23 / 29
Imagen 23
24 / 29
Imagen 24
25 / 29
Imagen 25
26 / 29
Imagen 26
27 / 29
Imagen 27
28 / 29
Imagen 28

Enlaces patrocinados